Histórico: después de casi 30 años, hoy termina la Promoción Industrial

Desde el Gobierno nacional y provincial se buscan soluciones alternativas a la pérdida del beneficio
domingo, 30 de diciembre de 2012 00:00
domingo, 30 de diciembre de 2012 00:00

Finalmente, la Promoción Industrial llega hoy a su fin después de casi 30 años de vigencia. Este régimen nace en base al Acta de Reparación Histórica del año 1973, firmada por la Nación con las provincias de Catamarca, La Rioja, San Juan y San Luis, para equiparar los desequilibrios de desarrollo de las provincias del país. Desde su puesta en marcha, la Promoción generó fuertes polémicas con provincias vecinas que se oponían al régimen.
En lo que respecta a Catamarca, el primer régimen promocional con aplicación local es el instituido por Ley Nacional Nº 20560 del 73 a través de su Decreto Regional Nº 893/74. La Ley Nacional de Promoción Industrial Nº21608 deroga la Ley anterior manteniendo en vigencia el Decreto Regional Nº893/74.
De esta manera, se contemplaban beneficios impositivos por diez años en escala cuya suma es por el 985% del impuesto a tributar para las empresas industriales que se localicen en las provincias de La Rioja, San Luis y Catamarca, que fueron constitutivas de la Región Geoeconómica del Acta de Reparación Histórica. En ese momento, se radican cuatro empresas con una inversión de US$ 150 millones y una ocupación comprometida de 931 personas, duplicando la ocupación industrial existente en la provincia
Posteriormente, la Ley Nacional de Desarrollo Económico Nº 22702 de diciembre de 1982 extiende para las provincias de Catamarca y San Luis el régimen promocional de la Ley Nº22021 aprobada en junio del 78, que alcanzaba únicamente a la provincia de La Rioja. Instrumenta de esa forma un régimen especial de beneficios impositivos por quince años en escala decreciente cuya suma es por el 1100% del impuesto a tributar, para la radicación de capitales orientados al sector industrial, agropecuario y turístico con dos objetivos fundamentales.

El Decreto 804/96
El Decreto Nacional Nº804 de junio del 96 es el que actualmente está vigente y representa los beneficios que tienen hoy las empresas promocionadas.
Este decreto dispuso las condiciones para la validez, a los efectos promocionales, de reformulaciones y modificaciones de proyectos y de reorganizaciones de empresas promovidas
El decreto permitió recuperar los costos fiscales de proyectos industriales no ejecutados para asignarlos a empresas existentes logrando nuevas inversiones.
El beneficio promocional en escala decreciente está previsto desde 1977 a 2012. Por tal razón se indica el día 31 de diciembre de 2012 como el final de la Promoción industrial. No obstante eso, no es una fecha representativa para todos los proyectos industriales incorporados al sistema, ya que depende de la fecha de la puesta en marcha de cada proyecto en particular.

Restricciones a la promoción

La Promoción Industrial tuvo algunas restricciones desde su puesta en marcha. En ese sentido se puede nombrar la Ley Ómnibus Nº23658, que instituye un Régimen de Sustitución de Beneficios Promocionales mediante la utilización de Bonos de Crédito Fiscal, y suspende el otorgamiento de nuevos beneficios de carácter promocional para proyectos industriales del año 1988, haciendo que la vigencia efectiva de la Ley 22702 (previó un horizonte objetivo teórico de quince años) se limitara únicamente a cinco.
Posteriormente, está el decreto Nacional Nº2054/92 que reglamenta el Régimen de Sustitución de la Ley 23658, haciendo operativo el nuevo sistema de utilización de beneficios, instrumentando la cuenta corriente computarizada administrada por AFIP, en la cual se les acreditan los Bonos de Crédito Fiscal a las empresas promocionadas, e instrumenta un Régimen Optativo de Desvinculación del Sistema de Promocional Industrial.
Por último, se encuentra la Ley de Emergencia Económica 23697. En su Art. 5º, contempla la suspensión del 50% de los beneficios de carácter promocional contemplados, entre otras, por la Ley 22702.
 

La situación actual

En la actualidad y por la aplicación del Decreto Nº804/96 que se enmarca en la situación actual de la promoción industrial en la Provincia de Catamarca, existen 74 proyectos aprobados, de los cuales 70 son empresas.
Por otra parte, existen 50 proyectos en funcionamiento de los cuales hay 46 empresas.
Los proyectos en actividad sin cuenta corriente computarizada son cinco y los proyectos sin actividad actual son en total tres.
Por último, existen 16 proyectos sin puesta en marcha.

Trabajo nacional y provincial

Más allá de que hoy finaliza la Promoción, tanto desde el Gobierno provincial como desde el nacional se viene trabajando hace tiempo para contrarrestar los efectos del fin del régimen.
En ese sentido, la gobernadora Lucía Corpacci había destacado la vocación de su gobierno de “acompañar y dar apoyo a las empresas industriales catamarqueñas, aunque no sea a través del mismo régimen”.
La subsecretaria de Promoción de Inversiones, Liliana Álvarez, se refirió a las posibles herramientas que podría implementar la Provincia ante la inminente caída del beneficio de la Promoción Industrial.
En ese sentido, la funcionaria dijo que para 2013 se presupuestaron 500 nuevos puestos de trabajo dentro del Programa de Mejoramiento de la Competitividad y Programa del Empleo.
Posteriormente, Álvarez destacó que la Provincia “tiene regímenes promocionales provinciales que suponen la exención de ingresos brutos, del impuesto inmobiliario, de impuesto a los sellos, según el perfil del proyecto y para acceder a ellos deben pasar por la Subsecretaría, donde se hace un análisis de la situación de la empresa”
Asimismo, manifestó que “más allá de esto, también están todas las líneas de financiamiento que se están abriendo desde el Ministerio de Producción”.

Consecuencia de la no continuidad

Según la UICA, la no continuidad del régimen de promoción industrial implica que las empresas “pierden incentivos que compensan las denominadas deseconomías de localización, que representan sólo el costo de flete, más seguros y custodia, lo que está calculado en alrededor 120 millones al año para 50 empresas promovidas, incidiendo fuertemente en la competividad de las mismas”
Ante esta situación, la UICA “puede suceder la generación de una marcada desocupación, no sólo muy costosa de absorber, sino también tarea dificultosa al tratarse en casi un 90% de mano de obra calificada. A la vez que resentiría notablemente el mercado del consumo local, con su efecto dominó sobre la actividad económica local, deteriorando marcadamente el equilibrio y la paz social general”.
Producto Bruto Geográfico

A inicios de la década del 80, la participación de la Industria Manufacturera en el P.B.G. provincial era del orden del 13,63%, para pasar a ser del orden del 24% en el año 1990, como resultante del desarrollo industrial, como consecuencia de la Ley de Promoción Económica.
Aún hoy, teniendo en cuenta la importante participación de la explotación y actividad minera en la provincia, la actividad industrial tiene una participación mayor en el P.B.G. que los valores de referencia antes de la promoción.
 

El impacto en la mano de obra

De acuerdo con el informe elaborado por la Unión industrial de Catamarca y según valores estadísticos, la mano de obra comprendida por la actividad industrial (exceptuando panaderías, talleres mecánicos, soderías, etc.) en la década del 70, no superaba las 500 personas.
Cuando la promoción industrial se inicia en la provincia de Catamarca durante la década del 70, por intermedio del Decreto. Regional Nº 893/76, la mano de obra en la actividad industrial pasó a aproximadamente 1.500 operarios.
Posteriormente, en la década del 80, se sanciona la Ley Nacional Nº22.702, y la mano de obra crece casi exponencialmente hasta los 8.120 operarios. Cabe destacar que la mano de obra industrial crece entre el año 1974 y el año 94 en un 340 por ciento.
Por otra parte, durante la década del 90, debido a la inflación, la hiperinflación, la política monetaria, e incluso la supresión parcial de los beneficios por un lapso de 2 años, la mano de obra decae a 4.500 operarios.
A fines de esa década, se sanciona el Decreto Nacional Nº804/96, y la actividad industrial vuelve a crecer para afirmarse durante el período actual e involucrar a aproximadamente 5.500 operarios permanentes y 1.200 temporarios.

Valor promedio de los salarios

El valor promedio del salario operario industrial mensual, exceptuando las cargas sociales, es del orden de los $ 4.000 por mes, lo que significa un aporte de $286 millones por año, considerando sólo el empleo permanente.
Por otra parte, la relación entre Costo Fiscal Real/Puesto de trabajo (sólo el permanente) implicaría teóricamente que a la Nación le costó cada puesto de trabajo aproximadamente unos $697 por mes.

Costo fiscal de la Promoción
Por último, el Costo Fiscal Anual Promedio generado por las actividades industriales comprendidas en el Decreto Nacional 804/96, a partir del año 1997, y hasta la fecha, es del orden de $46 millones al año.
 

Comentarios

Otras Noticias