Tribunal Oral Federal de San Martín

Patti asistió en camilla a la primera jornada del juicio

Se lo juzga por delitos de lesa humanidad.
lunes, 27 de septiembre de 2010 00:00
lunes, 27 de septiembre de 2010 00:00

El ex intendente de Escobar Luis Patti comenzó ayer a ser juzgado por delitos de lesa humanidad, acusado de un homicidio agravado, nueve casos de secuestros ilegales y cuatro de tormentos en la última dictadura, en el primer proceso oral en su contra tras el fin de su carrera política, al ser detenido a raíz de la reapertura de la causa penal por estos hechos.
El ex comisario fue ingresado minutos antes de las once por una puerta lateral, en camilla, cubierto con una frazada y con sus ojos cerrados, al auditorio Hugo del Carril de la localidad bonaerense de José León Suárez, donde comenzó el juicio a cargo del Tribunal Oral Federal 1 de San Martín.
Además de Patti son juzgados el ex presidente de facto Reynaldo Bignone, el ex general Santiago Omar Riveros y el ex comisario de Escobar Juan Fernando Meneghini, quien fue jefe de Patti cuando éste se de-sempeñó con cargo de suboficial inspector en la seccional de esa localidad del norte bonaerense hasta 1977.
Los casos que se juzgan son el secuestro y asesinato en un simulacro de accidente de tránsito del ex diputado Diego Muñiz Barreto, y también de su secretario Juan José Fernández, quien escapó y dio testimonio de lo ocurrido antes de fallecer en el exterior.
También el secuestro de los jóvenes estudiantes secundarios y militantes Carlos Souto, los hermanos Guillermo y Luis D’Amico y Osvaldo Ariosti, este último liberado en 1978, y el secuestro y asesinato de Gastón Goncálvez, por el que a Patti se le imputa homicidio agravado.
 

Apenas llegó la camilla con el acusado, la presidenta del tribunal Lucila Larrandart dio por iniciado el juicio con la lectura de la acusación fiscal elaborada en la instrucción por Jorge Sica, en una sala colmada por militantes de organismos de derechos humanos que silbaron brevemente el ingreso de Patti al recinto.
Rodeado de contados familiares, enfermeros y agentes penitenciarios, el ex comisario siguió así a un costado del escenario las alternativas de la lectura, donde se recordó la primera acusación en su contra por el asesinato con alevosía del joven Gastón Goncálves, secuestrado por un grupo que él integró y llevado a la comisaría de Escobar, donde fue torturado.
Consciente pero sin abrir los ojos en ningún momento, semitapado por guardias del Servicio Penitenciario y acompañado por enfermeros de una empresa de emergencias, que de a ratos le tomaban la presión y le hablaban al oído, Patti permaneció por la mañana tendido en la camilla hospitalaria, cubierto por una frazada gris de ribetes verdes y vestido de equipo de gimnasia y zapatillas deportivas.
Los jueces dispusieron que asistiera al juicio tras recibir la semana pasada un último informe médico que daba cuenta de buenas condiciones para estar presente, a pesar de continuar su arresto en la clínica Fleni para someterse a una rehabilitación, tras un accidente cerebro vascular posterior a una operación.
 

Tanto en el requerimiento de Sica como en el de los abogados querellantes por la familia Goncálvez, leído por la tarde, se aseguró que Patti tenía un “encono” particular con el militante y delegado gremial de Escobar, a quien había amenazado varias veces. Además se recordó, entre otras pruebas, que ya en democracia una empleada del cementerio de Escobar denunció amenazas directas del entonces intendente Patti, cuando quiso denunciar a la justicia que en el lugar había cuerpos enterrados como NN desde la dictadura.
La mujer que hizo la denuncia, Patricia Graciela Chu, fue echada del cementerio y el Equipo Argentino de Antropología Forense practicó los exámenes sobre restos hallados y se identificó así a Goncálvez. Las audiencias continuarán el jueves próximo y para mediados de octubre está previsto el inicio de las declaraciones testimoniales.
 

Comentarios