El relato de los jóvenes que estudian, se alimentan y se alojan sin costo

Son estudiantes de distintas carreras que cursan en la UNCa. Hablaron de su experiencia personal y de la posibilidad que les brinda la Fundación Sí con la residencia.
lunes, 08 de octubre de 2018 · 10:25

Por estos días, 19 jóvenes del interior provincial y de otras provincias viven y comparten la residencia gratuita para alojar a jóvenes de zonas rurales del interior, que pertenece a la ONG Fundación Sí (Sede Catamarca).

En la casa, ubicada en el centro de la Capital, abrió sus puertas en 2016 y allí los estudiantes pueden acceder a diferentes servicios de manera gratuita. Lo mismo ocurre con la alimentación, el material de estudio y el alojamiento.

El Esquiú.com, visitó la residencia para conocer a los pibes que quedaron seleccionados en las entrevistas que la fundación realiza a los postulantes para luego determinar quiénes serán los beneficiados.

Cabe mencionar que esta oportunidad está disponible para quiénes no pueden acceder económicamente a una educación superior, y lo que ella implica.

Jezabel (19) es oriunda de Santa María y llegó a la residencia este año. Estudia Ingeniería en Paisajes en la UNCa y aseguró que va “llevando bien” su carrera. “Es muy lindo este ambiente en el que estoy viviendo. La universidad es lo mejor que me pudo pasar”, dijo.

También señaló que está adquiriendo “muchos conocimientos” y su facultad “es como una familia”.

En otra instancia, comentó que “si no tenía esta oportunidad, mi familia es de escasos recursos, ni pensar, ni haciendo magia iba a poder acceder a esta educación. Un día vi la oportunidad en Facebook, me arriesgue, contacté con Emiliano (por Mancilla, el encargado de la Fundación Sí en la provincia) y me ayudó”.

Jezabel quiere “cumplir mis sueños, ayudar a donde yo vivo (Santa María) y a mi familia, que es lo principal”.

Melisa (18) es de Andalgalá y estudia la Licenciatura en Geología. También ingresó este año a la casa y señaló que “primero era difícil alejarme de mi familia y todo, pero después me fui acostumbrado un poco a la adaptación con los chicos nuevos. Éramos todos desconocidos y ahora somos todos una familia. Todo va tomando forma”.

En cuanto a la carrera, indicó que “se me complicó en algunas materias, y acá en la Fundación me pusieron profesora particular para salir adelante, para que me vaya bien”.

“Tengo mi hermana acá también, que entró el año pasado y me puedo aferrar a ella, no me sentí tan lejos de la familia”, expresó cuando fue consultada por su familia.

Con relación a la importancia que tiene esta posibilidad de estudiar sin costos, dijo: “Fue muchísima la importancia. No vengo de una familia bien económicamente. Mi opción era o entrar acá o arriesgar a trabajar y estudiar. Mi sueño era estudiar Geología, cosa que allá (en Andalgalá) no se me daba más que un profesorado y estaba muy entusiasmada, quería seguir la Universidad. Quería poder estudiar y se me presentó esta oportunidad”.

Isaías (20) es jujeño y cursa Ingeniería en Minas. Luego de egresar en la secundaria, decidió trabajar y estudiar simultáneamente en su provincia “pero se me complicaba, coincidían los horarios”. Por este motivo, renunció al sus tareas laborales.

Más tarde, “una señora me dijo si no quería seguir estudiando, que la Fundación Sí me podía ayudar. No sabía si era verdad. Había llenado el formulario, después fuimos a hacer la entrevista que era en Salta, ella me llevó (la señora). Después de ahí me llamaron, (le dijeron) que había entrado y no volví a trabajar”.

El joven de Jujuy aseguró que le costó “un poquito” adaptarse y la ciudad. También comentó que ve a su familia en las vacaciones. Sobre la chance de estudiar y poder habitar la residencia de la Fundación Sí, remarcó que “ayuda mucho, estoy agradecido”.

Cinthia (19) es de Santiago del Estero y estudia la Tecnicatura en Hemoterapia. Ella quería ingresar en la residencia de Córdoba, pero Catamarca apareció en su camino.

“Fui a Córdoba a hacer la entrevista, pasó un tiempo y me llama Manuel (Mancilla) y me dice que quedé acá. Estaba indecisa en venir o no porque iba a estudiar a Córdoba o no estudiaba directamente, pero mis viejos me dieron el chance de que esté en una (Universidad) privada en Santiago del Estero, pero para pagar una privada era muchísimo. Y acepté venir acá”, destacó.

Cinthia, por su parte, ya pudo realizar su primera practica profesionalizante. “La semana pasada conocí el Banco de Sangre, fui al Hospital (San Juan Bautista) a una clase de esterilización, estuvo bueno”, relató.

88%
Satisfacción
7%
Esperanza
4%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Otras Noticias