TERCER TIEMPO

-Para frenar la ansiedad- Así esperan el momento para jugar.

lunes, 29 de marzo de 2021 01:52
lunes, 29 de marzo de 2021 01:52

Sabemos que siguen aguar-dando con mucha expectativa y ansiedad que alguien les dé la vía libre para comenzar a competir, mientras tanto consumen aquel ESPACIO que ocupaban hasta hace (para ellos) MUCHO TIEMPO. Ven aparecer a quién les pueda alcanzar una noticia de última relacionada con la Liga de Veteranos y allí se acercarán para “acribillarlo” a preguntas, mientras hacen escuchar sus versiones que generalmente provienen de fuentes NO oficiales como tampoco muy confiables. “Yo tengo confianza que en el corto tiempo nos permitirán jugar, creo que el Gobierno se está dando cuenta que tendrá que habilitar la actividad; si bien es cierto las Ligas denominadas libres están de acuerdo con el regreso a las competencias, yo no hago tanto hincapié en los veteranos, lo que sí pienso y me gustaría que los dejaran jugar es a los chicos”, comenzó comentándonos David Defilippo, un gran conocedor de nuestro fútbol, tanto de grandes como de chicos, con extensa y destacada trayectoria como jugador y Director Técnico de varios seleccionados “veteranos” que participaron en sucesivos Campeonato Nacionales y en los cuales también se permitió cosechar “laureles que él y sus dirigi-dos supieron conseguir”. Pegado a él - en el fútbol

como en la vida - Manuel Bazán; Juntos y a la Par como grafica la canción, y el compañero de David participa de la charla manifestando que “yá estamos aburridos y cansados de tanto encierro y aunque a “ésto hay que respetarlo”, considero que - quizás - con una constancia médica de un exhaustivo análisis de algún profesional idóneo en la materia, deberían permitir-nos “movernos” con nuestra pasión con el fútbol”. “En definitiva, agregó Manuel, los fines de semana obser-vamos que en cada lugar que quepa una canchita de fútbol allí se está jugando, sin controles, sin nada de impedimentos; no quiero perjudicar a nadie y que no lo tomen a mal, porque estoy generalizando atento a que pienso que cada uno debe ser responsable de su conducta personal y pensar que también debe cuidar al otro”. Según comentarios “muy sueltos” sindican al famoso “tercer tiempo” como el gran impedimento para llegar a la habilitación del fútbol veterano; la pregunta es. ¿Se puede evitar el mismo? David Defilippo: “Sí, yo creo que sí, quién habla junto a varios de los amigos que solemos juntarnos para el fútbol, somos concientes del cuidado que debemos guardar; muchas veces después de nuestros amistosos deseamos comer y tomar algo, pero sabemos en las condiciones que lo debemos hacer y a veces para avitar “juntarnos” en un solo lugar, nos trasladamos a casa de alguno de nosotros, cuatro o cinco personas como mucho y con los cuidados del caso, como dije recién, compartimos momentos que le hacen verdaderamemnte bien a la necesidad que por días sentimos de ese reencuentro con “los muchachos” veteranos del fútbol; pero sigo pensando que ésto se va a arreglar, habrá que tener paciencia y cuidarnos pensando en la familia también, en la casa de cada uno de nosotros

hay chicos también y debemos velar por ellos”, culminó con marcado optimismo “el Gran David”. Como para rubricar lo ex-puesto por Manuel y David, la muchachada que estuvo participando “del picadito” se encaminaron cansinamente hacia un reservado donde procederían a alimentarse luego de “la quema de grasas”; allí, en los preparativos observamos que uno de ellos repartía vasos a cada uno de los que lo ocuparían, y de acuerdo a la respuesta recibida era la entrega para conservar la individualidad del útil. Así, en éste lugar, como habrá ocurrido en tantos otros de los que todos estamos informados que se utilizan cada finde, es el modo en que “los veteranos” continúan cubriendo su excluyente necesidad de compartir en sociedad un buen rato que, según ellos expresan, los “saca de un pozo anímico en que se van sumiendo mer-ced a las restricciones y los ocasionales confinamientos a que los somete ésta increíble situación pandémica. La Esperanza no se agota, como tampoco las inoculta-bles “ganas de jugar”.

¡¡¡Ojalá sea Pronto!!!

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
100%
Indiferencia

Comentarios