Apuntes del Secretario

jueves, 10 de enero de 2019 00:00
jueves, 10 de enero de 2019 00:00

Enero se reconoce tradicionalmente como el mes de menor actividad. Pasado el febril ritmo de las fiestas de fin de año, entran en la etapa plena de receso los ámbitos escolares, administrativos y legislativos, que sumados a la feria judicial y las vacaciones estivales de la mayoría de los funcionarios, llevan a que necesariamente decaiga el ritmo de las actividades oficiales, y consecuentemente las pulsaciones de toda la batalla política. Pero este año asoma como una clara excepción: la renovación de los cargos ejecutivos más codiciados del país (desde la Presidencia hasta las gobernaciones), y un calendario electoral interminable, que abarcará casi todo el año, aseguran campaña permanente. De hecho, en febrero se votará en La Pampa y -en caso de haber segunda vuelta en la presidencial, nada improbable- se seguirá votando hasta noviembre. Un detalle más: en los casos donde haya elecciones municipales, de requerirse una segunda vuelta por el sillón de Rivadavia, ciudadanos de algunas provincias deberán ir a votar hasta ¡seis veces! durante todo 2019.

*****

Con ese panorama, lejos de distenderse, las maquinarias partidarias están funcionando a pleno. La mayoría de los sectores del peronismo declaman la necesidad de limar asperezas, dejar diferencias a un lado y unificar fuerzas para enfrentar al macrismo. Pero no fueron muchos los avances concretos en pos de la imprescindible unidad partidaria. El rol que jugará Cristina Fernández de Kirchner y la negativa de muchos dirigentes a la posibilidad de encolumnarse con ella, aparecen como principal escollo; aunque incluso si la expresidenta se excluyera de la pulseada, conciliar las variadas apetencias dirigenciales no será tarea sencilla. Son muchos los apellidos del justicialismo que se autoconsideran “presidenciables”, y arribar a un acuerdo macro se perfila casi como imposible.

*****

Un ejemplo claro de las abrumadoras diferencias que se exhiben bajo las banderas del PJ, salió a la luz apenas se formalizó el lanzamiento del salteño Juan Manuel Urtubey, gobernador de amplia trayectoria que se mostró cercano y conciliador con Cambiemos desde 2015, y ahora está convencido de que llegó su momento. El más encaramado integrante de la tradicional familia norteña, se postuló para presidente de la Nación definiéndose como una alternativa concreta, diferente al kirchnerismo y el macrismo, pero no tardaron en descalificarlo. Por caso, el diputado nacional Facundo Moyano afirmó directamente que ese lanzamiento “esparte de la estrategia del Gobierno, que quiere tener tres espacios para dividir la oposición y fragmentarla para ganar”. Y le contestó en el acto a Urtubey al sostener que “no se puede cometer el acto de soberbia, el acto torpe, de excluir al kirchnerismo, ya que es el espacio que más votos tiene y la representación política más importante de Argentina.

*****

Lo curioso es que Urtubey retrucó a sus detractores, y lo hizo compartiendo exactamente el mismo argumento: afirmó que el kirchnerismo “es funcional” al gobierno de Mauricio Macri pues la única manera de que este gobierno sea reelecto es si la ex presidenta Cristina Kirchner es candidata, porque es el único escenario donde podría ganar Macri. “Lo que estoy viendo es que los que son funcionales y trabajan para el Gobierno son el kirchnerismo porque todos saben en la Argentina que la única manera en que este Gobierno es reelecto es si la ex presidenta es candidata a presidente, porque la mayoría de los argentinos aun descontentos con este Gobierno no quieren volver al Gobierno anterior; entonces justamente es al revés, creo que acá hay una sociedad política entre Cambiemos y el kirchnerismo”.

*****

Es posible que algo de razón objetiva asista a quienes sostienen ambas posturas, porque en definitiva toda división en el peronismo favorece a Cambiemos, que confía en saber alentar los roces para debilitar al arco opositor. Es una jugada tan vieja como la política misma, que no por previsible pierde efectividad. Y la tarea se facilita enormemente para el partido que gobierna, porque cuenta con todos los recursos y la estructura necesaria como para seducir convenientemente a líderes del bando adversario. Es lo mismo que hizo, con asombrosa facilidad, el Frente Cívico y Social con el peronismo catamarqueño durante dos décadas, empresa desarrollada tanto por mérito propio como por mezquindades de cabezas opositoras que se prestaron al juego por intereses personales. Y es también inversamente proporcional con lo que ocurre hoy en Catamarca, aunque la oposición local aparece tan desperdigada que para el Gobierno justicialista local parecen más amenazantes sus frentes internos que el heterogéneo grupo de dirigentes radicales, macristas y neomacristas.

*****

Comenzó finalmente la obra de peatonalización de la calle Sarmiento entre República y Esquiú, en el corazón mismo de la Capital. Como toda iniciativa a desarrollarse en el casco céntrico, el proyecto despertó los más variados comentarios, y el desarrollo de las tareas será traumático para un gran número de vecinos que circulan por el lugar, lo que significa decenas de miles cada día. Aunque surjan dudas naturales sobre el impacto que puede tener esta obra, debe reconocerse que la intendencia que conduce Raúl Jalil tiene el crédito abierto, ya que los principales trabajos que llevó adelante en materia de refacción y remodelación derivaron en cambios magníficos: el Museo Caravatti, el Museo de la Virgen del Valle, la plaza de la Alameda, la plaza Virgen del Valle y la plaza 25 de Mayo, son logros que obtuvieron la aprobación unánime de los vecinos.

*****

En el caso puntual de la nueva peatonal, sin embargo, no se cuestiona el embellecimiento del microcentro capitalino, sino el efecto que tendrá el área peatonalizada en el movimiento cotidiano, donde particularmente el tránsito vehicular ya es caótico. ¿Empeorará aun más restringiendo la circulación en otra cuadra de esencial participación  de miles de autos y motos? ¿Qué ocurrirá con el gran número de playas de estacionamiento que funcionan en el tramo que quedará vedado a los vehículos? No habrá respuestas definitivas hasta que la obra quede inaugurada, y de momento todas las especulaciones son atendibles. Por lo pronto, el reclamo que primero se oyó fue de los comerciantes de la zona, que lograron que el inicio de la obra se aplazara hasta después de las fiestas, para no verse afectados en la época de mayores ventas del año.

*****

La ejecución se pospuso desde la fecha originalmente pautada hasta este enero, y el cálculo más optimista señala que en 45 días todo estará terminado. Si semejante despliegue se completa en tres quincenas será todo un logro, ya que ni siquiera se habrán reiniciado las clases. Pero en ese momento comenzará a transitarse un difícil camino para reeducar a los conductores, que tendrán que luchar contra sus reflejos para aprender a borrar del mapa mental la cuadra de Sarmiento y resideñar todos los circuitos habituales para llegar a los lugares que visitan regularmente. Seguramente se escucharán quejas, como las que ya se anticipan de parte de los protectores del histórico Convento de San Francisco, descontentos con el anuncio de que se “devorará” parte de la vereda para instalar allí una gran parada de taxis. Algo llamativo si se recuerda que no hace muchos años se prohibió la circulación de transporte público por esa cuadra, precisamente para proteger el convento. Aunque no vuelvan los colectivos, sin dudas que con las remodelaciones el tránsito se incrementará en ese lugar. Como sea, la obra está en marcha, y es quizás la apuesta más fuerte de la gestión Jalil en materia de cambios en el área céntrica, justo en el tramo final de su mandato de ocho años al frente de la comuna más grande de la provincia.

*****

RECUERDOS. Como lo hacemos habitualmente, cerramos los “Apuntes” de la fecha con la memoración de los hechos del pasado. El dirigente Marcos Andrada, que había sido funcionario del gobierno saadista y en 1994 trabajaba políticamente a la par del exsenador nacional Mario Fadel, daba su opinión sobre la realidad que se vivía en aquel entonces. Decía lo siguiente: “nosotros no aspiramos al fracaso de este gobierno (por el Frente Cívico). Queremos que le vaya bien, más allá de las ideologías. También aspiramos a que el Justicialismo sea gobierno en 1995, pero no por el fracaso del radicalismo, sino porque tenemos un proyecto mejor”. Agregaba Andrada: “el exgobernador Saadi nos dejó trabajar con total libertad en el proyecto de reforma del Estado que nosotros proponíamos. Es más, en algún momento planteó públicamente “la necesidad de reducir drásticamente la planta porque la situación no daba para más”.

****
En enero de 1994 había dudas sobre la potabilidad del agua que se distribuía en el Valle Central. El día 6, el titular de Inspección General de la Municipalidad de la Capital, Carlos Andrada, dudaba que el agua que se tomaba tuviera una correcta cloración. Allí nomás, en rápido contragolpe, surgió el ingeniero Jorge Marcolli, entonces titular de la desaparecida Obras Sanitarias Catamarca, afirmando “el agua está en perfectas condiciones”.
 

20%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
80%
Indiferencia

Comentarios

10/01/2019 | 10:59
#1
La historia de nuestra ciudad refleja las muchas críticas que hicieron al Intendente Alderete Salas - creo que allá de la década de 1930- por pavimentar el centro de la ciudad. Similar crítica sufre ahora Raúl Jalil pero sabe que es por el bien de la ciudad. Y no hay otra solución que permitir el transito por Sarmiento al 600 ( Catedral) al menos por la mañana y rezar para que se termine en 45 días.

Otras Noticias