Juego ilegal

Alerta: Furor por los bingos virtuales en Facebook

El juego ilegal se multiplica a través de transmisiones en vivo por las redes sociales. Nadie controla a los organizadores, que no declaran las ganancias, no facturan y ni siquiera están obligados a entregar los premios. Un fenómeno que explotó con la pandemia, tras el cierre de los casinos.
martes, 28 de julio de 2020 17:08
martes, 28 de julio de 2020 17:08

La voz tiene acento porteño, aunque eso es solo un detalle. Ofrece un premio de $600 pesos a cambio de comprar un número que sale $60. El pago puede hacerse por transferencia o con alguna plataforma del celular: basta rastrear el email o nombre de usuario del organizador de la timba y listo, depósito hecho. No hay fiscalización ni pruebas de que no sea una estafa. Sin embargo la gente participa.

Y paga. El mecanismo se parece al de esos taimados de las esquinas que juegan a engañar incautos con tres tasas y una pelotita que va pasando de una tasa a la otra. Siempre hay un compinche que apuesta y parece ganar: es el anzuelo para que otro también arriesgue. Lo mismo ocurre con este "entretenimiento" que -aprovechando el encierro que padecen muchas personas por la pandemia- han empezado a colonizar los grupos de Facebook de la provincia.

El invento satisface una adicción que se ha visto afectada por el cierre de casinos y bingos. Se sabe: a timberos y ludópatas les basta cualquier cosa para apostar. Si hay números y plata, la tentación se vuelve irresistible. De ahí el crecimiento explosivo de este negocio ilegal.

Cómo operan

Los bingos virtuales que se están reproduciendo por la red transmiten en vivo y de forma fugaz; por eso a pesar de que algunos usuarios reportan la publicación, el sistema no llega a tiempo para bloquearlos. Los sujetos eligen, por ejemplo, Facebook live, se conectan a un grupo que sea numeroso, y empiezan a enganchar interesados con sus transmisiones.

CAPTURA DE UNA DE LAS TRANSMISIONES.

Venden, por ejemplo, 35 números, y luego con una aplicación del celular hacen un sorteo. Los precios de cada número van desde los 50 pesos a los 500. El problema es que nadie verifica si la mayoría de los números pertenecen a gente afín al organizador. No se pagan impuestos, ni se factura.

Los organizadores pueden ganar más de 15.000 pesos por día.

Y la cuenta es sencilla: si cada número sale $60 y hay 35 -con un primer premio de $600 y un segundo de $250-; cada una de las "vueltas" de 30 minutos le reporta al organizador una ganancia de $1.250 (35 x 60 - 850). En 6 horas, el tipo se hizo como mínimo $15.000 pesos. Y eso si en realidad paga a los ganadores, cosa a la que nada lo obliga. 

Por qué es ilegal

En Mendoza, la Ley 6362 determina que el Instituto Provincial de Juegos y Casinos tiene competencia "sobre la totalidad de los juegos de azar, sorteos, rifas, tómbolas, apuestas, combinaciones aleatorias y en general todas aquellas actividades en las que estén en juego cantidades de dinero u objetos, económicamente evaluables sobre los resultados y que permitan su transferencia entre los participantes". 

Es decir que si la apuesta no pasó por el IPJyC, es ilegal. Y los organizadores podrían ser sancionados por el artículo 301 bis del Código Penal, donde se lee que “será reprimido con prisión de 3 a 6 años el que explotare, administrare, operare o de cualquier manera organizare, por sí o a través de terceros, cualquier modalidad o sistema de captación de juegos de azar sin contar con la
autorización pertinente emanada de la autoridad jurisdiccional competente”.

83%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
16%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

28/7/2020 | 23:11
#0
A LOS DE CAPRESCA LOS TIENEN QUE METER EN CANA,SALEN LOS MISMOS NÚMEROS, ELLOS SON MÁS TRUCHOS.

Otras Noticias