Editorial

Un día especial

El 7 de septiembre es una fecha que dejó muchas marcas en la sociedad catamarqueña.
lunes, 06 de septiembre de 2010 00:00
lunes, 06 de septiembre de 2010 00:00

El 7 de septiembre es una fecha especial para los catamarqueños, porque se recuerdan tres acontecimientos de naturaleza muy diferente, pero que a su modo impactaron en toda la sociedad.
Hace apenas seis años, se vivió el mayor terremoto que se recuerde en la provincia, con la particularidad de que no hubo víctimas fatales, hecho que muchos atribuyen a un milagro de la Virgen del Valle.
Hace ocho años, moría el artista popular Walter Olmos, un chico de origen humilde que había alcanzado la fama en forma meteórica, y encontró una muerte prematura mientras manipulaba un arma de fuego.
Y hace veinte años, salía de su hogar por última vez María Soledad Morales, la adolescente chacarera que apareció tres días después, brutalmente asesinada y mutilada, en un crimen que generaría el proceso más complejo y de mayor repercusión en la historia judicial argentina.
Tres acontecimientos para recordar y reflexionar. Tres episodios tristes, que se grabaron en la historia como un momento de pánico compartido; como el inexplicable final que malogró a un chico que parecía haber encontrado su revancha en la vida; y como el mayor escándalo político y social del siglo pasado, que lamentablemente trascendió en el tiempo el respeto y valor por la pérdida de una vida joven, irracionalmente agredida, que ante la magnitud de los acontecimientos posteriores quedó para muchos en un segundo plano.
Tres hechos que dejaron su marca en la sociedad, y merecen ser recordados, por las emociones y los afectos que movilizan.

Comentarios

Otras Noticias