Julieta Salerno - Jugadora de rugby

“Vivimos el rugby igual que los hombres”

'Catamarca está bien representada y todos nos tienen en cuenta en los campeonatos'
viernes, 06 de agosto de 2010 00:00
viernes, 06 de agosto de 2010 00:00

Julieta Salerno, de 26 años, comenzó a jugar al hockey a los seis, en la UNCa, y pasó por el Córdoba Athletic y Tucumán Rugby.
A los 21 años fue preseleccionada para integrar el Seleccionado Argentino de hockey sobre césped, y luego se sumó al seleccionado de Tucumán.
El año pasado comenzó a jugar al rugby en “Las Teritas”.
Hoy reside en Córdoba por estudios (cursa el tercer año de sociología) y está preseleccionada entre 30 jugadoras de todo el país para disputar el torneo panamericano de este año.
Julieta es hija del diputado provincial Julio Salerno, quien fuera un gran jugador de rugby.

 

- ¿Cómo te acercarste al rugby?
- Mis primeros pasos se dieron naturalmente, porque nací en una familia de rugbiers. Por ver a mi papá, a mi hermano jugar... Para mí es una experiencia hermosa ya que el rugby genera amistad y solidaridad.

- ¿Cuándo empezaste a jugar?
- En realidad comencé a jugar al hockey desde los seis años, pero siempre estuve ligada al rugby por mi familia.
Un día me animé a jugar, y como mi familia no se opuso, emprendí el viaje a esta disciplina. Participé en un torneo y ahora estoy muy metida en el rugby. El primer partido fue una experiencia muy positiva y en la parte física no se nota tanto la diferencia entre los dos deportes, por eso siempre estuve muy cómoda.

- ¿Cómo ves al rugby femenino en la provincia?
- Está pasando muy buenos momentos por los trabajos que se están haciendo, además hay mucho compromiso en los entrenadores, en las chicas y en el club Los Teros, a pesar de que “las teritas” tenemos apenas un año de vida. Es un presente excelente y con mucho futuro. Realmente Catamarca está bien representada y todos nos tienen en cuenta en los campeonatos. Se ha instalado un respeto hacia nosotras en todo el país, y nuestro futuro es muy bueno. Pero se tiene que seguir trabajando para continuar con los logros deportivos.
Es bueno que la provincia tenga ya varios equipos de rugby femenino, como Las Huronas y Catamarca RC, quienes competimos con los clubes de Chilecito (La Rioja).

- ¿Qué representan para vos Mario Acevedo y Mariela Tapia, impulsores de Las Teras?
- Los Acevedo son una familia ciento por ciento rugbier. A Mariela le debemos el primer paso, lo valioso de ella fue animarse cuando nadie daba nada por el rugby femenino. Estuvo pegando papeles por todos lados para convocar a la chicas, y cuando comenzamos éramos apenas cinco. Ahora somos más de treinta entrenando, pero en ese momento nadie pensaba que íbamos a estar en los torneos nacionales.
Estoy agradecida por lo que hicieron Mariela y Mario por el rugby femenino.
La verdad es que los dos se juegan muchísimo por nosotras, están muy comprometidos y además él es mi entrenador y amigo.

- ¿Definirías el ambiente del rugby como “machista”?
- No, por suerte para nosotras no fue un ambiente negativo. Al contrario, tuvimos mucho apoyo del club. Quien sufrió al comienzo fue Mario, por la falta de apoyo, aunque siempre supo poner el hombro. Y los que se nos pusieron en contra en poco tiempo nos respetaron por los resultados que hemos obtenido.
Lo importante es que sentimos y vivimos los valores del rugby igual que los hombres.

- Hace un año atrás, ¿te imaginabas en la preselección argentina de rugby femenino?
- La verdad es que fue una sorpresa, no me lo imaginaba, porque entré al rugby sólo para divertirme. Fue una sastifación muy grande tener la posibilidad de entrar al seleccionado. Siempre estuve ligada a los deportes, pero esperaba más una convocatoria en el hockey... nunca me imaginé que sería en el rugby.

- ¿Qué es el rugby para vos?
El rugby es solidaridad, amistad, honestidad, dar el ciento por ciento dentro y fuera de la cancha.
Hacer deportes es amistad. Yo lo entiendo de esa manera, porque es lo que aprendí en mi familia.

Amor al deporte

Las entidades regionales del rugby no integran a las mujeres con el mismo apoyo con que respaldan a los varones.
Pero a Las Teritas, y en general a las catamarqueñas, la situación no las afecta, porque cuentan con el apoyo de sus clubes y sobre todo, con el amor a este deporte y al grupo… y con eso salen “a romperla” en la cancha.
Chocan, empujan, pegan, se rozan, patean, agarran, esquivan, golpean, transpiran, se embarran, se revuelcan, corren, reciben, lanzan, gritan, se mojan, se quejan, lloran, mastican bronca, se miran, ríen, saltan, se lastiman, salen moradas, compiten por el honor, se divierten...
Todo esto hacen las chicas para salir a ganar en una cancha, con las condiciones climáticas de los diferentes puntos del país, en el norte, con 45º grados de calor y las canchas peladas sin cesped; en el sur, con el viento patagónico y la nieve que cae sobre las espaldas en un “mols” o en un “ruck”. El rugby es igual para todos, el sentimiento, la amistad, un tercer tiempo... no distingue sexo.


 

Comentarios

Otras Noticias