Soft libre para oficinas del Estado inglés

miércoles, 5 de febrero de 2014 00:00
miércoles, 5 de febrero de 2014 00:00

En una intervención durante un evento sobre nuevos servicios digitales, el secretario de Estado del Gobierno británico, Francis Maude, dijo que el gobierno estudia abandonar los costosos programas producidos por empresas como Microsoft, muy habituales en los entornos laborales.
Desde el año 2010, el sector público británico se gasta unos 242 millones de euros en productos de Office.
Según el político, responsable de la reforma de la Administración Pública británica, se podría recortar anualmente una proporción significativa de esa cantidad cambiando a programas de software de “código abierto” como OpenOffice y Google Docs.
Diversificando el uso de software en las oficinas del Gobierno se ayudará a romper el “oligopolio” de los suministradores y a mejorar las comunicaciones entre los funcionarios, dijo.
Esa propuesta forma parte del propósito de la coalición de conservadores y liberaldemócratas para hacer su gestión más eficiente.
“El software que utilizamos en el gobierno lo siguen proporcionando unas pocas compañías. Un diminuto oligopolio domina el mercado”, afirmó Maude.
El secretario de Estado quiere que “se utilice un mayor abanico de software, de forma que los funcionarios tengan acceso a la información que necesitan y puedan hacer su trabajo sin tener que comprar una marca de software en particular”.

Comentarios