En busca de un “gobierno” para la red

El futuro de internet, centro de un debate sin precedentes

Más de 190 países exigen un organismo de la ONU que la regule.
viernes, 07 de diciembre de 2012 00:00
viernes, 07 de diciembre de 2012 00:00

La conferencia de doce días de la Unión Internacional de Telecomunicaciones, una organización creada hace 157 años y que ahora es una rama de la ONU, enfrenta principalmente a países desarrollados y regímenes autoritarios que quieren más control sobre el contenido de internet, frente a los parlamentarios de los EEUU y empresas que prefieren la situación actual.
Muchas de las propuestas enfurecieron a los defensores de la libertad de expresión y los derechos humanos y provocaron resoluciones del Congreso de los EEUU y el Parlamento Europeo, pidiendo que se mantenga el sistema de gobernanza descentralizada.
Aunque los detalles de algunas de las propuestas más polémicas se mantienen en secreto, borradores filtrados muestran que Rusia quiere normas que den a los países amplio margen para determinar el contenido y estructura de internet dentro de sus fronteras, mientras que un grupo de países árabes defiende una identificación universal de los internautas.
Algunos países desarrollados y proveedores de telecomunicaciones, por su parte, quieren que los proveedores de contenido paguen por la transmisión de datos por internet.
Fundamentalmente, la mayoría de los 193 países de la UIT parecen partidarios de proteger la idea de que sea la agencia de la ONU, y no la mezcolanza actual de empresas privadas y organizaciones sin ánimo de lucro, quien gobierne internet.
La cumbre, que pretende actualizar un antiguo tratado sobre cómo interactúan las empresas de telecomunicaciones a través de las fronteras, también abordará otros temas como extender la cobertura móvil en zonas rurales.
Si la mayoría de los países que forman parte del grupo aprueban el dominio de la ONU sobre internet junto con normas estrictas, la reacción en contra podría provocar batallas en los países occidentales sobre si ratificar el tratado, con las empresas de tecnología animando a los internautas a protestarlo y algunas operadoras de telecomunicaciones a favor.
Docenas de países, como China, Rusia y algunos estados árabes ya restringen el acceso a internet en su país, pero esos gobiernos podrían tener más poder sobre el contenido y los servicios de la red si se apoyan los cambios con un acuerdo internacional.
La retórica por ambas partes está subiendo de tono, y el gigante de las búsquedas Google pidió la semana pasada a los usuarios que mostraran su “apoyo para una internet libre y abierta” en los medios sociales, despertando el fantasma de una ira popular como la que bloqueó este año un tratado global contra la piratería.
El generalmente diplomático Vin Cerf, empleado de Google y coautor del protocolo básico de datos de internet, criticó las normas propuestas como intentos desesperados de algunos gobiernos y organismos de telecomunicaciones de control estatal por imponer su poder.
“Esos persistentes intentos son sólo una prueba de que esta raza de dinosaurios, con sus cerebros del tamaño de un guisante, no se han dado cuenta de que ya están muertos, porque la señal no ha recorrido sus largos cuellos”, dijo Cerf a Reuters.

Comentarios

Otras Noticias