Editorial

Terapias

viernes, 06 de septiembre de 2019 00:13
viernes, 06 de septiembre de 2019 00:13

Los efectos que tiene la compañía de los animales sobre los seres humanos son indiscutibles, la propia historia lo demuestra desde sus inicios. Dado sus beneficios surgen las llamadas “terapias con animales” cuyas ventajas son físicas, sicológicas, educativas y sociales.


A lo largo de la historia los animales han ayudado al ser humano de diferentes maneras. Una gran variedad de referencias históricas avalan este hecho. Ya en tiempos de la Antigua Grecia existían perros terapeutas; durante el siglo IX en Bélgica se aplicaba la llama Terapia Natural donde los pacientes aprendían a cuidar animales para su propio bienestar.


Posteriormente, en el siglo XVII, en Europa se sirven de los caballos para el tratamiento de personas con discapacidad y así se pueden encontrar innumerables ejemplos que demuestran los privilegios de la compañía animal.


Los expertos coinciden en que los animales mejoran el nivel de autonomía y la autoestima; disminuyen la ansiedad, bajan el ritmo cardíaco, la presión sanguínea, el estrés, la depresión y la agresividad.


Asimismo su compañía aumenta la coordinación y fomenta la comunicación no verbal. También estimulan el sentido de la responsabilidad y la capacidad de aprendizaje, lo cual redunda en una reducción del uso de medicamentos y un aumento del apetito, aportando felicidad a nuestras vidas.


Nadie como un animal para mostrar afecto de manera incondicional a un humano sin importar el físico, la edad, la salud mental o personalidad.


Las continuas investigaciones destinadas a conocer más sobre el vínculo que se crea entre humanos y animales, demuestran lo estrecha que puede ser la relación entre ambos.


Por estas razones, evitar el maltrato animal es un deber moral que debiera ser obligación en todos los lugares.

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Otras Noticias