Contexto Minero

“La actividad minera es lo mejor que puede suceder para Catamarca”

Entrevista con Jorge Reinoso, gerente administrativo de LIEX SA
miércoles, 2 de junio de 2021 01:49
miércoles, 2 de junio de 2021 01:49

El CPN Jorge Reinoso es un catamarqueño que se incorporó a LIEX SA, la empresa que lleva adelante el Proyecto Tres Quebradas para la producción de litio, uno de los sectores que más expectativa y atención merecen a nivel internacional.

En una amplia entrevista con Contexto Minero, el Gerente de Administración de LIEX SA en Catamarca abordó todos los temas relacionados con el emprendimiento que crece en la cordillera tinogasteña, y a medida que avanzaba el diálogo se revelaba la profunda convicción con que defiende la actividad. Lejos del discurso aprendido para la ocasión, Reinoso ofrece un testimonio de vida que trasciende su labor profesional, y no duda en señalar que la actividad minera es la senda que puede abrir enormes oportunidades para construir un mejor futuro en la provincia.

Hoy se desempeña en la gerencia “con responsabilidad en operaciones y administración en la provincia”, pero para llegar allí recorrió casi dos décadas de intensa labor y preparación.

“Trabajo hace 16 años en la industria minera, y vengo de dos experiencias anteriores en el sector. Trabajé alrededor de 13 años en Minera Alumbrera, tres años en Minera del Altiplano, hoy Livent, e ingreso a LIEX para cubrir una posición en particular, pero en definitiva después se fue perfilando mi tarea y terminé asumiendo en la Gerencia de Administración”, comenta a modo de presentación.

“Mis responsabilidades son amplias, abarco y me involucro en diferentes cuestiones administrativas de la empresa, y estamos formando un equipo de administración que le va a dar soporte a la operación. En pocos meses vamos a empezar la construcción, y el objetivo es tener una estructura suficiente para estar bien preparados para todo lo que se viene. La administración va a tener esas funciones, que incluyen relaciones con recursos humanos, con comunicación y medios, con la comunidad y el área de administración propiamente dicha: inventario, contabilidad y finanzas en Catamarca. En resumen, estamos armando una estructura nueva y eso es lo importante de esta etapa, en que estamos en formación”, detalla.

Reinoso es un comprovinciano orgulloso de su origen: “Me crié y me formé en Catamarca. Tengo 42 años y fui desde el jardín de infantes hasta terminar la secundaria al Colegio Padre Ramón de la Quintana, después me quedé a estudiar para contador y me recibí a los 24 años. Una vez que me recibí tuve la oportunidad de ingresar, a través de una práctica rentada, a trabajar en la Alumbrera, donde comenzó mi carrera profesional. Tuve la oportunidad de dedicarme exclusivamente a la parte minera y eso representó una ventaja dentro del espectro que surge para mi profesión”.

El gran proyecto                                                                              

Ya inmerso en su actividad actual, señala que “el Proyecto Tres Quebradas está ubicado en el sur del denominado Triángulo de Litio que tiene Sudamérica, en la cordillera catamarqueña, a la altura de Tinogasta. Estamos a 160 kilómetros de la localidad de Fiambalá, donde está nuestra planta piloto. Esa zona tiene como particularidad la concentración de salmuera, que se utiliza para la producción de carbonato de litio. Esto se hace a través de un proceso que tiene dos focos de operación principales, que son las piletas o fosas de concentración y la planta de producción”.

“Nuestras piletas se encuentran en el Salar Tres Quebradas, a 4.200 metros sobre el nivel del mar, en plena cordillera. Ahí, a través de perforaciones se extrae la salmuera mediante bombeo. Eso se deposita en las fosas y se concentra. El objetivo de la concentración es obtener suficiente cantidad de litio, y de momento eso es transportado a nuestra planta piloto –dentro de dos años va a ser a nuestra planta de producción-. Allí se inicia un proceso químico continuo que permite producir el carbonato de litio, que en definitiva es nuestro principal producto final. Ese carbonato se destina a la fabricación de baterías o acumuladores de energía. La salmuera se transporta a través de camiones contenedores cisterna, y en Fiambalá está la planta piloto donde se lleva adelante el proceso para llegar al producto final”, explica.

Con entusiasmo agrega que “la idea es que, luego de transcurrido este año, y obtenidos todos los permisos correspondientes –ya nos ampliaron las autorizaciones para mantener la planta de pilotaje- es comenzar a fin de año con la construcción de las piletas principales. La primera fase de construcción comenzará a fin de año, y esperamos de aquí a dos años ya tener nuestra planta de producción en funcionamiento. Ahora estamos por eso en la parte más desafiante, que es la del desarrollo del proyecto”.

Enorme inversión

“Estamos invirtiendo mucho y concentrando mucho en Catamarca todo ese desarrollo, lo cual para mí –como catamarqueño- y para Catamarca va a ser muy importante cuando esté la planta de producción aquí a dos años. Para eso ya tenemos identificado el lugar, que será en las afueras de la ciudad de Fiambalá, camino al Paso Internacional Fronterizo de San Francisco: ahí se va a hacer la planta de producción. Esa planta va a permitir tener un proceso continuo, y representará una fuente laboral para aproximadamente 200 personas. En ese sentido nos trazamos como meta desarrollarnos junto con la localidad, para poder capacitar y permitir el ingreso de la mayor cantidad posible de profesionales catamarqueños en el proyecto”, describe.

Para LIEX SA, extaer litio es una tarea que implica muchas otras labores: “En este momento hay varios desafíos. Lo importante es que la empresa pueda ser considerada parte importante de la comunidad. LIEX está trabajando desde el año 2015, cuando se inició el proyecto de exploración, y a partir de 2016 ya se creó la empresa para desarrollar el proyecto en sus diferentes etapas: exploración, factibilidad, desarrollo del proyecto y explotación. Los desafíos siempre fueron cambiando en relación también a la inversión, la marcha de la economía y otros factores. Pero siempre actuamos focalizándonos en la comunidad y el medio ambiente”.

Estrechar lazos con los catamarqueños en general, y los tinogasteños en particular, es la esencia del presente: “Para nosotros fue y es importante estar acompañados por la comunidad, que ellos conozcan nuestro proyecto, que sepan lo que estamos haciendo y cómo lo estamos haciendo. Eso es importante para nosotros porque nos va a permitir trabajar tranquilos y que la gente sepa que LIEX está haciendo las cosas bien. Hay permanentes controles y monitoreos compartidos con la comunidad en la parte medioambiental. Para nosotros LIEX es parte de la comunidad de Fiambalá, entonces los desafíos son muchos. Nos va a llevar tiempo acomodar diferentes cuestiones que tienen que ver con el desarrollo del proyecto, pero tenemos el compromiso de hacerlo bien. Y hablamos de la comunidad en un sentido amplio, no sólo queremos enfocarnos en la parte de la viabilidad y el desarrollo profesional de las capacidades de las personas de la zona, sino también en el desarrollo de proveedores. Queremos acompañar en su desarrollo a todos aquellos potenciales proveedores que hoy están siendo parte del desarrollo minero en Catamarca pero que en Fiambalá y Tinogasta no se concentró tanto como en otras localidades de la provincia donde estuvieron grandes proyectos”.

Reinoso insiste en que “uno de nuestros desafíos es ése: darles capacitación, formación y oportunidades, algo que venimos haciendo pero que crecerá con el desarrollo del proyecto, tantos para la generación de empleo como de los proveedores y la comunidad misma. Es algo que va a fortalecer socialmente a toda la economía y va a permitir un desarrollo genuino de la localidad”.

Para el desarrollo del proyecto, hay fuertes capitales y otros que se siguen sumando: “LIEX es una empresa argentina que se financia a través de capitales extranjeros porque es una inversión muy grande, para la cual se creó Neo Lithium, que es una corporación con sede en Canadá, a través de la cual podemos cotizar en bolsa. Eso nos permite ingresar al mercado de valores, que nos conozcan, y atraer más inversores para el proyecto. Estamos invirtiendo 60 millones de dólares en esta etapa y con el desarrollo de la planta va a haber otra inversión muy fuerte”.

Agua, tema tabú

Existe en torno a los emprendimientos mineros un verdadero tema tabú, que es el consumo de agua, pero LIEX SA no causará problemas en ese aspecto, porque su industria se diferencia de otras que acaparan grandes cantidades afectando a poblaciones cercanas.

“Nuestro proyecto tiene la particularidad de que es concentración de salmuera que se extrae del salar. De por sí eso es agua, pero no es agua apta para el consumo. En la cuenca de Tres Quebradas no hay agua para el consumo humano, es del salar y todo lo que se procesa es salmuera, agua salubre, que no se puede beber. Entonces la afectación del recurso hídrico que tenemos es muy baja porque todo el proceso se hace con la misma salmuera”, indica.

“Naturalmente consumimos agua potable porque tenemos personal trabajando en el proyecto, pero es para higiene, para preparar las comidas y para tomar. En la planta piloto y a futuro en la planta de producción se va a consumir agua con un proceso de recuperación, y es un consumo muy bajo en comparación con las diferentes industrias, porque hemos optimizado la parte de ingeniería y lo que vamos a necesitar va a ser muy poco. Porque también nos preparamos para ese desafío de optimizar el consumo del agua, y por eso a través de acuerdos también vamos a instalar en la planta de procesamiento un sistema de agua que va a reducir al mínimo el consumo. En ese sentido no va a haber una afectación al medio ambiente por el consumo de agua, nosotros queremos dejar tranquila a la comunidad porque todo lo que hacemos está en pos del desarrollo, pero cuidando al medio ambiente”, subraya Reinoso.

Fuente laboral

Sobre el impacto de Tres Quebradas en materia laboral, el gerente de LIEX SA precisa que “actualmente tenemos el foco de empleabilidad en la zona de influencia primaria, que sería Fiambalá y Tinogasta, y estamos abriéndonos hacia San Fernando del Valle y la zona del Gran Catamarca. Actualmente tenemos 80 empleados, de los cuales el 80 por ciento son catamarqueños, casi todos de Fiambalá y Tinogasta. Hasta fin de año vamos a intentar cubrir cien puestos de trabajo, y en la etapa de producción el nivel de empleo llegue a los 300 empleados. Eso se va a ir acomodando según como vaya la ingeniería del proyecto fijando las distintas estructuras, pero la idea es que, de aquí a dos años, dos años y medio cuando ya estemos en producción, el plantel sea de 300 personas. Vamos a tratar de que sean todos catamarqueños, y de conseguir la cantidad suficiente de profesionales catamarqueños. El compromiso es darles prioridad. Existe una realidad y es que las industrias como la nuestra tienen cierto nivel y para conseguir profesionales es muy complicado por el tipo de profesión que se requiere, pero eso no quiere decir que no se pueda lograr. Es también un desafío, como lo fue tener presencia en la Capital de la provincia, para mantener una buena relación con el Gobierno y con instituciones no gubernamentales”.

Amor a la minería

Jorge Reinoso fundamenta sus convicciones al recordar que “yo me formé como profesional en la minería y es un hecho que marcó mucho los diferentes estados de mi vida, que me permitió ir progresando mucho con el tiempo, en lo personal y lo profesional”.

Por eso sostiene que “todo lo que Catamarca quiera hacer con respecto a la industria minera se va a poder hacer y hay muchos profesionales trabajando en minería. Tal vez no se los conoce tanto, pero en los ámbitos público y privado hay mucha gente que vive con una plena dedicación a la minería, y en mi caso particular siempre fue positivo. Hasta podría decir que tengo una familia minera, porque mi esposa trabaja en una empresa minera, nos hemos conocido trabajando en una empresa minera, y a lo largo de mi vida viajé, viví en un sitio remoto, con mis hijos naciendo y a veces creciendo en mi ausencia. La gente a veces no lo termina de conocer o comprender, la industria minera es buena, pero en ocasiones también es complicada para mantener la vida familiar. Yo he logrado formar mi familia trabajando en minería, me permitió conseguir muchas cosas y sigue siendo un desafío permanente. Aprender, estar presente, querer ser parte de todos los proyectos, le pongo mucho compromiso a la actividad y he conocido mucha gente en las tres empresas en que me tocó trabajar, y son personas que consideran la minería como una actividad propia en su vida”.

“Tengo el convencimiento de que la actividad minera es lo mejor que puede suceder para Catamarca en cuanto a desarrollo industrial, económico y social, y ese convencimiento nace de todo lo que viví, fue muy positivo en todo sentido, aunque considero que recién estoy a mitad de camino. Si la minería se consolida como política de Estado se pueden lograr muchas cosas”, observa.

No pasó desapercibido para Reinoso el mensaje del Gobernador Raúl Jalil ante la asamblea legislativa, el último Primero de Mayo. Tampoco lo considera casual: “Sentimos el apoyo del Gobierno, el Estado está presente y venimos con el apoyo institucional del Poder Ejecutivo desde hace varios años, y considero que cada tanto tiene que fortalecerse ese mensaje, porque también existen sectores que quieren hacer ver la industria minera como algo negativo, pero está demostrado que no es así. Existiendo los controles necesarios funciona muy bien, nosotros tenemos auditorías y monitoreos permanentes, visitas de la Policía minera; todo eso existe, está probado y está disponible. Y nosotros compartimos de nuestro lado el compromiso de cuidar el medio ambiente y trabajar con la comunidad y hacer nuestro trabajo de la mejor forma posible. Tenemos también una muy buena relación con el gobierno municipal de Fiambalá, tenemos un trato muy directo y permanente con el municipio, y la comunidad nos adoptó totalmente. Somos una familia con nuestros empleados”.

Marcha prominera

Valoro en ese panorama la marcha prominera realizada a fines de abril en la Capital provincial: “Creo que hacía falta que nos vieran como actividad minera y tuvo mucha repercusión a nivel nacional, pero en esa marcha se notó que eran trabajadores, empleados, proveedores, contratistas, sindicatos, cámaras empresarias y se vio que necesitamos que nos dejen trabajar y se deje crecer a la minería en Catamarca porque las cosas se están haciendo bien. Fue buena la manifestación porque la actividad es muy grande, muy fuerte y quizás no se la conoce. Eso abrió los ojos de la sociedad, que hace tiempo recibe un mensaje negativo que ni siquiera fue generado por catamarqueños. Aquí somos muchos los que pensamos que la minería le hace bien a Catamarca”.

 

33%
Satisfacción
16%
Esperanza
16%
Bronca
33%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Otras Noticias