CRISIS

En lo que va del año se perdieron medio millón de puestos de trabajo

lunes, 03 de diciembre de 2018 10:58
lunes, 03 de diciembre de 2018 10:58

El número estremece pero no sorprende. Las fábricas que cierran, las suspensiones en la industria, la caída en la obra pública, los acuerdos salariales a la baja perfilan un marco de recesión en donde sostener los niveles de empleo resulta imposible. La política del déficit cero tiene como resultado concreto una recesión que ya comenzó y que nadie se anima a pronosticar cuándo ni de qué manera terminará.

De agosto a septiembre se perdieron 28.900 puestos, en tanto que los primeros nueve meses del año la destrucción de empleo alcanzó los 202.700 puestos. El cálculo que hacen en las organizaciones sociales y los sindicatos, avalados por distintas consultoras, multiplica por tres la cifra al incorporar a los trabajadores informales. Así las cosas, se podría estimar que en lo que va del año se perdieron un total de 600 mil empleos. Claro que la estimación no llega a mensurar la cantidad de jóvenes que durante el 2018 se quisieron incorporar al mercado laboral.

En ese marco la CGT tiene decidido no modificar su postura antes de fin de año. La fractura interna y el acuerdo de la cúpula de la CGT representada por Héctor Daer y Carlos Acuña hacen que las posibilidades de defensa de salario quede supeditado al poder de fuego de cada gremio. En diálogo con La Nueva Mañana uno de los hombres más importantes de la CGT, que pidió reserva, explicó: "Esto va a ser así ahora y gran parte del año que viene. El gremio que tenga espaldas va a resistir y mantendrá sus condiciones. Los gremios que no la tengan van a terminar de rodillas". El diagnóstico del experimentado dirigente sindical es crudo pero certero y se comparece con los acuerdos alcanzados por Camioneros y Petroleros en comparación con los Estatales o los empleados de las textiles.

De acuerdo a los datos del Ministerio de Producción y Trabajo, los únicos sectores que tuvieron una dinámica positiva fueron los monotributistas (4.900) y los trabajadores de casas particulares (1.700). Por el contrario, se evidenciaron retrocesos en autónomos (-1.200), asalariados del sector público (-4.600) y especialmente asalariados del sector privado que tuvieron un retroceso mensual de 29.000 trabajadores, que coloca a septiembre por debajo de los índices de 2015 y 2017.

Como agravante, las ramas más perjudicadas fueron justamente las cinco con mayor participación en el empleo total. Nuevamente, la industria manufacturera lidera ese ranking con una baja de 9.300 puestos, seguida por el comercio (7.900) y la construcción, sector que poco a poco refleja el parate de la obra pública mostrando por primera vez una caída interanual de 4.100 empleos.

A nivel geográfico, las provincias más beneficiadas en términos interanuales fueron Neuquén (5,4%), Tucumán (3,6%) y Jujuy (2,6%), mientras que los peores resultados se observaron en Catamarca (-6,8%), Formosa (-5,5%) y Chaco (-4,6%).

El marco empeora cuando se revisa el promedio salarial. La inflación desbocada y el cierre de paritarias a la baja produjeron, según los datos del Ministerio de Producción y Trabajo, que la mitad de los trabajadores del sector privado tiene ingresos por debajo de la línea de pobreza medida en relación a la Canasta Básica Total (CBT).

Según los datos del Sistema Integrado Previsional Argentino del mes de septiembre la mitad de los trabajadores registrados ganan $21.102,75. De esta manera el salario neto de esta porción de los trabajadores queda por debajo de la Canasta que mide el Indec para una pareja con dos hijos.

El contexto de recesión también complejiza los acuerdos paritarios ya firmados. Por ejemplo, los empleados de Comercio lograron actualizar su paritaria (completar un 40% durante el primer semestre del año próximo) y sumarse al bono acordado entre la CGT y el Gobierno. Sin embargo, una gran parte de las PyMES no puede afrontar el bono y los supermercados, las grandes cadenas de electrodomésticos se niegan a pagar el aumento acordado para los primeros meses de 2019.

En una situación similar se encuentran los trabajadores de las estaciones de servicio. El gremio representado por uno de los secretarios Generales de la CGT, Carlos Acuña, es uno de los que, siguiendo a pie juntillas lo firmado en el ministerio de Trabajo, le comunicó a sus afiliados que cobrarían el bono de fin de año. Sin embargo las empresas se niegan a pagarlo y señalan la baja en la venta de combustible como la razón para no poder hacer frente al pago extraordinario.

En ese contexto complejo, en el cual los acuerdos comienzan a incumplirse y la CGT deja a cada uno de los gremios librados a su propia suerte, los sindicatos del transporte comienzan a tomar un rol importante. En esa frecuencia hay que leer, no como única arista pero sí como factor determinante, el conflicto reciente con los gremios aeronáuticos y la amenaza del sindicato de maquinistas de dejar de trabajar los feriados nacionales.

El mayor crecimiento interanual porcentual se da en:

Neuquén: 5,4%

Tucumán: 3,6%

Jujuy: 2,6%

Mendoza: 0,7%


La variación acumulada de los últimos 12 meses presenta los mayores incrementos en:

Santiago del Estero: 5,7%

Neuquén: 4,5%

Tucumán: 3,8%

Jujuy: 3,0%


Las mayores reducciones se observan en:

La Rioja: -5,6%

Santa Cruz: -2,9%

Catamarca: -2,7%

San Luis: -2,1%

Fuente: La Nueva Mañana

Comentarios

03/12/2018 | 12:28
#2
Va bien tu plan siniestro mugricio de un desempleo alto para q te trabajen gratis para vos!! La revolución de la alegría jajaja lo votaron los boludos y nos jodemos todos!!!
03/12/2018 | 12:21
#1
CUANDO LES DIJERON QUE VENIAN POR TODOS (UDS TAMBIEN QUE QUERIAN EL CAMBIO)...VENIAN POR TODOS Y TODO....MANGA DE GILESSSS

Otras Noticias