La censura a Pérez Esquivel

domingo, 03 de octubre de 2010 00:00
domingo, 03 de octubre de 2010 00:00

Estuve en Senado, en la presentación de los Pro Megamineros, todos con el mismo discurso entreguista y especulativo en favor de los meganegocios en contra de asegurar el recurso hídrico. Vergüenza ajena sentí en lo profundo de mi ser, al escuchar a la Senadora Marina Riofrío argumentar en contra de concederle la palabra al Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel; (Justamente, Alfred Nobel diseñó su prestigioso premio, como una especie de perdón al mundo por aportar su descubrimiento: la dinamita utilizada en la minería y en guerras). La legisladora, en su improvisada alocución, dejó en claro su ignorancia sobre los antecedentes de Pérez Esquivel en materia ambiental, quien preside Institutos Internacionales sobre la temática Drechos Humanos y Medio Ambiente, y posee decenas de publicaciones, traducidas a más de veinte idiomas, en los cinco continentes. Más allá de la supina ignorancia de la "Representante" por San Juan, lo grave es que esta dirigente giojista todo terreno, intentó sin éxito, Censurar en pleno Congreso Nacional al único Premio Nobel con vida que tenemos los argentinos. La Censura de Mayra Riofrío, constituye una afrenta al Comité Internacional con sede en el Parlamento Noruego, que premió a este ciudadano argentino, por su lucha incesante en defensa de los Derechos Humanos, denunciando al mundo hechos aberrantes que luego pusieron en riesgo su propia vida, al ser encarcelado y torturado por la dictadura encabezada por Jorge Rafael Videla. Riofrío y el Senador César Gioja, quien avalaba sus dichos, quizá desconocen que gracias a Pérez Esquivel, los crímenes del Proceso Militar pudieron ventilarse en tribunales europeos. Seguramente también desconocen la lucha pacífica de este ilustre argentino, en defensa de movimientos obreros, comunidades indígenas, llegando a participar en la creación de la A.P.D.H., para luego ser designado como Miembro permanente de la Comisión de Derechos Humanos de la O.N.U. luego de participar activamente en misiones de paz en Nicaragua, Polonia, Sudáfrica (Tema Minero), Afganistán, Oriente Medio, Tíbet, y en toda Latinoamérica. Quizá también desconocen Riofrío y Gioja, que Pérez Esquivel le envió una durísima carta a G. Bush, (ex miembro de una megaminera canadiense), por sus conductas invasoras y expansionistas en diferentes países del mundo. Este es el hombre que nuestros senadores quisieron censurar,  con una moción en concreto, en pleno debate sobre el proyecto de Ley de Protección de Glaciares, una vergüenza política, institucional y jurídica, que debe ser conocida, y a la vez repudiada por la sociedad sanjuanina. En buena hora primó el buen criterio del resto de los legisladores presentes, y Pérez Esquivel pudo al final denunciar el abuso de las trasnacionales en la explotación de nuestros recursos naturales no renovables, y la consiguiente violación de Derechos Humanos por los estragos ambientales y en el mal manejo del agua.


Dr. Ernesto LLoveras
 

Comentarios

Otras Noticias