La final de Graduados disparó el rating

El último capítulo de la tira logró un pico de 36,8 puntos y el elenco se despidió con una gran gala.
jueves, 20 de diciembre de 2012 00:00
jueves, 20 de diciembre de 2012 00:00

Llegó el final para Graduados, la ficción más exitosa del año, y el desenlace no traicionó la expectativa del público: los personajes de Nancy Dupláa y Daniel Hendler terminaron juntos, en un viaje que emprendieron en la mítica camioneta de Vero, con planes de tener un hijo.
Los “graduados” se despidieron de su público con una gala en el teatro Gran Rex, junto a sus fans y colegas: desde allí se realizó una previa, se vio el capítulo, y el elenco se despidió de su audiencia.
El capítulo tuvo un pico de 36, 8 puntos de rating y estuvo predominado por escenas emotivas. Loli volvió de un largo viaje al exterior y se encontró con Vicky (Paola Barrientos), que transitaba un feliz embarazo fruto de su relación con Tuca (Urtizberea).
Patricia (Isabel Macedo) se reconcilió con Pablo (Luciano Cáceres) y volvió a ser ella, Jimena Benítez: su personaje recuperó los kilos de más, pero esta vez con una seguridad: con la verdad sobre la mesa, su gran amor la aceptó por lo que es. En un año en el que predominaron las participaciones especiales, la sorpresa del capítulo la dio Charly García, que tocó Los Dinosaurios en la fiesta por un nuevo aniversario de egresados.
Otra figura que actuó en esta despedida fue Sebastián Ortega, y su participación dejó un guiño. El productor hizo de él mismo bajando de la camioneta de Vero tras fumar marihuana. Esta decisión no es casual. Este año, Ortega había declarado que la marihuana lo “potenciaba” con una frase que se sumó al debate. “El porro me ayuda un montón para la parte creativa”, afirmó en una entrevista. En el contexto de la ficción, el mensaje quedó clarísimo.
La ficción contó una historia de amor y de amistades (en la toma final se pudo leer el graph “dedicado a la amistad”), pero también de deseos anhelados y de otros tantos cumplidos. Los flashbacks a la década del ochenta -su gran sello- actuaron en diversos sentidos: fueron toques de color en la trama para recordar íconos de los ochenta; sirvieron para darle sentido a los nudos dramáticos (como el trauma por la obesidad en el personaje de Macedo); y además denotó que los personajes –y las personas- son el resultado de “su” y “la” historia.
“No te bajes de ese sueño, no dejes de ser vos. Tengan ustedes una buena vida y tengan, siempre, buena música”, dijo el personaje de Julieta Ortega en su estudio de radio. El mensaje fue para los oyentes de la ficción, y también, claro, para los televidentes.
Los graduados terminaron su historia.

Comentarios