Científicos discuten sus efectos

Polémica por Internet

Unos creen que se pierde capacidad mental y otros, todo lo contrario.
martes, 31 de agosto de 2010 00:00
martes, 31 de agosto de 2010 00:00

El uso de Internet estaría afectando la capacidad para pensar, reflexionar e imaginar, según estudios realizados por un experto de la Universidad de Harvard. “Un cibernauta puede tener una mente más rápida y automática, pero es menos riguroso y profundo en su pensamiento”, consideró Nicholas Carr, un experto en literatura y lenguaje.
“El uso cada vez mayor de Internet ha hecho que seamos más sofisticados con lo visual-espacial. Pero esas ganancias disminuyen la capacidad para el procesamiento profundo, reflexión e imaginación”, agregó. “Los hábitos de la gente cuando navega por Internet se mantienen cuando ya no está frente a la computadora”.

Nuevos hábitos cognitivos

El experto de Harvard, notó que sus hábitos cognitivos no eran los mismos de antes. Detectó que no podía sumergirse en una buena lectura por horas y horas sino que su concentración se interrumpía luego de dos páginas. “Perdía el hilo y quería iniciar otra actividad como ver mi correo, un blog o escribir un mail’, analizó.
El principal sospechoso de su dispersión era Internet. Según él, su mente se había adaptado al mismo estilo de procesamiento de información que usa la red, compartimentada y sintetizada, y por ello ahora quería a toda hora información expedita, nueva, en partículas y no la prosa calmada y extensa que antes estaba acostumbrado a disfrutar. Su hipótesis es que Internet está volviendo a las personas de pensamiento liviano y dispersas. El contenido se da desde varias fuentes: video, texto e imágenes, y todas compiten por la atención del lector e impiden a la mente sostener el foco de atención en un solo tema. El chat y el e-mail, con sus alarmas, son otros distractores. Se calcula que un trabajador promedio chequea su buzón de correo entre 30 y 40 veces en una hora.

Limitada memoria de trabajo

El problema es que para que la mente procese información en la memoria a largo plazo, que es la que produce las ideas complejas y enriquece el pensamiento, necesita de la memoria de trabajo, cuya capacidad es muy limitada. “Y sólo cuando le ponemos atención a una nueva información podemos asociarla con conocimiento sistemático ya establecido en la mente”.
Un grupo de investigadores de la Universidad de Stanford encontró que las personas que están conectadas a Internet y que aparentemente manejan chat, celular y correo de voz a la vez, en realidad son más distraídas y tienen menos control sobre su memoria de trabajo. Los estudios indican que cambiar de tareas con frecuencia lleva a pasar por alto o a malinterpretar información importante.

Opinión totalmente diferente

A pesar de todo el psicólogo Diego Castrillón considera que hay una gran cantidad de estudios que muestran lo contrario, es decir, “que Internet nos hace más inteligentes”. Uno, publicado en 2009, mostró que los videojuegos mejoran sustancialmente tareas cognitivas, desde la percepción visual hasta la atención y la memoria.
Castrillón considera que Internet ha vuelto menos hábil a la gente en cosas cotidianas, como recordar teléfonos, pero también ha tenido efectos positivos en la especialización de las personas. “Si en una bases de datos escribo la palabra ‘depresión’ el resultado son miles de investigaciones y todas recientes”, dice. Esta gran oferta de información ha llevado a las subespecialidades, que exigen procesos cognitivos profundos y no superficiales, como asegura Carr.
Castrillón, dice que es obvio que una persona que quiere concentrarse apaga todos los distractores. El software exitoso que se usa hoy en colegios para mejorar el proceso de aprendizaje sólo permite la navegación para temas relacionados con el foco de estudio y no para chatear. Y si bien es cierto que Internet ha sido la causante de muchos problemas, como el descenso del nivel de lectura de libros, esos cambios suceden con las grandes transformaciones sociales.

Comentarios

Otras Noticias