Junta de Estudios Históricos de Catamarca

La Casa de Gobierno, a 161 años de su inauguración

jueves, 29 de octubre de 2020 07:25
jueves, 29 de octubre de 2020 07:25

Hace ya varios meses tomamos conocimiento por los medios periodísticos de la puesta en valor del histórico edificio de la Casa de Gobierno, símbolo arquitectónico de la fisonomía urbanística de la ciudad, entre otros, que nos enorgullece.

El edificio fue producto de la labor conjunta del entonces gobernador don Octaviano Navarro y el arquitecto milanés Luis Caravati; arribó a Catamarca por iniciativa de Navarro, el que le encargó la edificación de un reservorio de agua destinado a abastecer a la ciudad, llamado paseo La Alameda; poco después, inició la construcción de la nueva Catedral tras la muerte de uno de los dos arquitectos  encargados de ella. 

Los historiadores Rosa Olmos y Armando Raúl Bazán definen la primera gestión de gobierno de Octaviano Navarro (1856-1859/1873-1876) como una de las más progresistas de la época, con importantes realizaciones, entre ellas el alumbrado público, el primer servicio de Correos, una línea de mensajería y nueva nomenclatura de calles, la Casa de Gobierno, la edición del primer periódico catamarqueño El Ambato, conformó la primera Banda de Música y ejecutó otras significativos obras, entre ellas las mencionadas.

A éstas realizaciones de Caravati se suman la Escuela Normal de Niñas Clara J. Armstrong (1876), el Seminario Conciliar, (1879-1890), el Hospital San Juan Bautista, entre otras. En su ejecución contó con el apoyo de su hermano Guillermo y creó una verdadera escuela de alarifes.   

El arquitecto Alberto Nicolini (2000), señala que la transformación urbana de las ciudades del Noroeste se produce en la época de la “República progresista liberal” iniciada en 1853; y sobre Catamarca expresa: “Catamarca puede ser considerada ciudad de un solo arquitecto, como lo fueron en su momento la Vicenza de Palladio, en el siglo XI, la Londres Wren en el siglo XII o San Pesterburgo de Rastrelli en el siglo XVIII Un siglo después en Catamarca, también un italiano, Luis Caravati, proyectó y construyó los más importantes edificios públicos, en particular su Catedral y la Casa de Gobierno”.

La construcción de la Casa de Gobierno tuvo por finalidad constituir un “centro cívico para que funcionaran en él las instituciones políticas de la época” y fue inaugurada el 25 de mayo de 1859.  El partido arquitectónico, en este terreno en esquina, se resuelve en dos plantas alrededor de cinco patios. Un eje divide la construcción en dos sectores: el sector Norte que era ocupado por el gobierno provincial y hacia el Sur el ámbito donde funcionara la Policía y el Registro Civil, y en ciertas épocas, también la Corte de Justicia y la Legislatura.

Con el clásico sello italianizante, de grandes dimensiones, en el hall central una escalera ancha de mármol con rejas conduce a la planta alta del edificio. Tanto los trabajos de herrería como de carpintería, fueron realizados por los hermanos suizos Julio y Juan Porta.

La belleza, armonía e importancia de la Casa de Gobierno, junto a sus proporciones perfectas, la simetría de sus frentes y su magnífica fachada, fueron reconocidas por Carlos G. Burmeister (1860) y H. Ross Johnson (1867), dos viajeros europeos que visitaron la ciudad en el siglo XIX.

Este importante edificio, junto con la magnífica Catedral Basílica, la residencia particular de Navarro, actual Casa de la Cultura, y la misma plaza, son los espacios urbanos donde se desarrollaron y desarrollan actividades de diversa índole que hicieron y hacen el centro de la vida individual y colectiva de los catamarqueños.

La Casa de Gobierno constituye un patrimonio histórico-cultural invalorable que, a lo largo del tiempo, ha sufrido infinidad de modificaciones para adecuarlo al crecimiento de los órganos de la administración pública, reconfigurando su diseño interior original

La Junta de Estudios Históricos de Catamarca apoya con beneplácito la obra de recuperación de la Casa de Gobierno con el anhelo que su ejecución se realice como lo manifestaron autoridades del área por diversos medios, respetando la planta original. De esta forma se asegura la puesta en valor de un edificio emblemático del patrimonio histórico-cultural de la ciudad con el que nos identificamos los catamarqueños.

Por: Lic. Norha Trettel y la Mgter. Gabriela de la Orden.

76%
Satisfacción
5%
Esperanza
11%
Bronca
0%
Tristeza
5%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

29/10/2020 | 10:48
#0
al pedo

Otras Noticias