El Secretario

martes, 27 de abril de 2021 00:00
martes, 27 de abril de 2021 00:00

La gran dependencia municipal de los aportes extraordinarios de Provincia se agudiza en la mayoría de las jurisdicciones catamarqueñas, al extremo de que los dedos de una mano sobran para contar, entre las 36 comunas, aquellas que pueden hacer frente a sus gastos corrientes sin auxilio de Casa de Gobierno; si es que hay alguna. Los aportes son constantes, y en lo que va del año la Provincia ya distribuyó entre los municipios más de 640 millones de pesos. Lo cierto es que no se trata de situaciones provocadas por el contexto de pandemia, sino de una ecuación (ingresos-egresos) que en los municipios no cierra desde hace tiempo.

*****
Esta situación lleva décadas, y en lugar de observarse señales de normalización, el problema se profundiza. Cada vez se recibe con mayor naturalidad el pedido de auxilio a Provincia, y muchas intendencias no hacen ni el intento de poner sus cuentas en orden. Por el contrario, cada intendente –sin distinción de colores políticos- suele ampliar la planta de funcionarios, de contratados, empleados y becados, año tras año y lustro tras lustro. A comienzos del año pasado el gobernador Raúl Jalil amagó con poner fin a la práctica: “Les pido a los intendentes que empiecen a acomodar sus números”, dijo aquella vez, cuando se había desatado una crisis en Valle Viejo, que solo en pago de sueldos tenía comprometido el 110 por ciento de su coparticipación. El jefe de Estado incluso envió a la Legislatura una Ley sobre Responsabilidad Fiscal Municipal con premios para los que cumplían y castigos para los que no cumplían.

*****
¿Qué cambió desde entonces? Nada. Se gasta en asistencia a municipios más que antes, y no se tienen datos de que algún intendente haya recortado, por ejemplo, su planta de funcionarios. La idea de congelar los nombramientos a todos los jefes comunales y que los montos destinados a sueldos no superaran el 65 por ciento del presupuesto anual de cada intendente, se perdió en el camino de los sueños. La maquinaria de auxilio está más aceitada y activa que nunca, a veces para fines atendibles, a veces para tapar baches generados por malos manejos. Y más grave que los nulos avances hacia el ordenamiento, es que ya no sobrevivan ni las intenciones de corregir lo que sucede.

El Esquiú.com

14%
Satisfacción
0%
Esperanza
57%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
28%
Indiferencia

Comentarios

27/4/2021 | 11:42
#0
El drama real se va a percibir cuando no haya para repartir, mas aun cuando ni siquiera a la administración central le alcance para las necesidades mas elementales. Después de las elecciones de octubre empieza la escases de recursos.

Otras Noticias