Herrera: “¿Qué haremos el día que no tengamos la herramienta que nos salva?”

La profesora y escritora, Estefanía Herrera, presenta este sábado en el Museo Caravati, su segundo poemario, Diestra. Un libro que refleja las manos que entretejen historias, y al final, una pregunta que interpela.
viernes, 8 de marzo de 2024 13:39
viernes, 8 de marzo de 2024 13:39

Estefanía Herrera, es profesora de lengua, ávida lectora, pero además, tiene una gran pasión por la escritura. Participó de encuentros de escritores a nivel nacional con la virtud de amalgamar la pasión, no solo de compartir sus escritos, sino el de escuchar las obras de sus colegas. 

En Catamarca, la editorial que hace posible que sus libros, como el de muchas otras mujeres de nuestro medio, se puedan publicar es El Guadal que sacó la colección “Chinitas”. En consecuencia, Estefanía Herrera, junto a Celia Sarquís, estarán presentando, de la mano de El Guadal sus obras en el Museo Caravati este sábado 9 a partir de las 20.00 horas, en el marco del mes de la mujer. 

Diestra

Radio El Esquiú 95.3, a modo de reconocimiento a las mujeres que cumplen un rol protagónico en nuestro ámbito local, dialogó con la profesora Estefanía Herrera quien dio detalles de su segundo trabajo literario, un poemario titulado Diestra.

“En Diestra hay historias de manos, manos que pueden ser luminosas, otras que pueden haber sido siniestras, o pueden ser siniestras”, comenzó diciendo. “Pero siempre es bueno recalcar que no todo lo que aparece en un poemario son cosas que le suceden a la poeta, o a el poeta en cuestión, sino que tiene que ver con un trabajo del lenguaje, con la voz lírica, si bien puede haber elementos autorreferenciales, pero hay un pacto de ficción que separa la voz lírica de la poesía en persona”, detalla la escritora.

Estefanía relata, que en este libro los lectores se van a encontrar con historias que los llevarán a la infancia, a los abuelos, a las madres y a los padres. La estructura del libro está formada por 20 poemas y una crónica. En esta narración, la escritora se despoja de los avatares de su enfermedad para plasmarlo en el esteticismo literario que la caracteriza. 

“En la crónica literaria cuento un poco mi caso particular, yo tengo artritis hace mucho tiempo y lo que más me afectó a nivel clínico son las manos, cuando me avisaron sobre la enfermedad comenzó a entretejerse toda una cuestión de linaje, de escritura, de tejido con mi abuela, mi madre y mi hija. Si bien la finalidad de la escritura, en mi caso, siempre será estética, pero al escribir la crónica, recuerdo un poco de cómo me avisan de la enfermedad y lo que significa”, menciona la profesora.

“Plasmarlo de una manera creativa y estética pueda ayudar a alguien que esté pasando por una situación similar, y a modo personal, es amigarme con la enfermedad, por eso esa crónica termina con una pregunta retórica ¿Qué hacer cuando estas manos no puedan escribir más?, porque todo este poemario tiene que ver con estas manos con las que escribo, me han escrito, y me siguen escribiendo, el final cierra con esto, ¿qué hacer cuando no tengamos esa herramienta que nos salva?”, cerró.

Comentarios

Otras Noticias