El software y su difusión sin trabas

Que circule y crezca libremente

La batalla por el Software Libre avanza con un creciente número de adherentes.
jueves, 12 de agosto de 2010 00:00
jueves, 12 de agosto de 2010 00:00

Mientras una persona va avanzando en el uso de las computadoras y va necesitando programas para reproducir audio o videos, para leer libros digitales, para ver televisón on line o para una inimaginable cantidad de opciones, se topa con el tema de los derechos de autor del software que necesita. En muchos casos compra el programa y listo. En otros, lo baja de internet y al poco tiempo no lo puede seguir usando porque era sólo un demo. Otras veces, consigue cómo burlar el encriptado y puede seguir usándolo, aunque no sea gratis. Entre tanto, escuchó que hay serios problemas legales por el tema del copyrigth.
Por eso, la legislación en materia de derechos de autor de software es una cuestión que afecta a todos los usuarios de computadoras, aunque más concretamente a gobiernos y empresas.

Qué es un software

Si bien casi todos los usuarios de computadoras saben lo que es un software, es bueno definirlo para entender bien estas cuestiones de derecho.
Para que una computadora funcione, tiene que programarse, es decir, se le debe dar una serie de instrucciones en un lenguaje que las computadoras entiendan. Los hardware, en cambio, son los objetos físicos que constituyen la computadora, es decir, el procesador, el teclado, los microchips, entre otros.
El derecho de autor da a un programador o empresas de programas de computación, un alto grado de control sobre el programa que crean. En concreto, establece que ninguna persona puede ejecutar el programa, copiar el programa, modificar el programa o distribuir el programa, excepto con el permiso del propietario de los derechos.

Libre, pero no siempre gratis

El ejercicio de este derecho por parte de los autores de diversos software dio lugar a un gran debate, del que tomaron parte personas, instituciones y gobiernos. Así nació lo que se conoce como free software, traducido como software libre, que se confunde a veces con gratis, por el doble sentido del inglés ‘free’.
El free software es la denominación del software que respeta la libertad de los usuarios sobre su producto adquirido y, por tanto, una vez obtenido puede usarlo, copiarlo, estudiarlo, cambiarlo y redistribuirlo libremente.
El software libre suele estar disponible gratuitamente, o al precio de costo, a través de otros medios. Sin embargo no es obligatorio que sea así, por lo tanto no hay que asociar software libre a “software gratuito” (denominado usualmente freeware), ya que, conservando su carácter de libre, puede ser distribuido comercialmente. Análogamente, el “software gratis” o “gratuito” incluye en ocasiones el código fuente; no obstante, este tipo de software no es libre en el mismo sentido que el software libre, a menos que se garanticen los derechos de modificación y redistribución de dichas versiones modificadas del programa.

De dominio público

Tampoco debe confundirse software libre con “software de dominio público”. Éste último es aquel software que no requiere de licencia, pues sus derechos de explotación son para toda la humanidad, porque pertenece a todos por igual. Cualquiera puede hacer uso de él, siempre con fines legales y consignando su autoría original. Este software sería aquel cuyo autor lo dona a la humanidad o cuyos derechos de autor han expirado, tras un plazo contado desde la muerte de éste, habitualmente de 70 años. Si un autor condiciona su uso bajo una licencia, por muy débil que sea, ya no es del dominio público.
El negocio detrás del software libre se caracteriza por la oferta de servicios adicionales al software, como la personalización y/o instalación del mismo, soporte técnico, donaciones, patrocinios; en contraposición al modelo de negocio basado en licencias, predominante en el software de código cerrado.
Una vez que un producto de software libre ha empezado a circular, rápidamente está disponible a un costo muy bajo. Al mismo tiempo, su utilidad no decrece. El software, en general, podría ser considerado un bien de uso inagotable, tomando en cuenta que su costo marginal es pequeñísimo y que no es un bien sujeto a rivalidad (la posesión del bien por un agente económico no impide que otro lo posea).

Asociaciones libres

La mayoría del software libre se produce por equipos internacionales que cooperan a través de la libre asociación. Los equipos están típicamente compuestos por individuos con una amplia variedad de motivaciones, y pueden provenir tanto del sector privado, como del sector voluntario o del sector público. Existen muchas posturas acerca de la relación entre el software libre y el actual sistema político-económico. Pueden distinguirse las siguientes de acuerdo a cómo consideran al software libre:
* Como un competidor contra el centralismo en empresas y gobiernos, una forma de orden espontáneo o de anarquismo práctico.
* Como una forma de trabajo colaborativo en un modelo de mercado, tal como se había planteado el cooperativismo.
* Como una economía del regalo, donde el valor de una persona está basado en lo que ésta da a los demás, sin que incurra valor monetario formal de por medio.
* Como cooperación basada en la libre asociación, que puede usarse y se usa para otros propósitos (tales como escribir enciclopedias, por ejemplo).
* Hay proyectos de desarrollo con impulso gubernamental en proyectos de voluntariado en países del tercer mundo.
La motivación ética, abanderada por la Free Software Foundation, partidaria del apelativo libre, argumenta que el software es conocimiento y debe poder difundirse sin trabas. Su ocultación es una actitud antisocial y la posibilidad de modificar programas es una forma de libertad de expresión.
La motivación pragmática, abanderada por la Open Source Initiative y partidaria del apelativo abierto, argumenta ventajas técnicas y económicas que evitan la tragedia de los anticomunes.
Aparte de estas dos grandes motivaciones, la gente que trabaja en software libre suele hacerlo por muchas otras razones, que van desde la diversión a la retribución dineraria, que es posible debido a modelos de negocio sustentables.

Comentarios

Otras Noticias