Qué ver en Netflix: 15 películas y series recomendadas para este fin de semana

sábado, 15 de mayo de 2021 19:30

¿No sabes qué ver en Netflix este fin de semana? Acá una selección con las nueva películas, documentales y series más recomendadas.

La mujer en la ventana

Al convertir en películas Expiación y Orgullo y prejuicio, Joe Wright demostró su talento para llevar libros a la pantalla. Pero con La mujer en la ventana el desafío era mayor, ya que al transformar esta novela en filme, el director inglés incursionaba por primera vez en el thriller.

Un largometraje que en sus primeros minutos recuerda a un clásico de Alfred Hitchcock La ventana indiscreta, con su protagonista, la psicóloga infantil Anna Fox (Amy Adams), espiando a los vecinos desde los ventanales de su casa en un barrio de Manhattan.

Ella permanece dentro de su hogar porque sufre de agorafobia, un trastorno que le impide dar un paso fuera de casa. Ante esto, su rutina diaria se divide entre el teléfono, cuidar a su gato y las esporádicas conversaciones con el joven que arrienda su sótano, además de su costumbre de “espiar” a sus vecinos. Hábito que cambia un poco con la llegada de nuevos habitantes a su barrio.

Ellos son los Russell, familia que se mudó enfrente y que inmediatamente llama la atención de Anna. Más luego de que conoce a su hijo adolescente y después a la madre de este, la locuaz Jane (Julianne Moore). Aunque todo comienza a tornarse inquietante tras recibir la inesperada visita de Alistair Russell (Gary Oldman), quien desea saber si su mujer estuvo con ella.

Pero lo peor está por llegar: el apuñalamiento de Jane en su propia casa, del que Anna es testigo desde su ventana. Esto pone a la psicóloga, como también al público, en medio de una espiral de sucesos que parecen ser y no lo son -¿o tal vez sí?-, y la dramática revelación de cómo se gatilló su agorafobia.

 

Halston

Roy Halston Frowick fue el famoso diseñador de moda que en los años 70 unió simpleza y elegancia y que comenzó a hacerse de un nombre tras diseñar el sombrero pillbox de Jackie Kennedy.

Su figura revive ahora en esta serie de Netflix, creada por Sharr White, pero que tiene como uno de sus guionistas y productores ejecutivos a Ryan Murphy, el denominado “Rey Midas” de la TV que ya ha legado a la plataforma de streaming títulos como The politician, Hollywood y Ratched.

El escocés Ewan McGregor se encarga de dar vida aquí al diseñador, que creció en una granja de Iowa y que se abrió paso en el mundo de la moda luego de abrir  su propia tienda en Nueva York.

En cinco capítulos, la realización muestra las vivencias y el talento del creador, en medio del ambiente que en esa época se vivía en la Gran Manzana, con la discoteca Studio 54 como eje de la diversión de los ricos y famosos,  donde Halston se codeaba con figuras de la música y el cine, como Liza Minelli (Krista Rodríguez).

Una vida de desenfreno y glamour, que Murphy y compañía llevan a la pantalla, lejos del brillo y colorido que acostumbra en su trabajo. Y aunque Ewan McGregor está al filo de la sobreactuación, a su favor hay que decir que el diseñador sí tenía ese tono de voz y la impulsividad con que se lo representa.

 

Oxígeno

Los espacios cerrados han sido escenario de interesantes propuestas fílmicas, que tienen su ejemplo máximo en Sepultado (2010), con Ryan Reynolds como un hombre aprisionado en un ataúd de madera. Una apuesta por la claustrofobia que es también la esencia de Oxígeno, cinta del realizador francés Alexandre Aja.

Su relato parte mezclando drama y suspenso, al mostrar a una mujer que descubre que está encerrada en una cámara criogénica. No recuerda su nombre ni nada de su pasado y solo una inteligencia artificial que maneja su entorno le advierte que le queda una pequeña reserva de oxígeno.

Pronto se sabe que ella es una importante doctora en biogenética, que está detrás de la cámara de las industrias Cryosalide en que se encuentra y en la que intenta sobrevivir.

A pesar de sus pocos elementos, la historia logra entretener y sorprender, gracias al manejo de la tensión que logra Aja y, en especial, a la actuación de Laurent, quien se lleva todo el peso del relato.

 

El baile de los 41

Las más reciente de las películas mexicanas en estrenarse en Netflix es este drama dirigido por David Pablo y que revive una historia real.

Una que ocurrió el 17 de noviembre de 1901, cuando la policía realizó una redada en una fiesta en el centro de Ciudad de México y arrestó a los 42 hombres que en ella participaban, la mitad vestidos como mujeres. Pero hubo un nombre que desapareció de la lista.

Este era el de Ignacio de la Torre, el yerno del entonces presidente mexicano, Porfirio Díaz, quien fue parte de la velada, pero para evitar el escándalo lo restaron del grupo, transformando al escándalo de la época simplemente en “el baile de los 41”.

El largometraje muestra cómo varios integrantes de la alta sociedad de la capital azteca encuentran refugio en un exclusivo club, cuyas instalaciones están disimuladas por una tienda de puros y donde podían ser ellos mismos.

Un grupo heterogéneo en edades y ocupaciones, que en una desinhibida ceremonia recibe a su nuevo integrante Evaristo Rivas (Emiliano Zurita), un joven abogado que ha comenzado una relación con De la Torre (Alfonso Herrera) luego de que se conocieran en el trabajo.

Con una cuidada puesta en escena de época, a la que la fotografía de Carolina Costa sabe sacarle gran partido, la cinta destaca también por el buen trabajo de su elenco, donde sobresale Herrera como el altivo, pero a la vez enamorado De la Torre.

 

Monstruo

Presentado oficialmente en el Festival de Sundance 2018, este drama por fin logra llegar al público mundial gracias a Netflix.

Así se permite conocer la historia de Steve Harmon (Kelvin Harrison Jr.), un joven de 17 años que es un alumno e hijo modelo, hasta que su pasión por el cine y todo lo que lo rodea lo involucra en un incidente en su barrio, en Harlem, que termina con el adolescente en la cárcel.

Con el juicio como hilo conductor, donde el fiscal a cargo de la acusación lo califica como “monstruo”, la cinta va dibujando la historia de Steve, mezclando su presente y su pasado.  Cuando en casa su padre le daba lecciones de diseño gráfico y su hermano le hablaba de superhéroes, e iba a clases y estaba con sus amigos.

Un relato que, además, revela el origen de su realizador, Anthony Mandler, como director de videoclips -mezclando imágenes, colores y música-, mientras construye personajes entrañables, gracias a un buen guión y el talento de su elenco.

 

El legado de Júpiter

Es la primera producción para Netflix con el sello de Millarworld, la editorial de cómics fundada por Mark Millar y que la plataforma compró en 2017, en la primera adquisición de este tipo de su historia.

Tiene como base una viñeta que el escritor tras Kick-Ass y Kingsman había hecho junto al dibujante Frank Quitely y para la que se inspiró en los hijos de estrellas de Hollywood que tratan de hacerse de un camino propio.

La idea que en el papel se convirtió en la historia de un grupo de jóvenes paladines que creció bajo la sombra de sus famosos padres superhéroes, a los que en algún momento deberán reemplazar en su tarea de defender a la Tierra de villanos cada vez más violentos.

Una historia que hoy llega a la pantalla con ocho capítulos que dividen su trama en dos relatos paralelos. Uno centrado en la actualidad, con el choque de generaciones que enfrentan sus protagonistas, y otro en el pasado, con el origen de los viejos superhéroes.

Con su mezcla de la fantasía del mundo de los superhéroes con dramas familiares y humanos, El legado de Júpiter se convierte en una de las más singulares apuestas de la ficción audiovisual reciente.

Además, reafirma completamente el sello del trabajo de Millar, creador detrás de disfuncionales héroes, que ha expuesto las debilidades y cuestionamientos morales de famosos personajes en cómics para Marvel, como en The Ultimates, la inspiración para la saga fílmica de The Avengers.

 

Selena: la serie

A fines del año pasado debutó por Netflix la serie que revivió en pantalla la historia de éxito y tragedia de Selena Quintanilla, la cantante estadounidense de origen mexicano que se convirtió en una leyenda de la música tejana.

Ahora llega la segunda parte del programa -también de nueve episodios-, en la que público se reencuentra con Selena (Christian Serratos) cuando ya se ha consolidado como artista entre el público latino de Estados Unidos y su fama empieza a expandirse por México.

Los nuevos episodios muestran su boda a espaldas de su familia, los roces que la fama provoca en su matrimonio y la creación de sus tiendas de ropa la liga con una figura que será clave en su trágico futuro: Yolanda Saldivar (Natasha Perez).

Todo enmarcado por sus canciones, el encanto de la actriz que la encarna, Christian Serratos, y la incursión de un momento anecdótico en su vida y en la de otra futura estrella de la música: cuando en la ciudad de Houston ella se cruzó con una adolescente Beyoncé.

 

El inocente

Tras No hables con extraños y Bosque adentro, una nueva novela del autor estadounidense Harlan Coben llega a Netflix convertida en serie: El inocente, producción española de ocho capítulos que debuta por la plataforma con Mario Casas como su protagonista.

Aquí el actor gallego se convierte en Mateo Vidal, o simplemente Mat, un joven barcelonés que en el inicio del relato estudia Derecho. Luego, se le ve en la comparecencia de un juicio en el que lo condenaron a cuatro años de cárcel por homicidio imprudente.

Un paso por la prisión donde fue víctima del maltrato, pero que llegó a su fin. Ahora trabaja en el bufete de su hermano y vive con Olivia Costa (Aura Garrido), su pareja y futura madre de su hijo. Pero el destino pone un nuevo escollo en su camino, cuando un desconocido le envía inquietantes fotos y videos relacionados con su mujer.

Una de las tantas piezas de este inquietante thriller, que presenta una sucesión de misterios, muertes y culpables que logran ocultarse hasta el último momento, dejando al espectador siempre al filo del asiento. Con instantes en que pareciera revelarse todo, pero que conducen nuevamente a un callejón sin salida.

Nada ni nadie son lo que parecen en esta miniserie, que tiene como su elemento clave los giros reiterados que da su historia. Los que confluyen en un final que con seguridad dejará a varios impactados y preguntándose por los límites de la inocencia.

 

La apariencia de la cosas

La aplaudida novela homónima de la escritora Elizabeth Brundage llega a la pantalla de la mano de los directores Shari Springer Berman y Robert Pulcini (American splendor).

Una mezcla de drama, suspenso y lo sobrenatural, con la historia de un joven matrimonio, Catherine (Amanda Seyfried) y George (James Norton), que se muda a una casa en una zona rural del estado de Nueva York.

Pronto comienzan a suceder en la casona extraños sucesos, como una lámpara que se enciende y apaga en la habitación de la niña, o un piano que comienza a tocar solo.

Paranormales situaciones que estarían relacionadas con una fantasmal presencia, que para George serían solamente fruto de la imaginación de su esposa, y que se combinan con la sensación de soledad que empieza a atormentar a Catherine.

Conservando el espíritu original del libro, la cinta tiene como uno de sus puntos fuertes la forma en que sus personajes protagónicos van mostrando su verdadera cara al pasar los minutos del metraje.

Además, confirma la eficacia de Springer Berman y Pulcini como realizadores acostumbrados a trasladar novelas al cine.

 

La familia Mitchell vs. las máquinas

Los productores de Spider-man: un nuevo universo y La gran aventura Lego están detrás de la nueva apuesta animada familiar de Netflix.

Una que apenas deja respiro al espectador con la aventura de los Mitchell, una familia disfuncional, pero adorable que, camino en autor a dejar a su hija a la Universidad de California, donde ingresará a estudiar cine, se encuentran con que se desató el apocalipsis robot.

Las máquinas de la compañía Pal se tomaron el mundo y Rick, Linda, sus hijos Katie y Aaron, junto al encantador perro Monchie, son los únicos que pudieron esconderse y escapar y ahora tiene la misión de salvar al mundo.

Con ingenio, un ritmo trepidante y mil referencias a las redes sociales, consigue entretener a niños y niñas y también a sus padres. Ideal para ver el fin de semana con un paquete muy grande de palomitas, porque dura casi dos horas.

 

Sexify

Una singular historia es la que presenta esta serie polaca, que protagonizan tres estudiantes universitarias, Natalia, Paulina y Monika, que buscan ganar una competencia de nuevas aplicaciones. ¿La suya? Una app enfocada en mejorar los orgasmos de las mujeres.

A lo largo de los ocho capítulos de esta primera temporada lleva al espectador a través de datos científicos, encuentros sexuales y el despertar emocional de sus protagonistas; además de la consolidación de su amistad y a darse cuenta que la sexualidad para las mujeres es demasiado diferente a la de los hombres.

Y mientras Natalia y compañía tratan de encontrar la “llave universal” del orgasmo femenino, también aparecen conflictos más dramáticos que le ofrecen diversidad al relato, como la tensa relación de Monika con su padre o la nula habilidad social de la ingeniera.

Todo lo que se complementa con una ambientación colorida, muchos símbolos fálicos y una banda de sonido que reafirma el tono sexual de la trama. Lo que hace de Sexify una serie solo para adultos, valiente y desinhibida, que sería aún mejor si sus episodios fueran un poco más cortos.

 

Mi maestro el pulpo

Antes de llegar a los Oscar, Mi maestro el pulpo ya había conseguido varios reconocimientos, en galardones como el Critics’ Choice Documentary Awards y en certamenes especializados como EarthxFilm Festival.

Una buena racha que tuvo como broche de oro la estatuilla a Mejor Documental que le entregó la Academia en la última ceremonia de los Oscar.

Estrenado en septiembre pasado en Netflix, este largometraje sudafricano es una inmersión a una historia bien particular, la de un cineasta, Craig Foster, y la relación que establece con un pulpo. Sí, un pulpo.

Tras una crisis existencial, decidió volver bucear, sin tanque de oxígeno ni traje, en los fríos bosques de algas de submarinas que están frente a su casa, en la costa de Sudáfrica.

Abajo se encontró con criaturas fascinantes, pero la que más llamó su atención fue un pulpo, el que se convirtió en una obsesión durante alrededor de un año y en el principal motivo de sus inmersiones en esas aguas.

Así, se dio cuenta de la particular inteligencia de este animal e, incluso, observó compartamientos soprendentes, como cuando el pulpo se acercó para pegar sus tentáculos a su cuerpo.

Un amistad especial que  le terminó enseñando a Foster mucho sobre su propia vida y le ayudó a encontrar el nuevo sentido que estaba buscando.

 

Pasajero inesperado

Supervivencia es la palabra que caracteriza el trabajo de Joe Penna como director. En El Ártico, su ópera prima de 2018, un hombre buscaba sobrevivir a la inclemencia del Polo Norte, y ahora, en Pasajero inesperado, una tripulación espacial ve en peligro su vida.

Es la que conforman los tres tripulantes de la nave MTS,  Zoe Levenson (Anna Kendrick), David Kim (Daniel Dae Kim) y Marina Barnett (Toni Collette), quienes viajan en una misión de dos años a Marte.

Pero 12 horas después de la partida, la comandante descubre que alguien más está en la nave: un ingeniero llamado Michael Adams (Shamier Anderson), quien accidentalmente perdió el conocimiento y quedó dentro de uno de sus compartimentos antes del despegue.

Sin embargo, al caer ahí pasó a llevar el sistema de extracción de monóxido de carbono, alterando los niveles de oxígeno con que cuenta la tripulación. Una grave modificación del sistema de soporte vital de la nave que pone al grupo a bordo en una situación crítica, ya que el oxígeno que resta solamente puede mantener a tres personas durante los meses que quedan para llegar a Marte.

Así surge una serie de cuestionamientos morales, en un relato con un constante aumento de la tensión dramática. Opción arriesgada, pero cautivadora y conmovedora, que se suma el remarcable nivel de su elenco.

 

Sombra y hueso

“¿Y si la oscuridad fuera un lugar?”, fue la pregunta que Leigh Bardugo se hizo antes de escribir la primera de sus novelas, Sombra y hueso. Un libro que hizo literal la sombría metáfora de muchas fantasías y dio inicio a una trilogía que se convertiría en superventas.

La misma que, casi 10 años después de su publicación, llega a Netflix convertida en una serie, que lleva de las páginas a la pantalla las aventuras de su joven protagonista, Alina Starkov (Jessie Mei Li), una chica que creció en el orfanato de Keramsiv y que trabaja como cartógrafa en el ejército de Ravka, un reino similar a la Rusia del siglo XIX.

En una misión militar, Alina descubre un poder que cambiará su existencia. Una empresa en la cual un grupo de soldados y grishas -personas que manipulan la materia- deberán cruzar la Sombra, una misteriosa “pared” de tinieblas que dividió a Ravka en dos y que oculta en su interior a terroríficas criaturas conocidas como volkras.

Es el inicio de una aventura marcada por la fantasía y también por tentaciones muy peligrosas, enfrentamientos con armas y con magia y el encanto de un nuevo mundo que es interesante tanto para jóvenes como adultos.

Sin olvidar la acabada puesta en escena de sus ocho capítulos, que combina los uniformes y decorados de la Rusia zarista del 1800, con la atractiva decadencia de la cosmopolita y misteriosa Ketterdam.

 

Amor y monstruos

La ciencia ficción y la aventura se unen a la comedia en esta película que se sitúa en un futuro cercano, cuando el asteroide Agatha 616 iba a colisionar la Tierra y los gobiernos del mundo se unieron y enviaron misiles para destruirlo. Sin embargo, los componentes químicos de esos cohetes cayeron sobre el planeta.

La inusual lluvia provocó algo todavía más insólito: transformó muchos animales e insectos en criaturas que comenzaron a alimentarse de los humanos, provocando el término de la vida como se conocía hasta el momento.

Siete años después, los pocos sobrevivientes continúan viviendo en diferentes búnkeres alrededor del planeta, saliendo a la superficie solo para buscar alimento. Entre ellos Joel (Dylan O’Brien), quien ahora es un veinteañero que sueña con su novia de adolescencia.

Por su deseo de reencontrarse con Aimee (Jessica Henwick) es que abandona el lugar en que vivió los últimos años y sale al encuentro del mundo exterior. Una decisión que le provoca alegría y temor a la vez y que le permite encontrarse con un inteligente perro llamado Boy y que se convierte en su compañero de aventuras.

 

100%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Otras Noticias