Cara a cara

TAREA PARA EL HOGAR: EL MEDIO AMBIENTE

domingo, 16 de diciembre de 2018 06:00
domingo, 16 de diciembre de 2018 06:00

HOY: JUAN ROSALES (Secretaría Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable)

Seguramente el tema no está en la agenda cotidiana de la mesa del café y rara vez forma parte del discurso de campaña política: el medio ambiente. Pero forma parte del desafío diario de nuestro entrevistado: que se hable de la cuestión porque en ello va el respeto al otro, a mantener el sueño de un mundo mejor. Tiene el empuje de los años jóvenes (35) y la responsabilidad de los que quieren hacer. Les desea salud y trabajo a todos los catamarqueños. Durante la entrevista aludió a la encíclica “Laudato Si”, en la que el Papa Francisco habla sobre la necesidad de cuidar la “casa común”, la “casa de toda la humanidad”, es decir el mundo y dice además: “la tierra, nuestra casa, parece convertirse en un inmenso depósito de porquerías”. Y advierte sobre la necesidad de asumir un compromiso y luchar por un planeta habitable. El Cara a cara de hoy tiene como protagonista a Juan Isauro Rosales, secretario de Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable.
  -Hablar del medio ambiente es mucho más que ese slogan “Cuidemos el medio ambiente”. ¿Cuánto tiene que ver la población en ese contexto?
  -Dentro de la cuestión ambiental se abarcan muchos temas. En la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable trabajamos con gestión ambiental, bosques nativos, con biodiversidad, con fiscalización, con la brigada de lucha contra incendios forestales. Está claro que los temas ambientes son muy amplios y es una problemática que debe ser entendida como una cuestión socioambiental, en donde existen responsabilidades compartidas: la responsabilidad del Estado, quien tiene que actuar desplegando todas las herramientas con las que cuenta y, por otro lado, está la responsabilidad de la sociedad en su conjunto. Y desde ahí parte el hilo conductor que nos involucra en la temática. Resulta innegable que todo comienza con la educación, con los valores, con los principios, con tomar conciencia de la necesidad de cuidar el planeta. Nosotros somos autoridad de aplicación de la ley general del ambiente y uno de los principios rectores de la ley es justamente la educación ambiental.
  -Esa educación ambiental, ¿se pone de manifiesto en las escuelas?
  -Estamos llevando adelante un programa de inclusión ambiental en los establecimientos educativos. Está previsto en la última ley de educación pública el tratamiento de las cuestiones ambientales, pero no se ha logrado todavía reglamentar o instrumentar de manera formal, de manera que nosotros lo estamos haciendo con la autorización del ministerio de Educación y también a través de la participación de las instituciones intermedias. Estamos llevando adelante una tarea de concientización y capacitación acerca de hábitos salu-dables, de la problemática del cambio climático, de la necesidad de plantar más árboles para poder llevar adelante un fuerte trabajo de forestación. En definitiva, estamos llevando enseñanza a las escuelas y hemos tenido una gran apertura por parte de los más chicos y también de los docentes. El acercamiento con los diferentes sectores de la sociedad civil, tener un diálogo con los docentes y los alumnos es para nosotros fundamental, porque de esa manera podemos enriquecer la gestión y saber además qué es lo que nos falta hacer.
  -¿Tiene la importancia que merece tener el tema ambiental?
  -Los temas ambientales son de extraordinaria importancia en el presente. Considero que marcan la agenda del 2030, la agenda de los gobiernos municipales, provinciales y nacionales. Esa agenda incluye el cambio climático y los temas ambientales. Y digamos que la Argentina tiene metas concretas en ese sentido. Es un país que firmó el acuerdo de París y tenemos compromisos asumidos. Y Catamarca se incorporó a la Nación justamente para poder ayudar a que las metas necesarias para poder luchar en contra del cambio climático sean una realidad. Si eso es importante para el presente, lo es mucho más para el futuro. Las generaciones futuras son las que tienen la posibilidad de vivir en un mundo sustentable, lo que significa: crecimiento, empleo, libertad de género y tantas cosas que están encuadradas en los 17 objetivos de desarrollo sustentable, sobre lo que nosotros ponemos mucho énfasis y que además fueron consagrados por Naciones Unidas.
  -Tiene a la sustentabilidad como un tema de vital importancia.
  -Porque lo sustentable constituye que el crecimiento pueda sostenerse en el tiempo y pueda favorecer a las generaciones presentes, pero fundamentalmente a las generaciones futuras.
  -No resulta sencillo incorporar estos temas a la problemática cotidiana de la ciudadanía, especialmente nos referimos a la sustentabilidad.
  -Me gustaría hacer una reflexión en tal sentido: los temas ambientales son complejos. Hay grupos o personas más conservacionistas, otros están decididos a impulsar la actividad antrópica del hombre y ahí, en el medio, es necesario buscar un equilibrio. Sea en el cuidado, la preservación, la conservación, la buena utilización de los recursos naturales, pero todo puesto al servicio del crecimiento sustentable. Es decir: lograr un equilibrio entre la necesidad de proteger y cuidar el agua, la tierra y el suelo y, por otro lado, también trabajar en apuntalar y promover el desarrollo productivo, industrial, agropecuario, ganadero y la infraestructura misma de las ciudades. Por eso hablamos de ciudades sustentables, de la necesidad de poner en la agenda estos temas para debatirlos, para enriquecernos en ese diálogo constructivo y poder así, de esa manera, construir una provincia, un país, un mundo mejor.
  -¿Cuál es el comportamiento de los catamarqueños con el medio ambiente? ¿Lo respetamos, somos indiferentes o directamente no le tenemos ningún respeto y no lo cuidamos?
  -Es una muy buena interpelación. Una interpelación que nos la tenemos que hacer todos como ciudadanos. Uno de los grandes líderes mundiales de la actualidad, como es el Papa Francisco, dedicó parte de su vida para escribir una encíclica referida al cuidado del medio ambiente, que se llama Encíclica Laudato Si. Allí, el Papa nos hace un llamado de atención y nos invita a cuidar la “casa común”, que es como le llama al planeta, la casa que todos tenemos que cuidar. Y nos interpela. Y nos hace un llamado de atención a los ciudadanos acerca de la necesidad de tomar conciencia de que entre todos tenemos que cuidar el ambiente. Y sobre todo, respetar al otro. Porque cuidar el ambiente no es solamente cuidar la capa de ozono o que no proliferen los basurales; implica mucho más que eso: el respeto hacia el otro, implica cuidar la vida, cuidar a la familia, a los amigos, a los vecinos.
  -Justamente el respeto al otro es una de las cosas que se ha ido perdiendo.
  -Justamente en relación a este tema, lanzamos una campaña para promover nuevos valores. Por ejemplo, concientizar acerca del daño que genera el exceso de la utilización del plástico. Decimos que no es necesario utilizar tanto plástico porque tarda mucho tiempo en degradarse; 200 años tarda en degradarse un sorbete que uno tira en el piso. Y cabe preguntarse: ¿es necesario utilizarlo? Por ahí, es mejor directamente evitar el uso o la consumición de elementos que provocan un daño a veces irreparable en el ambiente. Aspiramos a que se tome conciencia acerca de la necesidad de utilizar también la tecnología. Estamos llevando a cabo un proceso de despapelización, utilizando las herramientas que tenemos. Preferimos a veces hacer una captura de pantalla a través del celular en vez de imprimir papel.
  -¿Es posible cambiar ciertos hábitos en la gente o es una misión imposible?
  -Cuando escuchamos decir que es necesario cambiar el mundo, parece algo utópico, algo inalcanzable, pero estamos convencidos de que con pequeños gestos, con pequeñas acciones, se puede empezar a cambiar el mundo. Hoy por hoy, la agenda ambiental tiene que ser la agenda de las generaciones presentes y futuras. Cuando lanzamos campañas para evitar que se provoquen incendios forestales o para proteger la fauna silvestre, o para preservar las áreas naturales protegidas de la provincia o cuando hablamos del reciclado mismo, o de la lucha que estamos llevando adelante en algunas áreas áridas y secas del territorio provincial, tal el caso del bolsón de Fiambalá, en Tinogasta, en todos los casos nos encontramos con una muy buena respuesta de la gente. El ciudadano común, que tal vez antes era un tanto indiferente a estos temas, hoy ya no lo es. Y esto es realmente trascendente. En un mundo globalizado, industrializado, en un mundo donde la tecnología vino para quedarse, no podemos mirar para otro lado. En un mundo con tantos vehículos funcionando en la calle, lo que genera el calentamiento global y provoca que se generen los efectos negativos del cambio climático, la gente empieza a hacerse preguntas, a tomar conciencia sobre lo que está pasando y quiere cambios. Por eso nuestro desafío mayor es que se sumen a esta difícil pero no imposible tarea de aspirar a combatir el cambio climático y poder avanzar en este sentido. Catamarca es una provincia que está muy bien posicionada en términos ambientales. Es una provincia que ejerce su industria en base a tres pilares fundamentales: la sustentabilidad económica, la sustentabilidad social y la sustentabilidad ambiental. Al mismo tiempo, Catamarca cuenta con emprendimientos que generan empleo y que son sustentables en el tiempo; me refiero puntualmente a los parques fotovoltaicos que se están construyendo en la provincia y tienen un impacto altamente positivo. Hay empresas al respecto que están invirtiendo en la provincia y nos damos que existe un potencial enorme.
  -Para consolidar en hechos este cúmulo de aspiraciones, ¿contamos con los recursos humanos para llevar adelante la difícil empresa?
  -Totalmente. Catamarca cuenta con recursos humanos altamente calificados. Aquí, en esta secretaría, generamos en este 2018 una agenda de formación y capacitación para los profesionales y estamos trabajando con todos los sectores: minería, la universidad y el resto de los ministerios; incluso con organismos nacionales e inter-nacionales. Aquí estuvo la CONAE (Comisión Nacional de Actividades Espaciales), algo así como la NASA argentina y podemos decir que hoy tenemos una capacitación referida a los residuos peligrosos, al cambio climático, a la legislación sobre fauna. También trabajamos con otros organismos públicos de la Nación. En todos los casos, están sorprendidos por el nivel técnico que tienen los profe-sionales de Catamarca y esto nos hace sentir el orgullo de ser catamarqueños. Tenemos gente muy valiosa, de muy buen corazón, pero sobre todo con aptitudes técnicas y demostrada idoneidad.
  -Se hizo mucho, pero imaginamos que también es mucho lo que falta por hacer.
  -Sin duda: nos falta mucho. Pero tengo el convencimiento de que vamos por el camino correcto. Tengo la seguridad de que Catamarca es una provincia muy próspera y llena de esperanzas. Reitero: no tengo dudas que falta mucho, pero una de las tareas principales es la de poner estos temas en la agenda. De eso se trata: poner los temas ambientales sobre la mesa.
  -Tal vez no sean temas para discursos de campañas políticas, pero son cuestiones esenciales que hacen a la vida cotidiana de la ciudadanía.
  -Así es. Son temas fundamentales. Este año, por ejemplo, organizamos una expo ambiente diferente, que tenía como objetivo no solamente promover la educación ambiental, sino también lograr que formáramos parte de la expo productiva porque entendíamos que hace falta de que estos temas estén incorporados en la agenda diaria de los catamarqueños. Y de esa manera la familia catamarqueña pudo disfrutar de un espacio nuevo, diferente y en donde los más chicos conocieron acerca de nuestra fauna silvestre, cuáles son nuestros animales que están en peligro de extinción, la importancia de los servicios para la vida que nos brinda un árbol. También este año pudimos lograr algo que me llena de orgullo: trabajar con una de las actividades industriales y productivas más ancestrales que existen en la actualidad como es la esquila de vicuña. Este año logramos superar el récord de producción en lo que se refiere a la mayor cantidad de toneladas en la historia obtenidas de fibra de vicuña en una campaña de esquila. Apoyamos a las comunidades originarias para que lleven adelante su actividad productiva, su modo de vida, pero de manera sustentable. Y al mismo tiempo logramos que la mortalidad de la vicuña sea cero. Esto igualmente nos pone contentos, porque es algo indicativo de que vamos por buen camino y que Catamarca tiene un potencial enorme para poder crecer.
  -¿Es posible sostener todas estas campañas en el tiempo y que no sean sólo una cuestión de  prestarle atención un par de semanas?
  -Ese es nuestro gran desafío. Y también es verdad eso de que tal vez estos temas no den réditos políticos, pero es nuestra responsabilidad llevar adelante una tarea que realmente le da sentido a la vida. Cuando me tocó asumir al frente de esta secretaría, lo tomé así: como un gran desafío y con la enorme ilusión de poder hacer cosas en favor de la provincia. Todo está sustentado en el orgullo de ser catamarqueño, que es algo muy grande.


El agradecido recuerdo de su padre Carlos

  -Nombres y apellido: Juan Isauro Rosales.
  -Edad: 35 años.
  -Profesión: abogado.
  -Padres: Carlos Rosales (f) y Agustina Quiroga.
  -Hermano: Mariano (también abogado).
  -Estudios: Todos, hasta la secundaria, en la “Fray” (Normal Fray Mamerto Esquiú).
  -En pareja: Con Cintia Sánchez.
  -Barrio: “El Mástil. Jugué al fútbol en Juventud Unida de Santa Rosa. Mi infancia fue maravillosa. Recuerdo a los amigos de aquellos tiempos, hoy todos hombres de bien”.
  -Partido político: “De formación bien peronista. Desde muy chico tuve una fuerte vocación política”.
  -Club de fútbol: “Aquí, de Juventud. Y de Boca Juniors” (admite sonriente que no está pasando por un buen momento).
  -Personajes: “Siempre admiré a dos figuras catamarqueñas: Fray Mamerto Esquiù y Felipe Varela”. En la actualidad valoro el trabajo de la Dra. Lucía Corpacci y el intendente Raúl Jalil. 
  -Un recuerdo: “Mi papá fue socio fundador de algunos locales comerciales del medio, como por ejemplo el Open Plaza” (confitería de calle República frente a Plaza 25 de Mayo).
  -Carlos Rosales en la memoria: “Tengo los mejores recuerdos de mi padre. Lo que más le agradezco a la vida es haberlo tenido como padre. Le agradezco su pasión por la política y por la enseñanza de valores y principios que supo enseñarme. Era un hombre bueno”.
  -Balance 2018: “Altamente positivo. Le dimos un nuevo impulso a la secretaría. Logramos que Catamarca se insertara en la agenda ambiental a nivel nacional. Vamos a conseguir un gran equipamiento a través de convenios firmados. Tenemos voz y presencia en el Consejo Federal de Medio Ambiente. Hicimos cosas que solamente poniéndole amor y pasión a lo que hacemos se pueden lograr”.
 

37%
Satisfacción
0%
Esperanza
37%
Bronca
0%
Tristeza
25%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

17/12/2018 | 08:51
#3
excelente nota!! juan es una persona muy trabajadora, inteligente PREPARADO y lleno de buenas intenciones! lo mejor para el!!
16/12/2018 | 08:54
#2
Vende humo el hombre rata
16/12/2018 | 06:46
#1
Cuando entiendan que el gobierno no es para la familia Catamarca estará mucho mejor. Basta de parientes improvisados sra corpacci y ponga personas competentes

Otras Noticias