Papa Francisco: Unos pocos celebran banquetes espléndidamente y muchos no tienen pan

martes, 25 de diciembre de 2018 08:30
martes, 25 de diciembre de 2018 08:30

El Papa Francisco encabezó en el Vaticano la Misa de Gallo, con la que los católicos llegan a la Nochebuena y celebran el nacimiento de Jesús.

La ceremonia, que se transmitió en directo a todo el mundo, se desarrolló en la basílica de San Pedro y a poco de iniciada una feligresa leyó un fragmento del Libro de Isaías, uno de los profetas mayores de Israel.

Esta ceremonia fue iniciada por el papa Sixto III en la basílica romana Santa María Mayor, que contiene piedras de la gruta de Belén.

La grey católica ha adaptado la Misa de Gallo según sus costumbres, ya que algunos la celebran a la medianoche y en otros casos, como en el Vaticano, comienza a las 21.30 (hora local) y se extiende hasta casi concluir el día.

Durante la homilía, el papa Francisco habló de lo que llamó "la paradoja de nuestros días", cuando "unos pocos celebran banquetes espléndidamente y muchos no tienen pan para vivir".

Explicó también que "Belén significa 'casa del pan', y en esta casa el Señor convoca hoy a la humanidad, pues Él sabe que necesitamos alimentarnos para vivir. Pero sabe también que los alimentos del mundo no sacian el corazón". 

El obispo de Roma criticó que, sin embargo, "el hombre se convierte en ávido y voraz. Parece que el tener, el acumular cosas es para muchos el sentido de la vida". 

"Una insaciable codicia atraviesa la historia humana", lamentó el Papa. "Las paradojas de hoy, cuando unos pocos celebran banquetes espléndidamente y muchos no tienen pan para vivir", sentenció.

"El cuerpecito del Niño de Belén propone un modelo de vida nuevo: no devorar y acaparar, sino compartir y dar. Dios se hace pequeño para ser nuestro alimento. Nutriéndonos de él, Pan de Vida, podemos renacer en el amor y romper la espiral de la avidez y la codicia", explicó. 

"Comprendemos que lo que alimenta la vida no son los bienes, sino el amor; no es la voracidad, sino la caridad; no es la abundancia ostentosa, sino la sencillez que se ha de preservar", agregó Francisco.

"En Belén descubrimos que la vida de Dios corre por las venas de la humanidad. Si la acogemos, la historia cambia a partir de cada uno de nosotros", señaló. 

"¿Necesito verdaderamente tantas cosas, tantas recetas complicadas para vivir? ¿Soy capaz de prescindir de tantos complementos superfluos, para elegir una vida más sencilla?", preguntó el Papa.

9%
Satisfacción
54%
Esperanza
18%
Bronca
18%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

25/12/2018 | 16:20
#2
Este es un mensaje para seguir endureciendole el cuero a los ya vapuleados trabajadores... No está mal darse algunos gustos, pero los macristas católicos te quieren hacer creer que el pan dulce y la sidra son lujos. Son lujos también el aire acondicionado y las vacaciones, y las escuelas y las universidades... y podríamos seguir sin parar de enumerar a los lujos macristas
25/12/2018 | 11:51
#1
Me encanta ver a miembros de otras Iglesias recordar que Nochebuena es para celebrar el nacimiento de Jesús y no de comer, beber y abrir regalos. Francisco nos recuerda que la natalidad excesiva en hogares sin trabajadores preparados, NO LES ALCANZA PARA CELEBRAR CON BANQUETES. Y a muchos de nosotros, con escasos hijos y sueldos, tampoco nos alcanza para mucho. CELEBREMOS COMO PODAMOS EL NACIMIENTO DE JESÚS. No trasmitamos malas ondas...

Otras Noticias