Libros digitales

Recuperar el hábito de leer

“Simplemente es más fácil llevar un iPad que tener una pila de libros en tu mochila” afirma un estudiante universitario.
jueves, 16 de septiembre de 2010 00:00
jueves, 16 de septiembre de 2010 00:00

Los gráficos en color y los videos son elementos clave para que muchos crean que el iPad de Apple y otras tabletas darán el impulso a la era de los libros de texto electrónicos.
El caso del iPad permite añadir notas y el componente ‘online’ da cabida a textos integrados, ejercicios y actualizaciones.
“Si tuviera la posibilidad de comprar todos mis libros de texto como libros electrónicos, lo haría”, dijo Alexis Chávez, de 22 años, estudiante de la Universidad de Arizona. “Simplemente es más fácil llevar un iPad que tener una pila de libros en tu mochila”, agregó.
Es creciente la aceptación de los libros digitales de texto en el mercado universitario de EEUU, que mueve cifras de 4.500 millones de dólares, aproximadamente.
Los editores pueden evitarse imprimir, embalar y transportar los vólumenes, indicó un analista. Pero también podrían sufrir una fuerte presión para fijar los precios, ya que intentan atraer a los pioneros en la adopción de la tecnología y competir con las ofertas gratuitas de la web.
Para 2011 se prevé un crecimiento del 4% en las ventas globales de libros de texto digitales y que alcancen un 13% en 2013, según Simba Information.
“Lo que las tabletas tienen que hacer, y de muchas maneras hacen, es facilitar la lectura para los estudiantes y proporcionar una mejor experiencia”, dijo la analista de Simba Kathy Mickey.
Por su parte, Amazon desplegó estrategias para que Apple no desplace a su Kindle. Por diferentes vías se propuso demostrar cómo su lector electrónico es mejor que la competencia al señalar las ventajas de su pantalla y precio.
En una propaganda para televisión que subieron al canal Kindle de YouTube, Amazon muestra a un hombre y una mujer sentados a plena luz del sol junto a una piscina. El hombre tiene problemas para leer la pantalla de su lector electrónico por la luz y decide preguntarle a la mujer a su lado como puede leer en su dispositivo. Ella le responde con una sonrisa provocadora que es un Kindle de U$S 139, y que en realidad pagó más por sus lentes. Satisfecha, ella continúa leyendo mientras que el hombre tristemente pone la tableta sobre su falda. La intención evidente del anuncio es señalar que el hombre estaba usando un iPad con pantalla LCD que es muy difícil de ver en el sol, mientras que la mujer estaba usando una pantalla de e-ink.
Más allá de las peleas entre marcas, lo cierto es que estas tabletas podrán facilitar una vuelta de los jóvenes -y no tan jóvenes- a la lectura de libros, ya que en formato digital estarán acompañados por elementos multimedias que convierten la propuesta en algo más atractivo para quienes perdieron el hábito de leer.

Comentarios

Otras Noticias