En cuarentena: ¿Conviene comprar un auto usado en buen estado o un 0 km actualmente en la Argentina?

martes, 26 de mayo de 2020 18:52
martes, 26 de mayo de 2020 18:52

Actualmente, la brecha entre el precio de los autos usados y los cero kilómetro en el mercado argentino no es tan alta como meses atrás.

Hay una grieta histórica entre los compradores de autos. De un lado, están aquellos que siempre preferirán comprar un auto 0 km, argumentando que por varios años evitarán problemas y que se ahorrarán disgustos por posibles malos usos anteriores, entre otros motivos. Del otro, aquellos que no pagarían jamás el valor de un auto nuevo mientras en el mercado de segunda mano se pueden conseguir, por el mismo precio, modelos superiores y bien cuidados.

Hoy por hoy, con las condiciones del mercado cambiando mes a mes (semana a semana, podríamos decir), los autos 0 km no son mucho más caros que los autos usados. Como la definición de "mucho más caros" puede resultar poco precisa, vamos a puntualizar con algunos ejemplos, tomando como referencia un promedio de los precios detectados en los principales sitios online de compra y venta de vehículos.

Si una persona quiere comprarse una Toyota Hilux (es el modelo más patentado de la Argentina) en su versión SRX 4x4 Automática con dos años de antigüedad y unos 35.000 km a cuestas, deberá invertir alrededor de $2.600.000. Si va a un concesionario por una unidad 0 km, el precio de lista es de $3.023.200.

En noviembre del año pasado, según un relevamiento de TN Autos, la brecha entre una Hilux 0 km y una de dos años de antigüedad era, en promedio, del 67 por ciento. Hoy, esa diferencia bajó al 16 por ciento, sin tener en cuenta las rebajas que están ofreciendo las automotrices en la adquisición de vehículos nuevos por el alto stock que acumulan. Ergo, la brecha podría ser todavía más corta.

Otro ejemplo: un Chevrolet Joy 0 km cuesta, sin el descuento que la mayoría de los compradores podrían negociar, $887.900. En la web están vendiendo unidades del Onix (así se llamaba antes de la aparición de la nueva generación) con dos años de antigüedad y versión LTZ por $800.000, menos de un 10 por ciento más barato.

En el segmento de los SUV compactos, otro de los más populares del país, encontramos que una Renault Duster Privilege 4x4 2018 con 25.000 km se vende por alrededor de $1.100.000, mientras que 0 km vale $1.354.500 (23% de diferencia). Entre las pickups, una Fiat Toro Volcano 0 km vale $1.982.900 y el mismo modelo, pero dos años más viejo, $1.500.000.

Al mismo tiempo, un Ford Ka Sel 5 Puertas con dos años de antigüedad y 20.000 se consigue en la web por alrededor de $750.000. Cero kilómetro, ese mismo auto en los concesionarios se vende -con descuento de marca incluido- a $822.870, apenas un 9,7 por ciento más caro. Y podríamos seguir ejemplificando...

Por supuesto, a la hora de elegir entre un 0 km y un usado se deberán tener en cuenta los gastos por patentamiento y flete (algunas marcas los están bonificando para vender más) y por la transferencia, respectivamente.

Además, un auto usado podría llegar a necesitar algún arreglo o puesta a punto, aunque demandará una menor inversión en el mantenimiento, principalmente en el impuesto a la radicación del vehículo (patente) y el seguro automotor.

Vos, con estas condiciones, ¿vas por un cero o preferís un usado en buen estado?

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
83%
Incertidumbre
16%
Indiferencia

Comentarios

Otras Noticias