Saludablemente

¿La muela del juicio produce mal aliento?

Te contamos por qué y en qué circunstancias
domingo, 23 de junio de 2024 01:04
domingo, 23 de junio de 2024 01:04

Son un verdadero dolor de cabeza por muchos motivos, algunos más “famosos” que otros. Lo que pocos saben es que las muelas del juicio (los llamados terceros molares o codales) también pueden ser las causas de la halitosis o mal aliento. Te contamos por qué y en qué circunstancias. Además, cómo evitar esta situación nada agradable.
En la mayoría de las personas, el espacio que dispone nuestra boca no es suficiente para permitir que las muelas del juicio salgan normalmente. También puede ocurrir que exista el espacio suficiente, pero que el diente no presente una correcta guía de erupción, desviando su trayectoria. Eso genera diversos problemas y algunos síntomas que podemos considerar si este molar está dando problemas.

¿La muela del juicio produce mal aliento?
Aunque no es lo más frecuente, la respuesta es sí. La muela del juicio puede ser una fuente potencial de mal aliento si no se cuida adecuadamente. Esto puede ocurrir por varias razones:

Impactación: Si la muela del juicio está parcial o completamente impactada, es decir, no ha podido salir completamente debido a la falta de espacio en la mandíbula, puede atrapar restos de alimentos y bacterias, lo que conduce a la acumulación de placa bacteriana y eventualmente a la formación de infecciones o abscesos. Estos pueden producir mal aliento.

Dificultad para limpiar: Las muelas del juicio, especialmente si están mal posicionadas, pueden ser difíciles de alcanzar y limpiar adecuadamente con el cepillado y el uso de hilo dental. La acumulación de restos de alimentos y bacterias alrededor de la muela del juicio puede contribuir al mal aliento.

Inflamación o infección: La inflamación de las encías alrededor de una muela del juicio infectada o impactada puede causar mal aliento. Las infecciones en la boca pueden producir olores desagradables debido a la presencia de bacterias y productos de desecho.

Cavidades o enfermedad periodontal: Las muelas del juicio pueden ser propensas a desarrollar caries y enfermedades de las encías debido a su ubicación y dificultad para limpiarlas adecuadamente. Las cavidades o la enfermedad periodontal pueden contribuir al mal aliento.

Acumulación de sarro: Si la muela del juicio no se limpia adecuadamente, puede acumular sarro, una sustancia dura y calcificada que se forma a partir de la placa bacteriana. El sarro puede irritar las encías y contribuir al mal aliento.

En resumen, la muela del juicio puede ser una fuente potencial de mal aliento si no se cuida adecuadamente o si está afectada por problemas como impactación, inflamación, infección, caries o acumulación de sarro. Es importante mantener una buena higiene oral, incluyendo el cepillado y el uso de hilo dental regularmente, y visitar al dentista periódicamente para detectar y tratar cualquier problema dental que pueda causar mal aliento.

Qué otros problemas nos pueden provocar las muelas del juicio
Además de problemas de mal aliento, las muelas de juicio pueden generar otras molestias o afecciones:

  • Inflamación de la encía que lo cubre, primero por el acúmulo de placa y segundo por lesión por parte del diente contrario, al masticar.
  • Caries al no poderse higienizar de forma correcta y no solo en ellos, también en el diente adyacente donde con frecuencia se impacta.
  • Infecciones con formación de abscesos y flemones (abscesos) a veces importantes e incapacitantes que requieren tratamientos antibióticos y antiinflamatorios agresivos e incluso drenaje.
  • Formación de quistes de erupción o infecciosos, muchas veces sin presentar síntomas.
  • Con menos frecuencia y sobre todo los que quedan totalmente incluidos pueden presentar patologías tumorales.
  • Se le atribuye, sin razón, ser causa de desplazamiento dentario y apiñamiento anterior.

Cómo curas la halitosis o mal aliento
La halitosis, comúnmente conocida como mal aliento, es un trastorno que afecta aproximadamente a un cuarto de la población mundial. Aunque a menudo se considera un problema menor, puede tener un impacto significativo en la autoestima y las interacciones sociales de quien lo padece.

Es clave entender que por la boca salen los humores cercanos a ella procedentes del estómago, y vías digestivas superiores, y de los pulmones. Problemas como úlceras gástricas, quistes pulmonares o padecimientos endocrinos (diabetes, cetosis, enfermedades renales, etc) pueden ocasionar humores que salen por la boca y producen mal aliento.

Mal aliento de la boca
Si el mal aliento procede de la boca suele haber dos causas: caries amplias de los dientes y enfermedades infecciosas como la piorrea.

Por ello, para evitar el mal aliento habrá que curar enfermedades periodontales como la caries y piorrea.
Además, el mal aliento puede ser producido por los restos de alimentos que permanecen en boca y fermentan, en aquellas personas que tienen malos hábitos de limpieza oral. Como personas que no se cepillan los dientes.

Para atacar el mal aliento, deberás ir a las causas. Si el problema está en el tercer molar, quizá deban sacarte la muela de juicio.
Luego, una vez curadas las causas bucales de mal aliento, es clave mantener una correcta higiene oral diaria, con cepillos de dientes, colutorios y demás útiles de higiene indicados por el profesional.
 

Comentarios

Otras Noticias