Desagravio y reparación por la profanación del Santísimo

Los laicos, expresaron en un docuemnto el profundo dolor por la profanación del Santísimo Sacramento.
jueves, 21 de febrero de 2013 00:00
jueves, 21 de febrero de 2013 00:00

Durante una conferencia de prensa concretada esta mañana en dependencias del Santuario y Catedral Basílica de Nuestra Señora del Valle, los laicos de distintos movimientos e instituciones de la Diócesis de Catamarca dieron a conocer un documento referido a la profanación sufrida el miércoles 30 enero en la Capilla del Buen Pastor, e invitaron al acto central de reparación, que tendrá lugar el viernes 22 de febrero a las 20.00, en el altar mayor de la Catedral Basílica.

Acompañados por varios miembros de movimientos e instituciones laicales, los encargados de brindar los detalles fueron el Ing. Adolfo Agüero, el Lic. Alberto Segura y la Sra. Laura Díaz de Bustamante, quienes comentaron el origen del documento, indicando que “responde a la inquietud, al dolor, a la pena que causó la profanación que sufrió la Capilla de las Hermanas del Buen Pastor. Viene a ser la gota que colmó el vaso, porque ya se hicieron muchas profanaciones en Catamarca, y hablando con muchos católicos en la calle coincidíamos en el sentimiento de mucho dolor, como que hubieran insultado a nuestros padres. Comenzamos a reunirnos muchos católicos a expresar ese dolor como un movimiento espontáneo de reparación, de desagravio al Maestro Jesús, a nuestro Dios”.

El documento “Al pueblo de Dios que peregrina en Catamarca” expresa: “Los laicos comprometidos en esta Iglesia particular de Catamarca queremos expresar públicamente el profundo dolor que nos agobia por la profanación del Santísimo Sacramento producida el día miércoles 30 de enero en la Capilla del Buen Pastor. La presencia viva de Dios que en forma perpetua estaba allí, esperándonos en todo momento, hoy ya no está. Manifestamos que nos sostiene la esperanza de que Dios, rico en misericordia, permitió ser humillado nuevamente en Catamarca, como lo fue en El Calvario, para que tal vez tomemos conciencia de otras formas cotidianas de profanación como son la indiferencia, la tibieza y la falta de fe y amor”.

Asimismo, indica que “la Eucaristía es el tesoro más preciado de la Iglesia. En Ella está real, vivo y permanentemente presente el Señor, Dios y hombre verdadero… Para nosotros, católicos, la adoración al Señor en el Santísimo Sacramento es el momento más precioso y sagrado. Nos arrodillamos frente a Él con toda nuestra pequeñez y miseria, reconociendo en su grandeza, su amor incondicional e infinita misericordia porque Él es el Camino, la Verdad y la Vida”.

Acto de desagravio en la Catedral

En otro párrafo afirma que “el robo de la Custodia, el Sagrario, los Copones y la extracción de la Eucaristía configuran una grave profanación del Santísimo Sacramento, que hiere las más profundas convicciones religiosas de la grey católica”. Por ello “como actos de desagravio participemos con mayor devoción de la Cuaresma y la Semana Santa, y de la Santa Misa y posterior Vía Crucis, que se realizará el viernes 22 de febrero a las 20.00 en la Iglesia Catedral, en reparación”.

Asimismo, invitan a adorar al Señor, todos los días en la Capilla del Santísimo Sacramento de la Catedral Basílica a las 9.00 y 18.00.

También manifestaron que es intención poner nuevamente en funcionamiento la Capilla de la Adoración Perpetua, con el aporte de todos los cristianos de Catamarca. “Que en cada pedacito de esa Capilla esté también presente un pedacito de nuestro corazón, sentimiento, pensamiento y amor en esa adoración perpetua que le hacemos a nuestro Señor Jesucristo. Esa es nuestra intención. Reparar y poner en funcionamiento la capilla significa también trabajar sobre la seguridad y otros detalles”.

DOCUMENTO TEXTUAL

Al pueblo de Dios que peregrina en Catamarca

Los laicos comprometidos en esta Iglesia particular de Catamarca, queremos expresar públicamente el profundo dolor que nos agobia por la profanación del Santísimo Sacramento producida el día miércoles 30 de enero en la Capilla del Buen Pastor. La presencia viva de Dios que en forma perpetua estaba allí, esperándonos en todo momento, hoy ya no está.

Manifestamos que nos sostiene la esperanza de que Dios rico en misericordia, en quien creemos y por quien existimos, permitió ser humillado nuevamente en Catamarca, como lo fue en El Calvario, para que tal vez tomemos conciencia de otras formas cotidianas de profanación como son la indiferencia, la tibieza y la falta de fe y amor.

El centro de nuestra fe es Cristo Jesús, quién donó su vida por todos nosotros y nos regala su cuerpo, sangre, alma y divinidad. Se encuentra vivo y presente en la Eucaristía, hasta el fin del mundo. La Eucaristía es el tesoro más preciado de la Iglesia. En Ella está real, vivo y permanentemente presente el Señor, Dios y hombre verdadero.

En la Hostia consagrada Dios mismo sale a nuestro encuentro, nos llama, nos espera, nos regala su compañía, su consuelo… y se ofrece como comida para unirse a nosotros. Él es el único Pan que nos sacia, alimenta y da paz a nuestra vida.

¿Por qué los cristianos católicos adoramos al Santísimo Sacramento?

Para nosotros, católicos, la adoración al Señor en el Santísimo Sacramento, es el momento más precioso y sagrado. Nos arrodillamos frente a Él con toda nuestra pequeñez y miseria, reconociendo en su grandeza, su amor incondicional e infinita misericordia porque Él es el Camino, la Verdad y la Vida.

Adoramos, alabamos y peticionamos al Señor de nuestra vida, al Rey de reyes; y en cada encuentro le entregamos junto al pedido de nuestras necesidades, todo nuestro amor, lo que somos y tenemos, todo nuestro ser.

El Papa Benedicto XVI nos recuerda que: “La adoración es un reconocimiento lleno de gratitud, que parte del corazón y que requiere todo el ser, porque, sólo adorando y amando a Dios sobre todas las cosas el hombre se puede realizar plenamente”.

Cada encuentro es oración de alabanza y de glorificación a Dios. Nos unimos a Él en espíritu y verdad. Ante su presencia amorosa recibimos innumerables gracias, y su luz penetra en nosotros obrando en nuestros corazones y transformando nuestras vidas.

Desagravio y Reparación: el robo de la Custodia, el Sagrario, los Copones y la extracción de la Eucaristía configuran una grave profanación del Santísimo Sacramento, que hiere las más profundas convicciones religiosas de la grey católica. Como actos de desagravio participemos con mayor devoción de los actos de Cuaresma y Semana Santa y de la Santa Misa y posterior Vía Crucis, que se realizará el viernes 22 de febrero a las 20.00 en la Iglesia Catedral en reparación.

Asimismo invitamos a adorar al Señor, todos los días en la Capilla del Santísimo Sacramento de la Catedral Basílica a las 9.00 y 18.00.

En este Año de la Fe propuesto por el Santo Padre, y Año de la Juventud adoptado por la misión permanente a nivel diocesano, meditemos y hagamos crecer en nuestros corazones las verdades inscriptas en el Credo Niceno-Constantinopolitano.

Recordemos con esperanza y confianza lo que dijo Jesús: “Estaré con ustedes todos los días hasta el fin del mundo”.

Como hijos de Dios ocupemos el puesto que el Señor nos ha señalado.

¡Nada de volver la cara atrás!

¡Nada de cruzarse de brazos!

¡Nada de estériles lamentos!

“Y aunque todos te abandonen… yo no, Señor” (Beato Manuel González, UNER).

Comentarios