Opinión

Carta a los alumnos de la Unca y los jóvenes de Catamarca

sábado, 5 de septiembre de 2020 01:09
sábado, 5 de septiembre de 2020 01:09

Como abogada y docente de la Facultad de Derecho de la Unca, quiero dirigirme en forma expresa a nuestros alumnos y a los jóvenes de la provincia.


 Quiero comentarles que en la fecha se cumplió uno de los días social e institucionalmente más  tristes desde la recuperación de la democracia.


Esto es así, dado que el Senado inició ayer el procedimiento para otorgar el acuerdo a los propuestos jueces de Corte, Hernán Martel y Fabiana Gómez, a contrapelo expreso de la Constitución, que prohíbe la  confusión entre Poder Judicial y Poderes Políticos; a pesar de lo cual y de numerosos planteos de la opinión pública, el Gobernador Jalil decidió proseguir con su arremetida y continuar en su obstinada postulación como jueces del máximo tribunal a los militantes justicialistas, abogados Hernán Martel, ministro de su Gabinete, y Fabiana Gómez, empleada del Tribunal de Cuentas.


Jóvenes alumnos de nuestra Universidad, Jóvenes de Catamarca: nubarrones negros cubren el cielo de la justicia. ¿De qué justicia podrá hablarse si los postulados y futuros magistrados al momento de jurar como profesionales ante el Colegio de Abogados juraron defender la Constitución Nacional, Provincial, Tratados de Derechos Humanos y las Leyes... y ahora incurren en este avasallamiento de tan magnas normas que rigen a la  sociedad? ¿Qué podremos esperar de ellos?
Nubarrones negros cubren el cielo de vuestro futuro, estimados alumnos, estimados jóvenes... Si el juramento que vosotros consagráis al egresar, de respetar la Constitución y las leyes y las reglas éticas y técnicas de vuestras profesiones, son pasibles de traición por gobiernos despóticos que no trepidan en avasallar la más sagrada legislación de nuestra República.


Por el camino que ha instaurado este gobierno, vuestro futuro se ve amenazado y sitiado; y podrá convertirse en una ilusión inútil, frente al discrecional manejo y manipulación de gobernantes corruptos que perjudican las instituciones jurídicas más importantes de la sociedad.


Vuestro futuro será la nada misma, porque el Poder Judicial, el Poder en quien los constituyentes confiaron la defensa de las garantías y derechos de vuestras garantías y derechos, podrá pasar a ser un barco a la deriva, como hoy está pasando.


A la deriva bajo el incierto mando de dirigentes, como el actual Gobernador, que evidentemente ni siquiera saben dónde están parados, demostrando una horrorosa ignorancia y desprecio por todo lo que los simples ciudadanos  han respetado  siempre como pilares de la sociedad; y que vuestros mayores y docentes durante toda vuestra educación así os lo han enseñado.


Nuestra provincia, estimados alumnos, estimados jóvenes, pasa a partir de hoy a ser original; porque será original en el insólito evento de confusión entre el Poder Judicial y el Ejecutivo.


Todos pasaremos a estar infectados por la espantosa vergüenza que nuestra dirigencia más primigenia traicione la voluntad popular.


Ustedes deben armarse de valor, fortaleza de conocimientos, libertad de criterio y concepciones éticas.


No deberán olvidar, y deberán tener siempre presente  que hubo en la historia figuras como la del filósofo griego Sócrates, que prefirió beber la cicuta y así morir  antes de traicionar las leyes de su ciudad, la noble Atenas... hace 2.500 años...


U otra  figura inmensa, como la del socialista Antonio Gramsci, que muere confinado en la cárcel por el dictador Benito Mussolini, antes de desertar de su ideología política a favor de una sociedad igualitaria...


O la cercana figura de nuestro compatriota de la gran Patria Latinoamericana, Salvador Allende, que el  11 de setiembre de 1973, sitiado en la Casa de  Gobierno, prefirió terminar con su vida, antes de negociar su patria a los esbirros que comandados por el traidor Augusto Pinochet iniciaron en nuestro país hermano de Chile una de las dictaduras más sangrientas de América Latina.
Otro ejemplo, muy cercano a todos nosotros, los catamarqueños: El Orador de la Constitución, el Hoy Venerable Fray Mamerto Esquiú... que pronunció su célebre discurso “Laetamur de  gloria Vestra” llamando a repetar la ley.


Queridos alumnos, queridos jóvenes, quien esto escribe es una abogada de muchos años de profesión; tengo el alto honor de ser profesora de muchos de vosotros en nuestra amada Universidad.


Les transfiero estas reflexiones, que se las expreso en un momento de enorme tristeza y conmoción, por los eventos tan deplorables que para la democracia de Catamarca está viviendo nuestra sociedad. Reflexiones que les formulo tanto como docente, abogada y  ciudadana.


Debéis luchar contra ellos, con las armas de la democracia, en beneficio y defensa de vuestro esfuerzo para obtener una titulación universitaria o terciaria, o poder desenvolver en condiciones aptas vuestros trabajos, con la esperanza de formar una familia  en una sociedad sana y no víctima de la corrupción política, y aspirar a un futuro de una vida en paz y felicidad.
Queridos alumnos de la Universidad Nacional de Catamarca, debéis luchar desde ya por la Libertad.

Ana Soledad Pais
Abogada - Docente 
Facultad de Derecho

63%
Satisfacción
7%
Esperanza
2%
Bronca
12%
Tristeza
2%
Incertidumbre
12%
Indiferencia

Comentarios

5/9/2020 | 19:45
#1
Ya que leo que Pais contesta al comentario en su propio articulo y habla de democracia, constitucion, gobiernos socialistas. Me gustaria hacerle una pregunta: por que usted nunca condeno a Castillo como gobernador de facto?. Como alguien que pisoteo la constitucion jurando por los estatutos miitares y que no podia ser candidato porque la constitucion expresamente se lo prohibia. Hizo todo lo contrario, fue funcionaria de el sin decir una palabra. A veces sorprende la doble vara con la que ustedes miden las cosas, se creen el faro moral de la republica. Las dictaduras son malas si no son las propias, los dirigentes son malos si son peronistas.
5/9/2020 | 12:40
#0
Bueno, la doctora tiene toda la razon en lo que dice, solo que empezó a desbarrar cuando reivindica a Gramsci y a Salvador Allende, muestras del totalitarismo marxista, justamente lo contrario de la preservación de las garantías del ciudadano que reclama

Otras Noticias