“El señor del cuarteto”

A 42 años del nacimiento de un ídolo: Walter Olmos

lunes, 22 de abril de 2024 01:04
lunes, 22 de abril de 2024 01:04

Este lunes 22 de abril cumpliría 42 años uno de los mayores referentes de la música cuartetera de los 2000. Se trata nada menos que de Walter César Alberto Olmos, catamarqueño de nacimiento y adoptado por todos los argentinos como el sucesor del “Potro” Rodrigo en su momento. Dueño de una breve pero meteórica carrera en la música popular, nos dejó en pleno apogeo. Sin embargo, en esta fecha vale la pena recordar a la persona humilde, sensible y carismática que surgió desde abajo en esta provincia y que en poco tiempo conquistó los escenarios del todo el país.

Walter Olmos en uno de sus recitales íconos. Haciendo vibrar el Luna Park.

Nada mejor que su madre, Noemí Nieto, para pintar en varias frases quien fue Walter Olmos y el legado que dejó en su breve camino por la música del cuarteto. “Hoy recuerdo todo de él, su alegría, su picardía y sus anécdotas. Le gustaba la música desde muy chico, porque yo desde jovencita me gustaba el cuarteto. Los sábados íbamos a la casa de una tía para ver un programa con Carlitos Rolan. Él después se convirtió en fanático de la “Mona” Giménez y por esas cuestiones del destino, fue el “Potro” Rodrigo quien le abrió el camino a la música”.

Jugando de local supo desbordar las instalaciones del club Villa Cubas.

Recuerda que habrá tenido cerca de 17 años cuando “Rodrigo lo escuchó cantar en La Casona y después lo fue a buscar a mi casa. Vivía en Altos de Choya cuando, una mañana Walter me despierta y me dice que estaba el “Potro” en la puerta. Él ingresó a la cocina y se dio con fotos y afiches de la “Mona”. “Negra, me vengo a llevar el chango”, dijo. Le contesté que no, que era muy chico y no tenía ropa. El insistió, me dijo que en una semana lo traía de vuelta. Finalmente acepté y se fue con Rodrigo a Buenos Aires. A los días volvió a Catamarca y se presentó en el anfiteatro de Valle Viejo y lo incluyó en el show. Después se presentaron en Tucumán, donde siempre quisieron mucho a Walter y allí prácticamente comenzó su carrera”.

Noemí Nieto, la mamá de Walter, desgranó una historia única.

Después vendría el gran despegue. Pese a que se inició oficialmente en el canto a los 16 años, desde muy chico le gustaba visitar los estudios de Radio Nacional Catamarca, donde se hizo conocer. En pleno ascenso artístico, jugó al fútbol en Primera División en Las Chacras de la mano de “Pekerman” Narváez. Mientras la popularidad avanzaba, se presentó en varios programas de televisión en Buenos Aires. Con el tema “Por lo que yo te quiero”, Walter hizo la mejor versión y se hizo conocido en todo el país.

“Por ese entonces Rodrigo se va a Cuba y lo quería llevar a Walter-recuerda su madre- pero él no quería ir. Después se produce el fallecimiento del “Potro” en junio de 2000 y fue un golpe muy duro para Walter. Aunque todos lo señalaban como su sucesor, él no quería ocupar ese lugar, quería hacer su propio camino”. Con el tema “Por lo que yo te quiero” y con su primer trabajo discográfico “A pura sangre”, logró vender en pocas semanas alrededor de 170.000 discos.

Uno de los tantos anuncios que ponderaban al catamarqueño.

Noemí también rememora que lo acompañó en recitales inolvidables como en La Vieja Usina, en Córdoba, y los dos Luna Park en Buenos Aires. Después vendrían más discos y más recitales. Pero, el destino le tenía deparado otro final. Por todo ello, su madre dice que en esta fecha, en la que Walter cumpliría 42 años, el mejor recuerdo es todo lo que brindó en tan poco tiempo. “Hasta el día de hoy, la gente lo recuerda por su cariño y simpatía. Eso es lo más importante para mi”.

Por todo lo todo lo que fue el mejor el mejor homenaje será recordarlo este lunes, a las 20 horas, con una misa en la Catedral.

Comentarios

Otras Noticias