Cara a cara

“SOMOS EL HAZMERREIR DE TODA LA SOCIEDAD”

domingo, 21 de febrero de 2021 06:00
domingo, 21 de febrero de 2021 06:00

HOY: ENRIQUE  SIR

A su DNI le falta la sigla de la UCR para ser completo. Habla con la pasión de un entrañable sentimiento por “su” radicalismo, sector político al que define como “partido maravilloso”. Su indiscutida militancia lo han llevado con el tiempo a ser un referente con fundamentos de la Unión Cívica Radical. A lo largo de la charla matizada con un café, no pudo disimular su dolor por la profunda crisis que padece la UCR provincial. A pesar de todo, guarda un pedazo de optimismo de que las cosas pueden cambiar y está convencido que así, con este negro presente, no se puede seguir, que hay que poner la casa en orden para recuperar la credibilidad de la sociedad catamarqueña. Quiere que la Unión Cívica Radical vuelva a ser una expresión política seria para devolverle la sonrisa a los 45 mil afiliados. El Cara a cara de este domingo propone conocer el pensamiento de Enrique Abraham Sir. El que lleva la camiseta de la UCR ligada por siempre y para siempre a su piel.


  -Su reconocida militancia lo hace un referente indiscutido de la Unión Cívica Radical de Catamarca. ¿Desde cuándo su pasión por el radicalismo?


  -Desde chico he sentido los valores de la UCR. Recuerdo la elección de Arturo Illia, en el ‘63, cuando en Catamarca ganó Don Armando Navarro. A mí me pega un muy fuerte una gran y no reconocida militante –un gran problema de este maravilloso partido-, cuando me siento por primera vez a cuidar los votos de la UCR un 30 de octubre de 1983 de la mano de Ramonita Villafáñez, la histórica militante de las “mil viviendas” (Bº Libertador II). Ramonita caminaba peatonal por peatonal, cuando en esa época era el último barrio del sur de la Ciudad.  Desde ese momento, sentado en una mesa en carácter de fiscal, nunca más dejé de militar en este partido. Después, lógicamente, me fui preparando y capacitando. Ella me invitó a participar y ya en el año ‘85 se hacían reuniones en mi casa y en una de esas asambleas estuvo presente en mi domicilio (Juan Carlos) Pugliese, cuando andaba recorriendo el país.


  - ¿Por qué se siente tan identificado con la UCR?
 -He leído por qué Leandro Nicéforo Alem crea la Unión Cívica Radical, de frente a esa época imperante de 1890, luchando contra el régimen, la esclavitud, la injusticia y valoro las cosas de su mensaje: venimos a luchar por los desposeídos. Después, viene el verbo de (Hipólito) Yrigoyen, siempre respetando la Constitución, las leyes y esclavos de nuestra norma interna.
  -De pronto, nos encontramos con este presente oscuro de la UCR. ¿Qué ha pasado? ¿Por qué se llegó a esta situación, tanto en Catamarca como a nivel nacional?


  -Este año vamos a cumplir el aniversario 130 de la UCR, el 26 de junio. Es el partido que más desprendimientos sufrió en la historia argentina: estaba la UCR, después con (Arturo) Frondizi aparece la Unión Cívica Radical del Pueblo, luego la UCRI (Unión Cívica Radical Intransigente), posteriormente aparece el PI (Partido Intransigente) con Oscar Alende. Y la UCR sigue. ¿Qué es lo que existe en esta crisis de la UCR? A mi modesto entender, son las personalidades que actúan con mucha mezquindad. En Catamarca, para ser puntual, les importa un comino los 45 mil afiliados que tiene este maravilloso partido. La UCR está hoy inmersa en una crisis profunda. Somos el hazmerreír de toda la sociedad. Entonces, no vamos a ir a conquistar con la palabra “somos la República, somos la paz y somos la vida”. Porque si internamente nos mentimos, nos engañamos, nos traicionamos, será muy difícil enamorar a la sociedad.


  -Resulta curioso y contradictorio que un partido como la UCR, nacido desde la esencia democrática, no practique la democracia interna.


  -Es verdad que es un contrasentido de la UCR. Una de las últimas elecciones “en serio” de la UCR Catamarca, fue en 1987 entre Genaro Collantes y Arnoldo Castillo, entre las listas 10 y 21. Fue una interna palo a palo, voto a voto, que terminó con un triunfo ajustado del doctor Collantes. A los radicales nos gustan las internas, pero muchas veces hay cosas que uno no logra entender cuando hay personas que detrás de las cortinas manejan los ventiladores. En el año 1998 hubo una interna muy importante entre la línea Celeste y el sector de (Eduardo) Brizuela del Moral, y ganó ampliamente la lista de Oscar Castillo, que lo catapultó a candidato a gobernador. En el 2006, otra vez los radicales vamos a las urnas y esta vez gana el ingeniero Brizuela del Moral. Está claro que cuando estás en el Gobierno las cosas resultan más fáciles, pero se olvidan del militante, del afiliado, de los que realmente defienden a estos valores. Después, comienzan a aparecer algunos nubarrones que no son del ideario radical: otros intereses. Por ejemplo, los que tienen que abrir la puerta –no para ir a jugar- para que se puedan debatir ideas, le tienen miedo al debate. Si no hay debate de propuestas y planes de trabajo, entonces el debate interno de la UCR no sirve para nada. El partido nuestro es intercambiar ideas, honrar a nuestros próceres y hacerlos valer. Justamente hoy, estamos dejando en el olvido a esos próceres con un equívoco proceder.


  -Este negro presente del radicalismo local tiene culpables. Esto no es una casualidad de haber caído en tamaña desgracia. Y no son pocos los culpables.


  -Creo que es así. La UCR está compuesta por hombres y mujeres que tienen responsabilidades. Aquí hay sectores históricos de la UCR que tienen responsabilidades públicas. Tenemos un Movimiento de Renovación y Cambio, línea Celeste, que tiene los principios de un demócrata como Raúl Alfonsín, fundador del sector; está el sector de Brizuela del Moral, que también tiene responsabilidades. Luego, hay hombres que se han alejado del partido y desconocemos las razones. Un hombre que estuvo al frente del municipio capitalino en dos períodos, como el Dr. Ricardo Guzmán, hoy no aparece ni siquiera diciendo ni sí, ni no dentro de la UCR. En estos momentos, yo tendría que estar en mi casa descansando, pero como amo a este partido al igual que muchos de los 45 mil radicales, sigo dando batalla para que realmente, alguna vez, llegue la histórica reconciliación de todos los radicales catamarqueños.


  - ¿Es posible esa reconciliación?
  -Creo que sí. Uno tiene que ser optimista. Mire: durante 40 años estuvieron peleados dos próceres argentinos: Domingo Faustino Sarmiento y Juan Bautista Alberdi, tiempo en el cual no se podían ni ver. Luego, hubo un abrazo histórico cuando Sarmiento era ministro del Interior y Alberdi electo senador. ¡Y lo hicieron por la República!
  -En la actual UCR están faltando buenos gestos. Hay una ausencia total de buenos gestos.
  -No hay los gestos que muchos esperamos. Esa es la realidad.


  -La UCR, como eje del Frente Cívico y Social, estuvo 20 años en el poder. Hoy está lejos de ser una alternativa de gobierno, de tener el acompañamiento de la gente.


  -En esa trágica y no entendida muerte de la joven María Soledad, la juventud del colegio del Carmen y San José comenzó a marchar y terminaba frente a la Catedral cantando “no tenemos miedo”. Comenzaron a sumarse los mayores de muchos sectores políticos. Había un mensaje de la sociedad: queremos la paz, la convivencia y la justicia entre los catamarqueños.  De esa epopeya que encabezaron los jóvenes, nace el Frente Cívico y Social. Y preste atención a este dato: el FCyS nace a la vida política un 21 de setiembre de 1991, justo un Día del Estudiante. Así lo estableció la Justicia Federal. Pero bueno, parece que el aburguesamiento en el poder es contagioso: la sociedad también se cansa. Insisto: si la UCR no pone la casa en orden, como dijera Raúl Alfonsín en aquellas Pascuas, le va a costar muy mucho ser una opción de poder. Porque los problemas nacen en las mezquindades personales. Hoy, los radicales no nos podemos mirar diez segundos a los ojos, ni darnos la mano, porque nos desconfiamos. Entonces, considero que este partido de los valores, de la República, de la moral y de la ética, ha ido perdiendo justamente esas virtudes. Pero uno no puede andar recitando como si fuera un rezo laico, o un “loquito” lo que nos pasa. Soy optimista más allá de estos tropezones que estamos viviendo. Pero tiene que haber, desde arriba, de la gente que tiene que hacerse cargo, gestos importantes. Por ejemplo, un gesto importante del senador nacional, un gesto importante del diputado nacional, un gesto importante del ex intendente y de muchos dirigentes. Gestos que digan ¡basta! O acaso en las elecciones que se vienen queremos cinco diputados, un senador nacional por la minoría y a pillar lo que venga. No, no puede ser.
  -Usted bien lo dijo: hay que poner la casa en orden. Pero, además, hace falta limpiarla de las eternas reelecciones, entre otras cosas, algo que genera malestar interno y rechazo en la sociedad.


  - ¡Qué contradictorias que son las cosas en la UCR! El artículo 15 de la Carta Orgánica dice que podrá ser reelecto por un solo período en el mismo cargo. La verdad… ¡hay gente que parece que estudia para diputado! ¡Hay gente que tiene más de 30 años en calidad de diputado! Y encima hay que decirle… “señor diputado”. Me pregunto: ¿No hay entre los 45 mil afiliados radicales otra persona que puede ocupar ese cargo? Es sabido que hay gente nueva que viene empujando, pero tengo un temor: que los jóvenes se amansen ahora para no protestar de mayores. Tengo miedo que la juventud que viene, venga amañada y no pueda protestar. Raúl Alfonsín decía clarito: “No sigan a los hombres, sigan a las ideas y a los principios de este maravilloso partido. ¿Qué hizo este partido cuando nació? Luchó contra la esclavitud reinante del régimen que oprimía las libertades y en el cual no había justicia. Por eso Leandro Alem dijo: “vengo para que liberemos al pueblo de estas ataduras”. Y bueno, la historia dice que no la podemos seguir repitiendo. Parece que los radicales son un pueblo manso. Reitero: sigo pensando que en las elecciones que se vienen tienen que haber nuevas caras. Hoy la sociedad ya lo sabe todo, no le pueden mentir más. Por eso a nosotros no nos acompañan, por el contrario: acompaña al poder que está de turno. Esa misma sociedad que está esperando ahora de la UCR local gestos de cambio que representen una oferta electoral de personas sobre las cuales puedan decir: estos van a representar los intereses de la provincia de Catamarca.


  -No vamos a caer en el facilismo de “dicen que…” Desde aquí decimos que el gobierno provincial hace lo que quiere porque no tiene oposición. Más puntual: no hay oposición de la UCR, no existe, más allá de algunos intentos individuales.
  -Creo que la UCR, hoy por hoy, en forma orgánica, le cuesta hacer oposición. A uno le duele decir estas cosas, pero la sociedad tiene que entender: había gente importante dentro del radicalismo que entendía que los que tengan cargos electivos o responsabilidades públicas no podían estar conduciendo el partido. ¡Porque no hay tiempo para todo! Ejemplo: hoy, la cabeza visible de la UCR es una legisladora. La UCR, cuando comience a funcionar, tendrá que hacer oposición al desmanejo del Gobierno actual. Hay que prepararse para trabajar en una oposición que sea eficaz y constructiva, una misión en la que nos ha puesta la misma sociedad catamarqueña. Lo que está bien, está bien; y lo que está mal, está mal. Hoy no lo hace porque la UCR está más preocupada en problemas que parecen de peluquería.


  -El proceso de la última elección interna –que no fue tal- está terminando de la peor manera: cinco mujeres radicales suspendidas por el Tribunal de Conducta partidario.


  -Vea: aquí hay sorpresas que realmente han terminado en una gran confusión. Las personas han sido sancionadas por el Tribunal de Conducta, elegido a propuesta de los sectores mayoritarios. Hasta acá nadie sabía quiénes eran los integrantes de ese tribunal, hasta que aparece esta situación del doctor Roberto Gómez. Siete mujeres lo denunciaron por tener una causa abierta por supuesto acoso sexual. Quiero destacar que valorizo la lucha emprendida por todas las mujeres se enfrentan a la violencia de género. Porque entiendo que es una tarea durísima, porque la mujer no es un trapo de piso. La mujer es una persona digna que lucha y merece ser respetada como tal. Por lo tanto, estamos de acuerdo con la lucha de estas mujeres. Cuando uno se afilia a la UCR es esclavo de esto (muestra la Carta Orgánica). Para el Tribunal de Conducta, ellas han incumplido la regla que dice que está prohibido a los afiliados calumniar, injuriar y difamar a un afiliado o dirigente partidario. No olvidemos que la UCR tiene dentro de su estructura partidaria en el Comité Provincia, la Secretaría de Género y la Mujer. Creo que todo esto que resultó, fue porque se sorprendieron con la aparición del Tribunal de Conducta que fue elegido por la gente de la Celeste, el Mira y del sector de Marchiolli. Así se determina la suspensión por cinco meses en el cargo partidario e inhabilitados sus derechos. Pero eso no es lo más grave: lo más grave es lo que ha hecho la presidenta del partido. El Comité Provincia se reunió anoche (miércoles pasado) para tocar este tema: dos abogados (Francisco Monti y Tony Acuña) le dijeron a la presidenta: “esto es inapelable, hay que cumplir; nosotros no vamos a acompañar, porque esto es una medida de un tribunal de conducta, de un órgano que funciona legítimamente y por eso no la acompañamos.” No la acompañó nadie a la presidenta. Ni los Celestes. Quedó sola (Colombo) Marita. 


  -Hablando de la actual conducción: ¿cuál es el grado de legitimidad que tiene, teniendo en cuenta que no la votó nadie?
  -Para mí, y esto es una opinión muy personal: han cumplido con la documentación que establece la Carta Orgánica, y me refiero al sector que hoy representa la doctora Colombo. Al otro sector, me informan, le faltaron los papeles. Aquí está el quid de la cuestión.


  -Es notable que mucho le molesta y le duele con lo que está pasando con la UCR en Catamarca. ¿Es así?
  -Es así. Me duele que teniendo como esencia los valores y los principios de este partido, los radicales estemos peleando por migajas; estemos peleando por chismes que hablan de “me han contado que…” y no estamos mirando el horizonte, allá lejos, donde realmente podamos decir que aquí tenemos un programa, una propuesta para ofrecerle a la gente. Por eso la sociedad no nos mira, no la tienen en cuenta a la sede de calle Chacabuco 776. Porque cuando pasan por la casa radical, opinan “ahí se están peleando, este es un lugar de pelea”. Esto es lo que me duele. Me involucro con autocrítica y digo que no tenemos la capacidad cívica de decir: “primero, la Unión Cívica Radical”. No podemos poner el caballo detrás del carro. Ojalá me quede el tiempo suficiente para ver al radicalismo triunfante para poder darle a los catamarqueños el bienestar, la paz y la tranquilidad que se merecen, y evitar que haya injusticias. 
 

Algo personal

-Nombres y apellido: Enrique Abraham Sir.

-Edad: 71 años.

-Hijos: Dos: Gustavo Enrique y Sonia Carolina.

-Nietos: cuatro: Santiago, Alfonsina, Ignacio y Matías.

-Estudios: “La primaria en el Hogar Tutelar de Menores. Maestro Normal del Instituto del Profesorado de Catamarca. Asistente social recibido en la Universidad de La Pampa y licenciado en Trabajos Sociales.” Una curiosidad: Después de haber cursado la primaria en el Hogar Tutelar de Menores, volvió al organismo ya en calidad de Docente.
 
-Deportes: “Me gusta el fútbol. Jugué en las inferiores de Sumalao. Soy simpatizante de Boca Junior y admiré a Ubaldo Ratìn por aquél gesto de rebeldía en Wembley en el Mundial de 1966. También me gustaba ver jugar a Román Riquelme.”

-Un personaje destacado: “El docente José Dimas Peschiutta, ex director del Hogar Tutelar, que alguna vez me dijo: vos no servís para albañil”.

-Hombres honorables: Raúl Ricardo Alfonsín, Yamil Fadel, Arnoldo Castillo y Horacio Pernasetti.

-Admiración y respeto: Por Perla Quiroga, una ilustre militante de la UCR, ya fallecida.

-Afiliado radical: Desde hace 35 años.

-Kirchneristas: “No los persigue la política. Los persigue el Código Penal Argentino”.

-La última Junta Electoral de la UCR: “Trucha”.
 

42%
Satisfacción
0%
Esperanza
14%
Bronca
0%
Tristeza
7%
Incertidumbre
35%
Indiferencia

Comentarios

21/2/2021 | 22:47
#1
Muy buena entrevista y muy bien el Sr entrevistado. Tiene mucho merito su historia. Ojala su participación en la UCR, sirva de ejemplo, estemos de acuerdo o no, muchas veces con su posición o su opinión, no le quita merito a su trayectoria. Ojala existan muchos como el o que su historia sirva de ejemplo. Debería ser considerado como candidato a senador nacional. Creo que se gano esa distinción. Si la UCR, quiere demostrar que es un partido plural y democrático debería proponer nuevos candidatos. De esos que son meritorios, que tienen base y trayectoria ejemplar. Es la única manera de reconstruir la confianza de la gente.
21/2/2021 | 17:31
#0
catamarca ayudame Sir, el mejor polìtico de Catamarca, Kelo Molas, creador del periodismo en Argentina, una mesaza chicos. Mañana lo leo pero les dejo una preguntita... estamos viendo la fórmula del éxito en 2023? Sir-Kelo atentos radicales
21/2/2021 | 16:40
#-1
Muy claro en sus apreciaciones, lástima que haya sido también de lo peor que tenía el radicalismo al momento de operar y le jorobó la vida a mas de un candidato por eso no llega a nada, le hace falta una mea culpa.
21/2/2021 | 07:46
#-2
Sir Gobernador 2023

Otras Noticias