Moverse es la mejor “medicación” que existe

domingo, 19 de mayo de 2024 00:54
domingo, 19 de mayo de 2024 00:54

Ferviente cruzada de las virtudes de la actividad física, Patricia Sangenis, médica cardióloga y especialista en medicina deportiva y autora del libro “Mi método para estar en forma definitivamente”, subraya que no hay nada mejor que la actividad física para cuidar la salud y demuestra cómo puede aplicarse a la prevención y al mejoramiento de la calidad de vida.

“Es fundamental promover la actividad física entre las mujeres -destaca Sangenis-. Hay lugares de nuestro país donde menos del 10% de las mujeres son activas. Cuando intentan comenzar un programa de movimiento llegan con estructuras debilitadas, huesos frágiles, músculos no entrenados, que han perdido no sólo la fuerza, sino también la calidad de la fibra. Pero lo bueno es que todo esto es reversible.”

Hacer ejercicio es bueno para todo.

Para prevenir la enfermedad coronaria, la hipertensión, la obesidad, la diabetes del adulto, las lesiones lumbares, las hernias de disco y los accidentes cerebrovasculares, para controlar la osteoporosis, para combatir la depresión y la ansiedad y hasta para mejorar el humor y el descanso nocturno.

Para mejorarlo todo, la doctora Sangenis aplica un único remedio: la actividad física.

“La actividad física es una de las pocas (la otra es el sexo) que promueven la secreción de endorfinas, una suerte de morfina endógena que nos hace sentir bien”, argumenta.

La especialista refuerza la idea al explicar que “uno no dejaría sin vacunar a los chicos, pero estamos cometiendo un gran error si dejamos a los adultos sin actividad física. Es el centro de la salud.”

“Antes se consideraba que si una persona tenía más de 60 años no valía la pena que hiciera actividad física porque muscularmente no respondía. Esas personas perdían músculo, ganaban grasa y desembocaban en la atrofia y la falta de independencia. Investigadores de la Tufts University demostraron que personas de entre 85 y 95 años a las que se entrenó durante 12 semanas registraron un aumento del 300% en su masa muscular, con cambios en la calidad de la fibra. Si alguien de 95 años puede responder”, asegura Sangenis.

Sangenis propone una cuenta muy sencilla: “Antes, cuando se vivía menos, el período de declinación física era muy cortito. Pero ahora que una persona sana puede esperar vivir hasta los 90 o más, por lo cual, si uno no se cuida, el período de declinación puede ser muy largo. Entonces yo me pregunto: ¿de qué sirve aumentar la expectativa con baja calidad de vida?”

Eso sí: nada es instantáneo, y menos llegar al bienestar. Hay que tenerlo claro para no decepcionarse si las cosas no mejoran de inmediato. No es algo mágico sino un proceso que lleva su tiempo, pero que sí garantiza resultados positivos si se mantiene la actividad con constancia.

“Queremos todo ya. En esto hay que darse tiempo, hay que tener persistencia -sostiene-. Pero es la única salida”.

Cómo cuidar la salud

haciendo ejercicio

No hagas menos de 30 minutos de actividad física cada día.

No es indispensable hacer gimnasia, pero sí sumar acciones: arreglar el jardín, salir a caminar en la hora del almuerzo, pasear al perro...

Entender que realizar actividad física es muy importante para su salud física y mental, y en consecuencia para quienes lo rodean.

No empezar un programa pensando que será muy divertido.

Estás iniciando un camino que requiere determinación, constancia y concentración.

Piensa que el sendero hacia la salud puede comenzar hoy.

Comentarios

Otras Noticias