Editorial

Informar es la clave

jueves, 02 de septiembre de 2010 00:00
jueves, 02 de septiembre de 2010 00:00

La aparición de un caso confirmado de meningitis, acompañado por la sospecha de que existen otros potenciales infectados; el estado de alerta declarado a nivel nacional por un brote de sarampión; el inminente regreso del calor, los mosquitos y el dengue, sumados a las preocupaciones que generan las afecciones respiratorias invernales, componen un cóctel difícil de asimilar.
Con temperaturas que varían más de 20 grados de un día al otro, la población se ve simultáneamente expuesta a toda clase de virus y bacterias, entre los que conviven riesgos de contraer enfermedades teóricamente identificadas con estaciones diferentes.
La población suele reaccionar en estos casos con posturas extremas, que van desde la alarma desproporcionada hasta la indiferencia, y en muchas ocasiones se percibe desconcierto ante las medidas que deben adoptarse para prevenir los contagios, y especialmente para proteger a los niños.
El caso del sarampión es un claro ejemplo, ya que se difunden indicaciones confusas, al cabo de las cuales no siempre queda claro quiénes deben vacunarse.
Como en toda tarea sanitaria, la educación es esencial, y para que ninguna enfermedad alcance niveles significativos de propagación, la clave es brindar masivamente información simple, concreta y precisa.
Mensajes sencillos y claros, como los que alguna vez se utilizaron en la campaña contra el cólera, son necesarios en estos momentos, para que la comunidad no entre en pánico ni subestime la importancia de los cuidados.
Porque como enseñan quienes trabajan en la atención primaria de la salud, la ignorancia puede ser tan peligrosa como un virus.

Comentarios

Otras Noticias