Venezuela

Comicios clave para Chávez

Hoy se elige a 165 nuevos diputados en Venezuela.
domingo, 26 de septiembre de 2010 00:00
domingo, 26 de septiembre de 2010 00:00

Los venezolanos votan desde este domingo en unas elecciones legislativas que marcarán el retorno de la oposición al Parlamento, tras cinco años de monopolio oficialista, en una crucial jornada que medirá la adhesión al mandatario bolivariano Hugo Chávez, 12 años después de su llegada al poder.

La jornada se inició con toques de diana y lanzamiento de cohetes, una tradición de la política venezolana para convocar en esta oportunidad a unos 17,6 millones de personas habilitadas para votar en todo el país sudamericano.

Más temprano este domingo el caudillo, que lleva casi 12 años en el poder, llamó a votar masivamente asegurando que está en juego "el futuro" de Venezuela.

Marginados en 2005 por su propia voluntad de las elecciones parlamentarias, la oposición estuvo ausente todos estos años del debate legislativo en la unicameral Asamblea Nacional, donde la única oposición al proyecto de Chávez fue un pequeño grupo de disidentes. Por eso, las elecciones del domingo son cruciales tanto para el régimen, que apuesta a mantener al menos dos tercios de los 165 curules para continuar profundizando la llamada "revolución bolivariana", como para la oposición, que aspira a volver con fuerza al Parlamento para frenar el proyecto chavista.

El régimen se fijó el objetivo de lograr al menos dos tercios de los bancas (110 diputados), porcentaje que les permitiría aprobar sin obstáculos leyes orgánicas y designar a los titulares de los otros poderes del Estado, como al presidente del Tribunal Supremo de Justicia, contralor de la República o al Fiscal, entre otros.

"Por nocáut quiero que ganemos las elecciones", lanzó Chávez en un acto de cierre de campaña. "Y haremos que se respeten los resultados para seguir avanzando en la construcción del socialismo democrático de la Venezuela socialista", exclamó.

Desde Cuba, Fidel Castro, el gran aliado de Chávez, instó el sábado a los venezolanos a cumplir "con el deber sagrado" de votar "aún bajo rayos y centellas", refiriéndose a las fuertes lluvias que cayeron sobre el país, con el fin de "convertir el 26 de septiembre en una gran victoria".

Para estas elecciones no obligatorias, en las que están convocados a votar 17,6 millones de venezolanos, la oposición acude aglutinada en una heterogénea concertación de partidos, la Mesa de la Unidad Democrática, con la que logró presentar una sola lista de candidatos.

Los más recientes sondeos daban una ligera ventaja para el oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), lo cual le otorgaría automáticamente dos tercios de los escaños, o incluso mostraban un empate entre el chavismo y sus detractores.

Este año fue difícil para el caudillo, quien ya anunció que en 2012 aspirará a un tercer mandato. El país enfrenta una economía en recesión, una inflación de casi 30% acumulada en un año y una ola de violencia que sólo en 2009 dejó 19 mil muertos según cifras oficiales. Todos estos ejes han sido tomados por la oposición para construir su discurso electoral, mientras el gobierno asegura que en caso de que la oposición regrese al poder acabará con todos los programas sociales que ha implementado durante esta década.

Bandos irreconciliables, tanto oficialismo como oposición insistieron en llamar a los electores a votar y a respetar los resultados. "El domingo, temprano, todos a votar", insistió el mandatario, que sigue teniendo altas tasas de popularidad y ha perdido sólo una de las 14 elecciones que organizó su gobierno.
 

 

Fuente: Infobae

Comentarios