Genes, crianza, mutaciones...

lunes, 4 de octubre de 2010 00:00
lunes, 4 de octubre de 2010 00:00

Un equipo de especialistas de la Universidad de Cardiff, en Gales (Reino Unido), descubrió que el déficit de atención e hiperactividad (TDAH) detectado en niños no se debe, como se creía, a una educación errónea o a falta de atención a los niños por parte de sus familiares en una edad temprana, sino a los genes. En otras palabras, afirman que la razón principal del problema es de origen genético.
Esta conclusión se basa en una serie de experimentos. Los científicos compararon las muestras genéticas de ADN de 366 menores de edad de entre 5 y 17 años que sufrían de TDAH y el ADN de un grupo de voluntarios compuesto por 1.047 personas que no tenían ese problema.
Revelaron que el ADN de los niños enfermos tiene cambios esenciales y no habituales en un 15% de los casos. Por ejemplo, en el ADN de los menores que sufrían déficit de atención podían faltar ciertas secciones o, al revés, repetirse. Mientras tanto, los individuos sanos mostraban cambios no habituales sólo en un 7% de los casos.
Sin embargo, la interpretación de esos resultados ha provocado bastantes críticas por la parte de la comunidad científica. Los oponentes de la teoría del origen genético del TDAH acentúan que el propio gen ‘alborotador’ todavía no está identificado y relacionar el problema con los cromosomas mutados puede desembocar en un tratamiento erróneo de la enfermedad.
Por ejemplo, el psicólogo infantil Oliver James comenta que “sólo 57 de los 366 niños mostraron variedades de genes que presuntamente pueden provocar TDAH. Ya sólo con eso se puede concluir que la razón básica de esta enfermedad no es genética. Todavía no podemos explicar cada caso particular, por qué un niño sufre de TDAH y otros, no”, se informó a través de la BBC.

Comentarios

Otras Noticias