La noticia de la semana

Déjalo ser

domingo, 19 de mayo de 2019 00:04
domingo, 19 de mayo de 2019 00:04

Por Mariano Fredes
 

“Leti t be” (Déjalo ser), es el famoso tema de The Beatles que nos da el título de la columna.

Días pasados se vivió una situación bastante particular en un partido de las divisiones inferiores de la Liga Catamarqueña de Fútbol, cuando un árbitro suspendió un partido porque el padre del jugador de uno de los equipos estaba insultando a su propio hijo. Al margen de aplaudir la decisión de este árbitro, el episodio nos deja una lección de la que tal vez ni el juez se dio cuenta en ese momento.

Muchas veces como padres queremos que nuestros hijos sean nuestro reflejo soñado, y en especial de aquello que quisimos y no pudimos ser. Muchas de las presiones que ejercemos sobres nuestros pequeños/as en actividades recreativas, se impulsan no sólo por las ganas de verlos triunfar, sino por canalizar nuestras propias frustraciones a través de nuestros pequeños.

Tenemos que entender que hasta cierta edad nuestros hijos tienen que realizar actividades recreativas y no competitivas. Tenemos que acompañarlos en la disciplina que elijan, sea cual sea, danza, fútbol, gimnasia artística, pintura, ajedrez... pero acompañarlos no significa presionarlos, sino todo lo contrario.

Muchas veces como padres creemos saber qué es lo mejor para nuestros hijos, y definimos la actividad recreativa para ellos, aunque en el fondo suele ser algo que a nosotros nos hubiese gustado practicar, o queremos que nuestros hijos sigan el camino deportivo que realizamos nosotros de pequeños. Es difícil a veces comprender que la mayoría de nosotros quiere que nuestra hija baile como no pudimos hacerlo nosotros o que juegue al fútbol como nosotros no pudimos.

Recordemos que alguna vez fuimos niños y algunos sufrimos inmensamente por no saber jugar bien al fútbol y ver a nuestro padre al costado de la cancha diciendo qué tenemos que hacer para hacer un gol, o no poder bailar como nuestra madre lo hizo de pequeña. Pensemos en ese chico que fuimos y lo que sufrimos, y ojalá podamos como padres entender que es una actividad recreativa y no una final del mundo.

Que lo más importante es acompañar a nuestros hijos, que disfruten de nuestra compañía como padres en un momento recreativo para ellos. Ya habrá tiempo de competir, pero cuando crezcan.

Volviendo al inicio de esta columna, repito el aplauso y todo el reconocimiento para este árbitro que nos dio un gran mensaje para todos los padres.

Pensando en los chicos, que ganen o pierdan no importa. Si pateando una media hecha un bollo se sienten Messi, que lo hagan. Déjalo ser… feliz.

85%
Satisfacción
3%
Esperanza
3%
Bronca
1%
Tristeza
0%
Incertidumbre
5%
Indiferencia

Comentarios

20/05/2019 | 06:20
#6
Totalmente cierto
20/05/2019 | 03:00
#5
Mariano Fredes, el mejor periodista de Catamarca lejos
19/05/2019 | 19:36
#4
Aveces queremos ser buenos padres pero nos equivocamos. Excelente editorial
19/05/2019 | 11:41
#3
totalmente verdad muy buena
19/05/2019 | 11:33
#2
totalmente verdad muy buena
19/05/2019 | 11:28
#1
Excelente!!!!!!
19/05/2019 | 11:19
#0
Muchas personas a veces intentan darle lo mejor a sus hijos, pero no pasa por lo material, hay una etapa donde lo mejor es acompañar y darle contención para evitar una frustración y si la hay....no es el fin del mundo. A los niños hay que darles oportunidades y dejarlos que crezcan ganando y perdiendo.. Feliz Domingo!
19/05/2019 | 10:35
#-1
Excelente editorial!

Otras Noticias