Aseguran que la sequía afectará la calidad de la vid tinogasteña

domingo, 30 de diciembre de 2012 00:00
domingo, 30 de diciembre de 2012 00:00

La falta de lluvia ha comenzado a afectar seriamente los cultivos, principalmente los estacionales, que requieren de mayor cantidad de agua, pero también los anuales, como los grandes sembradíos de vid, ya que a esta altura del año las plantas definen el tamaño y calidad de los granos de uva para la próxima producción.
Sin existencia de registros de precipitaciones en lo que va del año, y por otro lado con temperaturas que han superado en primavera los 44 grados, las condiciones climáticas crearon la real necesidad de mayor cantidad de agua para los cultivos que, por el contrario, están siendo regados cada 50 días aproximadamente.
Desde el Servicio Meteorológico Nacional, se confirmó que en el departamento llovió de manera irregular, pero muy poco en distritos como Banda de Lucero, San José, Copacabana y Costa de Reyes. No obstante, en todo el centro la sequía es más pronunciada con respecto a otros años, que para esta época ya habían percibido las primeras lluvias estacionales. De hecho, el promedio anual de lluvias para esta zona es de 30 ml y este año no ha superado los 2 ml, registro sumamente bajo y con consecuencias directas sobre la vegetación.
El intendente de Riego, Juan Carlos Legarralde, dijo que a falta de lluvias, el caudal de agua disminuyó considerablemente. “Bajó el caudal de agua de riego y estamos teniendo problemas, porque en vez de que un productor riegue su finca con un turno en 20 horas, ahora está requiriendo de más tiempo. Eso nos hace demorar la vuelta del turnado entre 40 a 50 días”, señaló.
Una de las medidas que se ha adoptado es precisamente no distraer lo que le llaman “chorros de agua” por fuera del turnado. Se entrega todo el caudal a quien le corresponde sin ningún desvío para un mejor aprovechamiento varietal.

Comentarios