Entrevista: “Alo” Barros

El honor de jugar en cancha de Boca, siendo hincha de River

Justo Francisco Barros – “Alo” para todos quienes lo conocen “me apodó mi abuela paterna, pero no sé el moti vo ni el signifi cado”, nos aclara de entrada – 74 años – 4 hijos: dos y dos - jugador de El Auténti co en categoría Graduados, parti cipando en la Liga de Veteranos – Sus inicios futbolísti
lunes, 19 de abril de 2021 01:39
lunes, 19 de abril de 2021 01:39

“Creo haber tenido 8 o 9 años cuando comenzé a reunirme con “los changos” y jugábamos en el Sportivo Buenos Aires, que tuvo su origen en la arteria del mismo nombre en el sector sur de nuestra capital. En uno de los tantos campeonatos que interveníamos, generalmente teniendo como escenario en aquella época la “canchita” de Racing, Maipú entre Florida y Buenos Aires, estuvo observando el recordado “Turquito” Gutiérrez, padre de los hermanos que también jugaron en Vélez, y él me lleva a “fi charme·” en su club; allí hice todas las inferiores hasta llegar a Primera con 17 años, a la par de “unos monstruos” increíbles de ese tiempo”, recuerda en el inicio de nuestra entrevista. “Tercer Tiempo” : ¿Se acuerda de algunos nombres de esos compañeros? Alo: “Sí, estaba el querido Santos Carrizo, “Coyoyo” Vega, “Palo” Guzmán, “Rupachico” Barrionuevo. “Chacho” Ayala, “Perro” Ovejero, Enrique Romero,“Medio litro” Corro, “Cachencho” González y otros; en ese equipo – del año ’64 – alternaba con Enrique Romero, que cuando él se retira yo quedo ocupando su lugar”.

                                                                                                                         

 “T.T”: ¿Algún heredero familiaren el fútbol?

Alo: “No, El menor de los varones jugaba cuando chico en campeonatos de barrio, pero después se inclinó por la música y el vóley, mientras que el más grande nunca lo jugó, a pesar que le gusta muchísimo, tanto que no se pierde partido habido y por haber, de todas las Ligas del mundo; le encanta ver fútbol, pero no lo practicó”.

 “T.T”: ¿Tuvo ocasión de otros equipos? Alo: “Sí, trabajaba en Galver cuando tenía 18 años, y don Adolfo Sánchez, el reconocido director técnico, me comunica que tenía oportunidad de llegar a Atlanta; si tenía algún conocido para enganchar también con algún trabajo por las dudas; en ese momento un tí o, en Buenos Aires, tenía socios en su negocio que eran dirigentes de Atlanta, viajé a probarme, me fue bien, pero Vélez no concedió el pase, me quedo unos días más en la Capital y llego a All Boys, pero ahí Resquín, que era el técnico, me dijo que lamentablemente no me podía recibir porque habían comenzado yá la temporada: después, ya con 21 años llega a jugar un amistoso aquí, Sportivo Guzmán de Tucumán que era el último campeón tucumano y representante al Nacional, y me quiere llevar, pero yo me rebelé y no quise ir; creo que fue un momento en que recopilé las experiencias anteriores pensando que podría frustrarme nuevamente y por eso me negué a viajar”.

“T.T”: ¿Habría cuestiones de temor al desarraigo familiar también?

 Alo; “Pasó que en ese tiempo profesábamos mucho respeto a los padres y dejábamos

que ellos decidieran sobre nuestro futuro; por ejemplo: producto de conseguir uno de los campeonatos con Vélez hicimos una gira por el sur del país para llegar por últi mo a Buenos Aires para participar de un torneo que reunía a todos los campeones de las provincias; tuve el honor de jugar en “la Bombonera”, la famosa cancha de Boca – y yo hincha de River – donde también se arrimaron algunos dirigentes entusiasmándome para quedarme, pero respondí como lo hice con la mayoría, “hablen con mis viejos”.

“T.T”: ¿Jugó en otros clubes en Catamarca?

 Alo: Si, en Villa Cubas, en Sarmiento y me retiré a los 30 años en Coronel Daza”

“T.T”: ¿Qué cree que pasa para que Catamarca no pueda colocar algún representante de nuestro fútbol en un plano considerable de los torneos de AFA?

Alo: “Varios factores, creo que a la AFA no le conviene económicamente y por eso ponían como excusa que no había infraestructura, que no teníamos un estadio con capacidad sufi ciente, aunque la televisión nos brinda imágenes de otros escenarios que no tenemos que envidiar en absoluto; otro factor es el egoísmo dirigencial que no permite que sean solidarios en colaborar para presentar un conjunto que nos represente, y ahora, se agrega la situación económica que, .sin sumar el déficit que está provocando la pandemia en todos los frentes, ya veníamos conociendo de los inconvenientes que atraviesan las instituciones – sobre todo las futbolísticas – en sus balances económico/financieros”.

 “T.T”: ¿Hay forma de revertir esa situación?

Alo: Creo que sí; en varias ocasiones y en distintos estamentos hice conocer un proyecto para trabajar en un conjunto seleccionado por chicos, al menos durante cuatro años; en los últi mos días estamos conociendo que los clubes de otras provincias se llevan los chicos, y cada vez más jóvenes, para fortalecer sus plantillas y nosotros no aprovechamos nada de lo que es nuestro; hay que poner el foco en nuestros chicos que, como todos manifiestan son el futuro, y porqué no pueden ser nuestro futuro”

“T.T”: En todas las instancias referidas se necesita de apoyos económicos, entonces. ¿El fútbol necesita de la política o la política del fútbol?

Alo: En estos tiempos que vivimos el fútbol necesita de la política, pero de la política bien entendida, obviamente que hoy cada club que incursione en instancias de torneos argentinos – llámense como se llamen - necesita irremediablemente de aportes económicos, ahora yo no estoy muy de acuerdo – hasta hoy - en la manera que se manejan esos aportes, que generalmente ti ene como destinatarios a jugadores foráneos, cuando – como dije antes – la mejor inversión según mi apreciación es sobre nuestros chicos; y sí, la políti ca necesita del fútbol también, somos todos parte de una comunidad; pero – hay que decirlo también – que ciertos políticos se han aprovechado de esas circunstancias y empiezan a desparramar promesas que al final no cumplen, al igual que la dirigencia institucional que está permiti endo que el fútbol se esté muriendo, porque de acuerdo a lo que veo, nuestro fútbol se está muriendo, hoy juegan y tienen preponderancia aquellos que ti ene “como padrinos” a políti cos, representantes conocidos, funcionarios, etc. y de ese modo a nuestros pibes los empujan a la calle porque no tienen donde jugar y en su club los dejaron de lado por aquel que viene con “experiencia y trayectoria”, se ha creado un círculo vicioso que ha desplazado a los habilidosos, a los inteligentes y principalmente a quiénes defienden la camiseta del club”.

“T.T”: A los 30 años abandonó el fútbol; ¿tuvo que esperar la edad para ingresar en la Liga de Veteranos” Alo: “Si, esperé hasta los 33 o 34 años para inscribirme en el club Bella Vista, después pasé por Banco de Catamarca, Duca, Los Amigos y ahora en El Auténtico que es el club de mi barrio”

                                                                                                                

Yo: ¿Qué le dio de diferente la Liga de Veteranos en relación con el fútbol federado? Alo: A ver, el fútbol, federado me brindó enseñanzas inolvidables de varios compañeros califi cados que tuve, especialmente en Vélez; ya dije que era chico cuando llegué a la Primera, y allí me encontré – por ejemplo – con Santos Carrizo, un ser excepcional que me enseñó de todo, hasta de la vida, y muchos que ya no están pero que también aportaron en mi formación como persona; entonces cuando uno llega a la Liga de Veteranos ya ti ene una formación, pero sí valoro ese compañerismo, esa amistad; en la cancha todos somos adversarios, pero luego del parti do es un ambiente de amistad y confraternidad inigualable.

“T.T”: ¿En que trabajaría o qué cambiaría para mejorar en la Liga de Veteranos? Alo: “Para mí, lo lamentable es que hoy la Liga no cuente con un predio propio, o por falta de gestión o por que el Estado no ha reparado en esa necesidad o directamente no le interesa, porque si vemos el panorama general, a muchos clubes los han ayudado no solamente con los terrenos sino también con materiales para que levantaran su sede o campo de deportes, cosa que algunos aprovecharon, y muy bien; tengo el ejemplo de mi club, Vélez, a punto de inaugurar su Escuelita de Fútbol y que no será esa sola disciplina, tengo noticias que agregarán, vóley, boxeo y hockey; es lo que sé hasta hora; pero lo más importante que va a ser un lugar para cobijar a los chicos, que los saquen de las tentaciones y los vicios que los hacen caer en la delincuencia y para que los padres – que seguramente los acompañarán – compartan con sus pares y en un futuro se transformen en colaboradores cercanos a la institución”.

¡Estuvo entre “grandes”, seguramente el fútbol lo pondrá en esa altura

100%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

19/4/2021 | 11:56
#0
Grande Alo, un gran jugador y dirigente. Ahora en cuanto al fútbol, es lamentable que a los clubes los utilican políticamente, por eso no salimos del pozo, los chicos tienen condiciones pero los mayores son lamepatas de los políticos y el chico observa eso; además cuando madura conoce ya todos esos malos manejos y como no vamos a ninguna parte, ese jugador por más bueno que sea no toma en serio el deporte (salvo honradísimas y contadas excepciones), y se introduce en la vida nocturna, el alcohol y las malas juntas que los depositan en el fracaso. No se hasta cuando será; pero estoy seguro que silevantamos la mirada y aprendemos de los Tucumanos, Salteños, etc. vamos acambiar de a poco por el bien de este juego maravilloso que tiene y tuvo en Catamarca grandes jugadores.

Otras Noticias