Cara a cara

“OSCAR Y EDUARDO: LO PEOR DE LA DIRIGENCIA RADICAL”

domingo, 26 de mayo de 2019 00:00
domingo, 26 de mayo de 2019 00:00

HOY: LUIS ALBERTO RODRIGUEZ

Dice cosas que a otros molestan. ¿Será porque grita verdades que otros callan? Lo fuimos a buscar como uno de los referentes del Centro de Estudios Radicales. Solamente amaina su temperamento cuando habla de su pareja María, de sus hijos Leandro (por Alem, obviamente) y Lourdes, y de aquél estudiante de abogacía que quedó a mitad del camino. Se pronuncia convencido de su pensamiento radical. Lo entrevistamos porque tiene la valentía que otros no tienen. Porque goza de libertad. Y porque no tenemos el preconcepto de juzgar al que dice y no buscar la raíz de lo que dice. En lo que hace a la vida actual del radicalismo provincial, por ejemplo, en lo que sigue hay verdades irrefutables.  Esas verdades que muchos silencian por conveniencia. El Cara a cara de este domingo tiene como protagonista a Luis Alberto Rodríguez. 

  -¿Quiénes están al frente del CERCa (Centro de Estudios Radicales-Capital)?
  -Es un órgano colegiado y yo formo parte de la conducción. El centro está representado por jóvenes y otras expresiones de las líneas internas de la Unión Cívica Radical; por referentes de ciudadanos de a pié y profesionales. Tenemos distintas áreas temáticas: el CERCa propiamente dicho, que es el órgano de convención política; el CERCa género y movimientos sociales; el CERCa foro político y social; en la cuestión ambiental y también en el tema niñez y adolescencia.


  -Este lunes se reúne la Convención Nacional de la UCR: ¿Le genera alguna expectativa en particular?
  -El radicalismo no solamente es un partido más que centenario. En tal sentido, el radicalismo siempre ha cumplido con el compromiso ético de la institucionalidad del país. La UCR va a poner en debate dos modelos: uno, comprendido en el marco de las generales de la alianza Cambiemos, con cierto tipo de mirada reformista; y otro, quienes planteamos a Cambiemos como un límite para las posibilidades de que el radicalismo siga perteneciendo a ese espacio. Mi posicionamiento personal tiene que ver con la segunda parte, con el reproche y la crítica a las políticas económicas y sociales del gobierno nacional. También mi posicionamiento tiene muchísimo que ver con el rechazo categórico al ajuste y al tarifazo permanente. Y fundamentalmente con la necesidad de que el radicalismo recupere en la escena política nacional un lugar protagónico en un escenario presente y futuro de crisis. Mucho tiene que ver que contamos con el dato desalentador que se perdieron nueve elecciones consecutivas en el país, pero muy especialmente que lamentamos que el presidente (Mauricio) Macri no sólo no haya hecho un gol…no sabe en qué cancha se está jugando el partido.


  -¿Qué calificativo le merece la situación actual de la UCR provincial?
  -Tendría que situar al radicalismo en el contexto general de la dirigencia política catamarqueña. En un período comprendido en los últimos 25 años, que abarca al radicalismo con el Frente Cívico y al peronismo en el ejercicio del poder, estamos viendo a la peor clase política que nos ha gobernado en este tiempo. A ello hay que sumarle que el radicalismo no es el partido de oposición que debería ser en realidad, no es un partido político que represente aspiraciones. Es la UCR un partido vacío de debate interno, con demasiado feudalismo en su funcionamiento y demasiados núcleos de intereses privados al momento de la discusión del posicionamiento político. El radicalismo no sólo ha negado la democracia interna, ya sea por cuestiones de decisión política de uno de los dueños del partido, sino también por conveniencia del otro dueño del radicalismo, patrones de estancia a los que les conviene que este partido no funcione.


  -Uno es…
  -Oscar Aníbal Castillo.
  -¿Y el otro?
  - (Eduardo) Brizuela del Moral.
  -Ambos muy conocidos en la UCR provincial.
  -Lo peor y más viejo de la dirigencia política radical.
  -¿Está de acuerdo con las eternas reelecciones de radicales para cargos nacionales y provinciales, especialmente cuando de legisladores se trata?
  -No estoy de acuerdo para nada. Tampoco estoy de acuerdo con que el concepto de perpetuación en el poder subsista como un medio para hacer política. Por eso, desde lo mayor a lo menor y viceversa, desapruebo la posibilidad de que la gobernadora de la Provincia pueda ir por una nueva reelección, vaya en la categoría que vaya. Pero ello también es aplicable a nosotros, los radicales. Reitero: hay una idea de perpetuación en el poder, algo que también nos ha estancado como sociedad. Los sectores políticos populares, con cierto tipo de posicionamiento moral y ético respecto de lo que se hace en política, no hemos tenido jamás la oportunidad de visibilizarnos dentro del debate político justamente por lo que decía antes: La UCR tiene una Carta Orgánica absolutamente proscriptiva y más aún: el autor de esa CO, el señor Oscar Castillo, ha hecho un modelo de participación política dentro del radicalismo similar a la de los sindicatos, donde es casi imposible competir en términos electorales para democratizar el partido. 


  -Hay gente que siempre gana aun cuando el partido o la alianza a la que pertenecen hayan perdido.
  -¡Totalmente! Por eso el fundamentalismo de las mesas chicas, del partido cerrado, del “somos nosotros o el abismo”. El fundamentalismo de que el poder se construye desde una sola perspectiva. Ahora hay una frase muy usual: hablar de consensos. Y  el consenso es un acuerdo de partes; cuando no lo hay, estamos en presencia del disenso. El radicalismo ha dejado de ser el partido de la oposición y ha pasado a ser el partido de la conveniencia de dos o tres familias,  a las que les conviene de igual modo estar adentro o afuera: este es un proceso secuencial de autodestrucción de preservación de intereses creados y personales, constituidos en familias. En lo particular, me resisto a ser parte del partido conservador al que convirtieron a la UCR. Ese fue el objetivo permanente de esa gente, caracterizado por las prácticas feudales. Mariano Moreno supo decir: “Si los pueblos no se ilustran, si no se divulgan sus derechos, sólo habremos cambiado de tirano, pero jamás de tiranía”.
  -Usted ha sido concejal capitalino (período 1995/99 por el Circuito 3) y conoce la pobreza que padecen los sectores periféricos. Hoy, los pobres son cada vez más. ¿Los concejales no saben lo que pasa en los barrios alejados del casco céntrico, donde el hambre camina por las calles?


  -El modelo político instalado en la Capital tiene muchísimo que ver con una idea de gerenciamiento de la política. A nivel nacional, han fracasado los CEOS haciendo política. El ingreso de estos grupos empresariales a la política decidiendo sobre cuestiones públicas, fueron orientando sus intereses con el único fin del beneficio personal. La Capital en particular, tiene un modelo de gerenciamiento político encabezado por Raúl Jalil, que prácticamente ha hecho del Concejo Deliberante una escribanía. Una de las ideas que llevó a la práctica fue disolver el concepto de la oposición, lo segundo fue dejar a los vecinos sin una genuina representación y lo tercero se manifiesta en que el número de pobres aumentó de manera considerable. En síntesis, tenemos que el número de pobres ha crecido en la Capital, pero el círculo selecto de funcionarios municipales no sólo aumentó sus ingresos y aumentó sus privilegios, sino que también tiene la impunidad de desatender cuestiones como la pobreza. Cuando hablamos de pobreza, no solamente hablamos de gente que está sufriendo; estamos diciendo que esa gente necesita ayuda. Nunca antes en un gobierno municipal se ha visto tanta insensibilidad y tanta impunidad. Resulta una inmoralidad de que haya personas que estén cobrando un plan social con un ingreso mínimo y los concejales de la Capital estén cobrando 140 mil pesos mensuales. 


  -¿El trabajo de los concejales no justifica esa dieta?
  -No. Porque nos ha tocado la triste tarea, junto a un grupo de vecinos, de hacer un seguimiento de la labor del Concejo Deliberante. Lamentablemente voy a mencionar un caso: el bochornoso y cuestionable tema de la pretensión de instalar un jardín japonés en el Parque Adán Quiroga, en una cesión gratuita por 20 años. Lo grave de esta situación es que se firmó un convenio cuando la Asociación Civil “Japón en Catamarca” no tenía la documentación correspondiente. Un caso con muchas implicancias: la escritura de la Asociación Civil “Japón en Catamarca” la hace la escribana Silvia Brocal de Castillo, pero no en su calidad de escribana municipal, tampoco en calidad de titular del Colegio de Escribanos, lo hace de manera particular en su propia escribanía. Típico ejemplo de juez y parte. Todo fue hecho de manera acelerada sobre algo que es un bien público. La zona que se entrega, es el corazón del Parque Adán Quiroga. Digamos que este parque, nacido allá por el año 1959, nació con 575 hectáreas. A medida que fue pasando el tiempo se fueron entregando partes del terreno y haciendo donaciones. ¿Recuerdan la operatoria Tesorieri? En la cual estuvo involucrado el hermano de un actual concejal, de apellido Navarro. En el año 2009 el municipio diseña una identificación por áreas del parque, y el área en cuestión con la asociación japonesa es el área central del parque, por lo que tiene que haber una garantía de preservación en estado natural. Con todo el respeto que me merece la comunidad japonesa, estamos en presencia de un procedimiento totalmente irregular. Me sigo preguntando: ¿por qué tanto apuro en los trámites? Aquí, los concejales no estuvieron a la altura de las circunstancias. Hay una dirigencia política que confunde lo público con lo privado.


  -Volviendo a la vida del radicalismo catamarqueño: ¿cuál es el grado de legitimidad representativa de la actual conducción ante la ausencia de elecciones internas?
  -Diría que escasa. Solamente el comité Capital tuvo una apertura interesante al abrir sus puertas. Y esto tiene también una relación muy escasa del radicalismo con los intereses del pueblo; identifica muy poco al partido con el sentimiento del afiliado común. Estos articuladores y gerenciadores de intereses chiquitos, sobreviven gracias a la falta de democracia interna. La no renovación dirigencial es producto de este tipo de prácticas; da como resultado ese tipo de dirigencia que, obviamente, no tiene la legitimidad para garantizar que el radicalismo sea una oposición real. La UCR es un partido que, hoy por hoy, ha errado el rumbo al no haber tenido su convención provincial antes que la nacional para fijar un posicionamiento. Un partido que envía ocho convencionales que no han sido elegidos por el afiliado para que definan una postura sobre la decisión que va a tomar el radicalismo a nivel nacional respecto las alianzas futuras. Obviamente: hay radicales que no se sienten representados. Soy un convencido que el día que los radicales dejemos de ver al otro correligionario como un enemigo y posibilitemos a través del diálogo un debate de ideas, seguramente comenzaremos a abandonar este camino de derrotas para avanzar por un camino de construcción política.


  -Hay un refrán que dice: “A río revuelto, ganancia de pescadores”. Y los radicales saben que hay personajes con la caña de pescar lista. ¿O acaso no se dieron cuenta todavía?
  -Se sabe. Todo se sabe. Particularmente, reniego del nepotismo en todos los ámbitos: gobierno provincial, gobierno municipal, en los ámbitos legislativos y también dentro del espacio FCyS-Cambiemos, donde hay un precandidato a gobernador que tiene a su hijo gerenciando planes sociales. Nepotismo y pobreza es una cuestión que siempre genera clientelismo político y así no se construye la política.


  -Insistimos: ya saben quiénes manejan los hilos a su antojo en el radicalismo provincial. Ahora bien, la pregunta es: ¿hasta cuándo?
  -Los mariscales de la derrota tienen nombres y apellidos, como lo mencioné anteriormente. Y seguramente serán, en el caso de un nuevo resultado adverso, los mismos responsables, los mismos apellidos que se seguirán repitiendo.
  -Con una aclaración: ellos nunca pierdan, siempre terminan ganando en lo personal.
  -Aunque ellos salgan ganando, siguen siendo los mariscales de la derrota para el conjunto de la ciudadanía. En la medida que el radicalismo, dentro de la alianza electoral que decida –o que decidió- no eleve su nivel de ejemplaridad de compromiso con las causas sociales, de un trabajo legislativo real, de honestidad, de transparencia, de vocación de servicio sumando vocación de poder, es imposible mejorar: los mariscales de la derrota, con nombres y apellidos, van a seguir vigentes. Nuestro tiempo ha comenzado a ser éste: confiamos en que CERCa es una pequeña luz que comienza a alumbrar. Porque es una construcción que viene desde abajo. Uno de los problemas actuales del radicalismo es la ausencia de horizontalidad. Un ejemplo: en el marco de los intendentes, el más hablador, es (Daniel) Ríos, de Belén, un hombre sin identidad política que esté sustentada en el radicalismo. Hasta ayer estuvo con Jalil y hoy habla como si fuera un elemento de decisión en el radicalismo.
  -¿Extraña la UCR sinónimo de democracia?


  -Es un valor perdido. Se ha perdido la esencia. Básicamente se piensa que todo pasa por el hecho de ganar o perder elecciones. No se piensa en un claro proyecto político y muchos jóvenes ponen el límite en la derecha. Hay un proceso de derechización enorme en nuestra provincia, que no viene de ahora. Esto ha nacido hace muchos años y ha llegado a cosificar los niveles de respeto por la persona. Hoy por hoy, muchos, tanto en el oficialismo como en la oposición,  creen que una persona es igual a un bolsón o un plan social. Y eso no tiene nada que ver con el radicalismo. Nosotros buscamos el equilibrio que debe existir entre la política y la sociedad, reconciliando al radicalismo con las mayorías. Desaprobamos las prácticas de manoseo de dirigentes, de una pretendida unidad sin el pueblo adentro, de no trabajar responsablemente en la legislatura. Auguramos que vendrá un nuevo tiempo político en el futuro. También condenamos la práctica del clientelismo político, sea del partido que sea; celebramos que la causa Brandán llegue a juicio, lo mismo que la causa mega-fraude y repudiamos la compra por 24 millones de pesos en bolsones por parte de Desarrollo Social para seguir fomentando el clientelismo político.

81%
Satisfacción
1%
Esperanza
11%
Bronca
3%
Tristeza
0%
Incertidumbre
1%
Indiferencia

Comentarios

26/05/2019 | 15:58
#1
Entre Oscar, Eduardo, Lucia y Jalil pusieron a la Provincia de Catamarca de rodillas frente a Macri.Celebro que Carlos Segura sea funcionario del Gobierno Provincial para que tome la misma actitud que Luis Rodriguez , denuncie a los corruptos de su Gobierno, renuncie a su cargo y ponga con nombre y apellido a quienes entregaron los intereses de Catamarca al servicio de tanto flagelo como la droga , el delito organizado y la corrupción por supuesto mencionando a todos los legisladores del peronismo que votaron y hacen el ajuste que Macri les dicta desde Buenos Aires.
26/05/2019 | 13:08
#0
No sé quien es este tipo, pero todos, y quizá el mismo, estuvieron felices de los 20 años del FCyS que se repartieron entre Oscar y Eduardo...

Otras Noticias