Deporte y Nostalgia

Aldo Duscher: sangre catamarqueña para el fútbol del mundo

martes, 23 de febrero de 2021 01:18
martes, 23 de febrero de 2021 01:18

No nació en Catamarca, pero está íntimamente relacionado con la provincia, Durante años paseó su calidad futbolística por los principales escenarios del mundo. Su orgullo mayor, por supuesto, es haber vestido en diferentes instancias la camiseta la de selección argentina.

Haberse puesto la “celeste y blanca” no opaca su paso brillante en clubes como el Sporting de Lisboa, el Sevilla o La Coruna de España, con todos los cuales alcanzó títulos importantes. Tampoco sus inicios, a los 17 años, en Newell’Old Boys de Rosario.

Historia familiar                                                                             

Volvamos a sus fuertes lazos con Catamarca. Es que Aldo Pedro Duscher – a él nos referimos- es hijo de Clara Carrizo, integrante de una tradicional familia chacarera que, a su vez, está ligada con el más popular de los deportes.

Para ubicar a los lectores, debemos decir que Clara es hermana de Miguel “Oreja” Carrizo, “Mingo” Carrizo y el “Cholo” Carrizo, pero también tiene primos y sobrinos ligados al fútbol, como es el caso del profesor Mario Rubén Carrizo, todos con destacada actuación en Obreros de San Isidro, al que podríamos llamar “el club de la familia Carrizo”, como que entre sus socios fundadores figuras los abuelos de Duscher, esto es, doña María Vega (¿quién no la recuerda en la cancha de la Liga Chacarera alentando a su querido “azulgrana” de tantas tardes gloriosas?) y Valentín Carrizo.

Volviendo a la mamá de quien sería un valor internacional de grandes proyecciones, hay que decir que es una docente de méritos que se casó con quien lleva el mismo nombre del futbolista, quien ejerce hoy como director técnico en las inferiores del Sporting de Portugal.

Del matrimonio Duscher-Carrizo, además de Aldo Pedro, nacieron Verónica y Marcela, una de ellas pareja de un integrante de la familia Jalile, también con arraigo viejovallense. El círculo íntimo de Duscher hijo se completa con Valentino y Mateo, sus propios vástagos.

Las visitas a Catamarca

A pesar que gran parte de su vida, por razones profesionales, transcurrió en Europa, Duscher jamás olvida la tierra catamarqueña, a su madre y familiares.

De esta manera, cada tanto visita la provincia de la Virgen del Valle y toda la familia explota de emoción. Por cierto que la pasión deportiva está por encima de todo y nunca falta el picado familiar, al que llegan algunos allegados al fútbol local.

Aparte de la obligada visita a Catamarca, su madre nos cuenta que Aldo tiene sus emprendimientos privados en el sur de la Argentina, pero por nada del mundo piensa abandonar su ligazón al fútbol, actividad que le dio todo.

Es por ello que ha cambiado los cortos por el buzo de técnico. Recibió el título por parte de la Asociación de Técnicos del Fútbol Argentino e hizo su primera experiencia en Belgrano de Esquel, durante uno de los torneos federales que organiza la AFA. Actualmente, lo repetimos, conduce los destinos del departamento juvenil del Deportivo La Coruña, la primera institución que le abrió los brazos en Europa. Allí jugó con el “Turu” Flores y el actual seleccionador nacional, Lionel Scaloni.

De los recuerdos futbolísticos que más se recuerdan en la familia catamarqueña de Duscher se destacan su gran ciclo en los seleccionados nacionales que dirigía José Pekerman y de su participación en el plantel que, sin jugar efectivamente, disputó el mundial de Alemania 2006.

Como anécdota saliente sobresale el partido que disputaron Argentina e Inglaterra en Wembley, donde Aldo Pedro –sin intención de hacerlo- terminó fracturándole el dedo del pie al astro del Manchester United, David Beckham.

“El partido de las estrellas”

Que el nieto de doña María –furiosa hincha de Obreros- se codeó con lo más granado del fútbol mundial, lo da el hecho de haber sido invitado a disputar en el año 2005, en el Estadio Único de La Plata, el denominado “Partido de las Estrellas”, que reunió a valores de la talla de Juan Román Riquelme, Diego Simeone, Juan Sebastián Verón y dos figuras que asomaban como futuras estrellas: Lionel Messi y Sergio “El Kum” Agüero. Entre ellos estuvo Duscher, como lo muestra una de las fotos de este espacio. El momento más emocionante de aquel acontecimiento deportivo fue el ingreso a la cancha del más grande de todos: Diego Armando Maradona.

Finalizamos esta nota con un pensamiento de Carlos Salvador Bilardo y un agradecimiento.

Vamos a la “bilardista” frase. “Sin éxitos no hay prestigio. Hay que ganar, ganar con resonancia. Partidos de Liga, amistosos, finales afuera y adentro. Hay que viajar, estar en estado y correr para prevalecer y prevalecer para ganar. Viene el dinero, más dinero genera más responsabilidades, más partidos, más giras, más golpes, menos discusiones por la formación de equipo, mucho más afán paran corregir fallas. Sudando. Poniendo el alma en cada jugada. Todo esto lo he tomado como una norma sagrada”.

Todo esto, Duscher parece haberlo tomado al pie de la letra. Fue un triunfador en el fútbol, en la vida y un verdadero embajador catamarqueño por tierras lejanas. Como, o más que Daniel “El Cata” Díaz o Guillermo “Pucho” Reynoso.

Finalmente va el agradecimiento. Vaya para la mamá de Duscher, que nos abrió la puerta de su casa, en Valle Viejo, para contarnos la trayectoria de su hijo. Lo mismo para su primo hermano, profesor Mario Rubén Carrizo, que nos acompañó en la construcción de esta nota y a toda la familia Carrizo.

Angel Orlando Arréguez

DNI 7.715.735

Maradona, Kum Agüero, Messi y varias figuras más durante el Partido de las Estrellas. Duscher, a la derecha de De Micheli.

Año 1997. Aldo debuta en Newell’ Old Boys. Desde la izquierda, el segundo entre los parados. Lo acompañan Diego Crosa, Hernán Franco, Ignacio González, Facundo Quiroga, Acevedo, Saldaña, Liendo Pavlovich, Quintana y Fagiani.

Con su madre catamarqueña, Clara Carrizo, que vive en Valle Viejo.

Aldo Duscher posando junto al autor de la nota en una de sus visitas a la provincia.

Con la camiseta de la selección nacional. El último entre los jugadores hincados. Un equipo con varias figuras: Scaloni, Abonddancieri,  Burdisso, Cambiasso, Maxi Rodríguez y Clemente Rodríguez, entre otros.

Duscher integró casi todos los seleccionados nacionales. Desde la categoría menor a la selección mayor.

Con la camisola del Sevilla deja en el camino a Andrés Iniesta,

El Sporting de Lisboa, el mismo que adquiriera a Teo Gutiérrez o el “Huevo” Acuña, fue su primer club europeo.

En La Coruña estuvo siete años. Allí realizó una campaña excepcional.

UNA GRAN TRAYECTORIA

Aldo Duscher nació en Chubut el 22 de marzo de 1979. En la Argentina se lo conoce por sus destacadas actuaciones en N.O.Boys (1997-1998), donde debutó a los 17 años.

Su primera gran transferencia fue a Portugal, requerido por uno de los grandes de aquel país, el Sporting (los otros son Benfica y Porto). Allí ganó un campeonato de la Liga y la Copa de Portugal y jugó desde 1998 al 2000.

Su pasó por España fue igualmente exitoso. Logró con La Coruña (hoy milita en la “B”) una Copa del Rey, dos Supercopas de España y durante varios años (del 2000 al 2007) le peleó la Liga a equipos como el Barcelona, el Real de Madrid o el Atlético. Jugó en este equipo nada menos que 142 partidos de la Liga y 34 de la Liga de Campeones (hoy Champions Leage)

Antes de saborear un nuevo título, del 2007 al 2008, Duscher defendió al Racing de Santander.

Años más tarde volvería a ganar la Copa del Rey, esta vez con Sevilla (2008 al 2010) e inmediatamente consigue la Copa Cataluña con la camiseta del Español.

Después de los éxitos europeos (su último club fue el Español de Barcelona, del 2010 al 2011) y su paso triunfal por los seleccionados nacionales de la Argentina, militó en el fútbol ecuatoriano (Barcelona), en Chipre (Enosis Neón Paralimni) y Grecia (Veria Fútbol Club).

75%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
25%
Indiferencia

Comentarios

Otras Noticias