la NASA

Construirán una base espacial en un asteroide

miércoles, 26 de diciembre de 2012 00:00
miércoles, 26 de diciembre de 2012 00:00

Desde hace algún tiempo se viene hablando de crear una nueva estación espacial situada en la cara oculta de la Luna, mientras que la empresa privada Planetary Resources quiere explotar los recursos mineros de los asteroides, pero... ¿Qué pasaría si se combinasen los dos proyectos? Científicos de la NASA planean capturar un asteroide de 500 toneladas, desplazarlo de su actual órbita y convertirlo en una estación espacial que sirva de puesto de avanzada para los viajes tripulados a Marte.
La Oficina de Ciencia y Tecnología de la Casa Blanca va a analizar este proyecto durante las próximas semanas, mientras se prepara para establecer en su agenda la exploración espacial para la próxima década, pero los casi dos billones de euros que costaría esta operación parece que van a ser un escollo infranqueable. Pero, de ser aprobada, sería la primera vez que la humanidad moviese un objeto celeste.
En un informe de viabilidad elaborado por la NASA y el Instituto Tecnológico de California (Caltech), los científicos describen cómo se realizaría esta captura del asteroide.
La “cápsula de captura de asteroides” se lanzaría a bordo de un viejo cohete Atlas V. Esta nave se encargaría de situar la roca espacial entre la Tierra y la Luna.
Una vez cerca, la “cápsula asteroide” quedaría anclada a la roca gracias a una bolsa de 15 metros de diámetro que envolvería el asteroide.
En ese momento, la nave encendería sus propulsores, con un propelente estimado de 300 kg, para detener el viaje del asteroide, para, posteriormente, remolcarlo hacia un punto gravitacionalmente neutral, el punto Lagrange L2.
Una vez situado en esta región espacial, se construiría en su superficie la estación desde la que se lanzarían los viajes con destino al espacio profundo.
El informe señala: “La idea de explotar los recursos naturales de asteroides se remonta a más de cien años, pero sólo ahora contamos con la tecnología para hacer esta idea una realidad”. Según este informe, esta idea surge gracias a tres acontecimientos clave: nuestra capacidad de descubrir y caracterizar un número de asteroides adecuados cercanos a la Tierra lo suficientemente pequeños para su captura, la capacidad de poner en práctica sistemas de propulsión eléctrica solar lo suficientemente potentes como para permitir mover el asteroide capturado, y el regreso de la humanidad a la Luna durante la década de 2020, que permitiría explorar y explotar los recursos del asteroide.
Aunque la NASA se ha negado a comentar este proyecto, ya que el comunicado señala que aún se encuentra en negociaciones con la Casa Blanca, cree que la tecnología que haría posible este proyecto estaría disponible dentro de diez o doce años.
Estas tecnologías también abrirían la posibilidad de explotar los recursos de otros asteroides. Muchos de ellos son ricos en hierro y podrían ser utilizados para la fabricación de nuevas estaciones espaciales, mientras que otros parecen ser ricos en agua, que se podría descomponer en hidrógeno y oxígeno para obtener combustibles.
A principios de este año Planetary Resources, una compañía de multimillonarios, como el excandidato a presidente de los EE.UU. Ross Perot y Schmidt de Google, junto a Larry Page y Eric entre sus inversores, señaló que planea obtener los recursos de asteroides cercanos a la Tierra dentro de diez años.
El proyecto coincidiría con la misión Osiris-Rex, que tiene previsto visitar en 2016 el asteroide 1999 RQ36, en el que recogería muestras para traerlas a la Tierra, algo que permitiría aumentar la comprensión sobre los asteroides, e incluso arrojar nueva luz sobre el origen de la vida en la Tierra.
El RQ36 1999 es el asteroide más accesible, aparentemente rico en moléculas orgánicas, del sistema solar primitivo, con un diámetro medio de unos 500 metros.
El hecho de que este asteroide sea rico en carbono, un elemento clave para las moléculas orgánicas necesarias para la vida, significa que podría explicar el origen de los componentes básicos para la vida en la Tierra.
La agencia espacial de los EE.UU. ha invitado a estudiantes de todo el mundo para proporcionarles un nombre más atractivo para 1999 RQ36. Un comité de la Unión Astronómica Internacional aprobará el nombre ganador.

Fuente: Espacio profundo.

Comentarios

Otras Noticias