Cóctel de obstáculos motiva un despegue lento

Windows 8 no sería tan exitoso como se esperaba

sábado, 24 de noviembre de 2012 00:00
sábado, 24 de noviembre de 2012 00:00

A un mes del lanzamiento mundial de Windows 8, llegan las dudas. Varios analistas aseguran que la acogida inicial está siendo tibia. En las grandes cadenas de comercios dicen que el interés de los consumidores, comparado con Windows 7, es mucho menor y las empresas afirman que se tomarán con calma sus planes de migración. Aún es pronto para sacar conclusiones, pero los primeros indicios parecen claros: no hay un explosivo interés por la nueva versión.
Los motivos para este lento despegue serían un cóctel de obstáculos: la difícil situación económica, especialmente en Europa; el amplio inventario de ordenadores con Windows 7 que aún debe venderse y cuyos precios rebajados compiten con los nuevos; la fuerte curva de aprendizaje que supone utilizar Windows 8; la competencia del iPad y tabletas Android o el escaso interés inicial de las empresas, son algunos de los factores. La promesa de Windows 8 como revitalizador del mercado de PC por ahora parece ser solo eso, pura promesa.

Niegan desde Microsoft

Microsoft niega rotundamente esta falta de demanda de su producto estrella. Steve Ballmer anunció que en los tres primeros días tras el lanzamiento más de cuatro millones de consumidores habían adquirido una copia.
Si fabricantes como HP confirman una caída del 12% en las PC distribuidas durante el último trimestre, será difícil que Windows 8 maquille el problema en los dos últimos meses del año.
En los negocios la gente pregunta cada vez más por tabletas en lugar de portátiles y las tabletas con Windows 8 son escasas y caras. Con Windows 7 la expectación y las ventas a poco de su lanzamiento fueron mucho mayores. Aunque la promoción de Microsoft también fue más potente.

Híbrido

Lo que más desconfianza está generando entre los analistas es la interfaz del nuevo sistema operativo, a mitad de camino entre el mundo táctil y el escritorio tradicional.
Asus, Samsung, Lenovo y otros fabricantes están en pleno lanzamiento de ultrabooks y tabletas con teclado físico que, gracias a Windows 8, se pueden utilizar tanto de forma táctil como con el mouse. Microsoft lo intenta por su cuenta con Surface pero aún no se ven buenos resultados.
El último en sumarse a las críticas ha sido el especialista en usabilidad Jakob Nielsen. “Windows 8 es decepcionante tanto para usuarios avanzados como para novatos”, escribe en su web vintage. La dualidad entre pantalla táctil y mouse en un mismo equipo, la imposibilidad de hacer multitarea con más de dos ventanas o aplicaciones abiertas a la vez en la pantalla o los gestos táctiles enrevesados y escondidos complican el uso, sostienen especialistas.
“Entiendo la razón de la estrategia de Microsoft ‘un Windows para cualquier pantalla’, pero es equivocada para los usuarios”, añade Nielsen.

No se justifica

El otro foco de duda está en las empresas: ¿Necesitan realmente actualizar a Windows 8? ¿Cuán rápido lo harán? Las grandes compañías no tienen prisa: el 36% a nivel mundial aún utiliza XP y un 40% Windows 7, según la medidora Net Applications.
A nivel internacional, el operador británico BT o la aerolínea Emirates, que ha entregado tabletas HP con Windows 8 a su tripulación, están entre los primeros en adoptarlo.
“Creemos que las ventajas en movilidad, seguridad y productividad justifican el cambio, pero sólo acabamos de empezar”, dice la compañía creada por Bill Gates. En 2009, Microsoft logró vender más de 240 millones de copias de Windows 7 durante el primer año. Le quedan 11 meses para superarlo con la nueva versión.

Comentarios

Otras Noticias